Cadete





martes, 18 de octubre de 2011

Poéticas del cine independiente. Semana 1: Cassavetes / Herzog

Curso de análisis cinematográfico


Miércoles 16:00 hs., del 19 de octubre al 23 de noviembre, 6 clases.

Poéticas del cine independiente: cada una de estas palabras requiere una interrogación:

- El llamado "cine independiente" no es un género cinematográfico. Es más bien una idea para pensar las posibilidades del cine, de todo cine. No hay un "estilo independiente" o, solo lo hay como impostura. Hay procesos productivos/creativos (poéticos) que buscan independizarse en el acto de filmar. Todo cine nace dependiente. Algunas películas conquistan su independencia. De algunos de estos casos hablaremos en este curso.

- "Poéticas", así, en plural. La poesía no es un género literario. Tampoco hay un cine "poético" que se opondría a otro cine de prosa. Póiesis significa producción, traer hacia aquí, hacer venir, dar a luz. Por eso, con la palabra "poéticas" aludo a modos de producción que quedan inscriptos en el estilo de las películas. Porque toda película exhibe, en la textura de sus imágenes y sonidos, el proceso por el cual ha sido posible.

- "Cine": 115 años después de su invención, el cine está mutando, sin que sea posible prever qué vendrá a ser. Los 24 fotogramas por segundo, el rollo de celuloide, las grandes salas como templos plebeyos, ninguno de estos componentes tiene su futuro asegurado. El cine marcha hacia la digitalización. La pantalla de enormes dimensiones puede terminar sustituída por la pequeña pantalla de la computadora. Por eso mismo la pregunta vuelve a tener razón de ser: ¿qué es el cine?


Cada semana pondremos en consideración alguno de los caminos posibles para hacer cine, para ver cine, para pensar el cine.

Semana 1: CASSAVETES/HERZOG

JOHN CASSAVETES: Las corrientes del amor
Dice Cassavetes: "Pienso que el cine es mágico. Con las herramientas que tenemos a mano, intentamos transformar la vida. La idea de hacer un film consiste en encapsular una vida de emociones e ideas en dos horas, dos horas durante las cuales algunas imágenes centellean sobre la pantalla y en esas dos horas la esperanza es que el público se va a olvidar de todo y el celuloide va a cambiar vidas. Claro que esto es loco, que es una presunción ridículamente jactanciosa, y sin embargo ésa es la esperanza".

WERNER HERZOG: La extrañeza del mundo
Desde hace años, Herzog viene viajando por el mundo en busca de esas imágenes "vírginales" que invoca en una conversación ya célebre que mantiene con Wenders en una escena de Tokio-Ga. La misión de Herzog, reconocible desde Fata Morgana hasta The wild blue yonder, no consiste de ningún modo en viajar en busca de imágenes extravagantes (como si fuera un Pino Solanas de la deformidad), sino en reactualizar cada vez la mirada atónita de la primera proyección de la llegada del tren a la estación. Ver no para reconocer, sino para des-conocer. Lo extraño, nos invita a pensar, no es ningún mundo imaginario, sino este mundo nuestro.

1 comentario:

Martha dijo...

Bueno, espero tener la suficiente apertura para ver este mundo nuestro.