Foto: Nadia Albarracin


viernes, 5 de octubre de 2012

Si Severo fuera antiK, eso pondría al gobierno bajo sospecha. Como Severo es K, eso pone al gobierno bajo sospecha.



por Oscar Cuervo

Para los antiK el secuestro de Severo es un invento del gobierno pero al mismo tiempo el gobierno estuvo muy mal en no movilizar pidiendo por la aparición de Severo.

El antiK furioso tiene que cubrir todos los flancos que denigren al kirchnerismo, aunque sean flancos contradictorios. Porque todo lo que haga o se abstenga de hacer el kirchnerismo está condenado, a priori, por el antiK furioso:

Era un escándalo que Severo no apareciera y es un escándalo que haya aparecido.

Que Severo no sea testigo protegido es culpa del gobierno y que ni él ni el juez hayan pedido protección hace sospechar del gobierno.

Es un escándalo que el oficialismo no se pronunciara enérgicamente contra la desaparición de Severo y es un escándalo que la TV pública informe ampliamente sobre Severo. Lo primero demuestra que el oficialismo es responsable de la desaparición; lo segundo demuestra que la desaparición es una farsa pergeñada por el gobierno.

Si Severo fuera antiK, eso pondría al gobierno bajo sospecha. Como Severo es K, eso pone al gobierno bajo sospecha.

2 comentarios:

Lidia Ferrari dijo...

y eso desde izquierda y desde derecha... no hay nada que les venga bien... Obviamente, no puede haber nada que les venga bien, hasta que la escalada de descontento y odio llegue a la destitución... ahí sí, parece que algo, les vendrá bien...

Ale dijo...

"You were sitting at the coffee table
where you're reading Kierkegaard
Minutes later, you proceeded to say
something that almost broke my heart"

http://www.youtube.com/watch?v=D9zq6Ggzjoc