Foto: Nadia Albarracin


miércoles, 14 de mayo de 2014

Vos tenés que escuchar a este tipo

El Príncipe. La otra.-radio para escuchar clickeando acá



por Willy Villalobos

Vos tenés que escuchar a este tipo.
¿Por qué?
Ya te cuento.
Porque es uno de los mejores poetas del Uruguay.
Porque le encanta a Fernando Cabrera.
Porque Martín Buscaglia dice que es el John Lennon uruguayo.
Porque Rubén Rada flasheó la primera vez que lo escuchó.
Porque, cuando lo escuches, no vas a poder elegir el mejor tema, ya que todos son los mejores.
Porque es un tesoro que pocos conocen.
Porqué formó a una gran parte de los mejores músicos jóvenes del Uruguay.
Porque ignoró a los que lo "acusaron" de no hablar de la cuestión social y siguió trabajando para ablandar los corazones de la sociedad.
Porque a pesar de que los editores no le daban bola no dejó de componer.
Porque los que lo escucharon no pueden dejar de hacerlo.
Porque compuso cientos de canciones para que nosotros y las nuevas generaciones puedan disfrutarlas.
Porque una vez que lo escuches vas a pedirle por favor a tus amigos que lo escuchen.
Porque siguió haciendo música a pesar de que no ganaba un mango con la música.
Porque una vez que lo escuches tu corazón te lo va a pedir.
Porque resistió todas las malas con alegría.
Porque supo descubrir y cumplir la misión que tenía en la vida.
Porque prefería caminar a correr.
Porque cuando le preguntaron qué cosas habría modificado de su vida, contestó: "la bola que le dí a los otros".
Porque quiso ser un muñeco y que juegue con él el mundo, se divierta, lo pinte y después lo tire pa´trás.
Porque hay muchas más razones y hoy se cumplen 10 años de su muerte y vale la pena recordarlo.



POSDATA DEL EDITOR: Una noche como esta hace exactamente 10 años Willy Villalobos volvía del Uruguay y quedamos en juntarnos porque le habían dado entradas para ver a Los Natas que tocaban en el teatro Empire de Congreso (primera y última vez que los vi). Al llegar me encuentro a Willy que me dice "se murió el Príncipe" y nos fuimos a tomar un café mientras se hacía la hora. Yo no conocía al Príncipe más que por toda la insistencia de Willy, que había estado hinchando las bolas varios meses con "el Príncipe esto, el Príncipe lo otro...", así que solo me entristeció ver triste a mi amigo. Después él me pasó un cd en el que escuché "Mandolín" y adopté esa canción para siempre. Willy había estado filmándolo hasta apenas unos días antes de volverse para acá. Y después esas filmaciones pasaron a ser La Cocina, la película por la que mucha gente conoció al Príncipe, el único registro que queda de la última cosecha de canciones, que son como un tesoro que él le mostró a Willy antes de partir. Si no fuera porque esa última tarde ellos se encontraron a escuchar lo que había guardado en una computadora, el mundo probablemente no conocería esas canciones. Muchos músicos a lo largo de estos diez años aprendieron esas canciones que el Príncipe mostró a la cámara días antes de morirse. Parece increíble ver ese final glorioso con "Back to Francia", con la alegría que trasmite ese hombre con la música, y tomar conciencia de que era la despedida.

O sea que yo no me tuve que comer el garrón, porque conocí al Príncipe cuando ya se había vuelto inmortal. 



En el programa del domingo pasado estuvimos hablando también de la actualidad de Paul McCartney, que tocó hace poco en Montevideo.  Para escuchar el audio del programa clickear acá.

Y acá hay una entrevista que le hizo al Príncipe el periodista uruguayo Alejandro Ferreiro.

No hay comentarios: