Cadete



miércoles, 21 de enero de 2015

Nisman: sea un suicidio o un homicidio, es una operación golpista

El kirchnerismo tiene que ponerse al frente del reclamo de verdad y justicia


Ahora que se conoce completa, se ve que la denuncia de Nisman es de una chapucería insólita. ¿Cómo este hombre estuvo 10 años como fiscal de la causa AMIA? Solo puede pensarse que fue emisario de otro y que fue insólitamente ingenuo, o que, desesperado, ya no controlaba la calidad de su trabajo. Si no mediara la terrible muerte, la denuncia de Nisman se caía el lunes. Es sorprendente con qué grado de berretismo se pudo iniciar una operación enormemente dañina para nuestra comunidad. Porque no creo que esta operación perjudique solo al gobierno, sino a todos, incluso los que quieran gobernar el próximo mandato. Pero los aspirantes a suceder a Cristina tienen que sacar muchas lecciones de esto. Si solo quieren aprovechar la ocasión, para dañar al gobierno, corren peligro. Un candidato que se alinee con la maniobra desestabilizadora dará lugar a un presidente frágil.

La chapucería de la denuncia no implica que la operación desetabilizadora no sea extremadamente precisa. El antecedente de una denuncia contrahecha es compatible con la posibilidad de que los que operaron sobre él lo hayan hecho venir para matarlo. A medida que pasan las horas, crece mi sensación de que está en marcha un golpe. El gobierno tiene que poner toda la energía en que la investigación avance, sin casarse con ninguna hipótesis, ni la del suicidio ni la del homicidio. Yo, por las primeras informaciones, pensé que se trataba de un suicidio, pero si los datos no son concluyentes, hay que agotar la investigación de la posibilidad del homicidio: puertas de servicio, huellas digitales, pisadas. No es imposible que lo hayan hecho venir para arrojar su cadáver en una mega-maniobra de desestabilización. Si serían capaces de inducir su suicidio, perfectamente pueden haberlo asesinado. Los que adherimos al gobierno no tenemos que militar en favor de una hipótesis, sino por la verdad.

La energía que están desplegando los sectores golpistas por desestabilizar al gobierno es formidable. Y van a operar sobre las zonas grises de la investigación. Por eso, la transparencia es imprescindible. Entre las posibilidades desgraciadas (todas: suicidio por decisión personal, suicidio inducido, homicidio), el final más dañino sería el de una orientación forzada de las pesquisas. Militemos, como siempre, por la verdad y la justicia.

2 comentarios:

claudio dijo...

Tengo la misma sensación con respecto a que "hay un golpe en marcha", el acto de la DAIA, la entrada de Lorenzetti en acción. Habrá que estar atentos. Comparto cada palabra. Sólo la busqueda de la verdad y la justicia nos pueden llevar a buen puerto. Saludos y gracias.

Matias Eduardo Gramuglia dijo...

La Verdad siempre trae paz.

Vos sabes que no soy K....pero es demasiado oscuro esto como para que uno se ponga a "opositar".

Y si hay sujetos o facciones tramando un "golpe"....que lo mediten antes...porque esto puede tener consecuencias imprevisibles.