K

K

lunes, 26 de enero de 2015

Mientras Obama negocia con Iran para tener un nuevo aliado en Oriente Medio, AMIA y DAIA canonizan al tipo que paralizó durante años la investigación de los atentados. Y después acusan a Cristina de encubrir a terroristas. Dadaísmo.

AMIA y DAIA no van al acto de cancillería por Día del Holocausto pero comparten palco con Macri, que nombró al Fino Palacios, procesado por encubrir el atentado de AMIA. Macri dijo que al fino Palacios lo recomendó Israel. Ergo: AMIA y DAIA se cagan en el Holocausto, tanto como en las víctimas de AMIA.


La hipocresía de la oposición política, corporativa y mediática es un problema para la democracia argentina.

No hay comentarios: