K

K

sábado, 10 de enero de 2015

OHLALÁ! La policía ametralla a uno que podría haber declarado


Ya sea un testigo o un delincuente, el que a los 37 segundos del video sale del supermercado es acribillado. ¿No habría servido para la investigación que saliera vivo?

17 comentarios:

Comandante Cansado dijo...

Off-topic imagen del principio: Oscar, no entendiste el dibujo ni la ironía. Justamente se estaban burlando del discurso racista y clasista que dice que los pobres (entre ellos musulmanes) sólo quieren planes sociales. Porque no son "mujeres musulmanas", y sobre todo no son francesas: son las esclavas sexuales del grupo islamista Boko Haram de Camerún. El dibujo era contra Boko Haram Y contra el discurso racista que vos te tomaste en primer grado.

Carolina dijo...

Comandante, cortémosla con la "inocencia" de los dibujantes.
Aún si el dibujo se interpretara como vos decís, hubo muchas otras caricaturas ofendiendo a diestra y siniestra. Acá nadie vive en una probeta, y menos quienes tienen una vida pública.
Uno no dibuja, pinta un cuadro, canta una canción o publica un libro en un laboratorio.
Ellos mismos se decían "provocadores". Pensemos bien qué quieren decir con eso.
Por supuesto, me imagino que se refieren a "provocar la reflexión", pero se puede incitar a pensar sin ofender.
Desde el momento en que vos llegás con tu discurso a una gran cantidad de gente, tenés responsabilidades civiles. No podés lavarte las manos sobre las interpretaciones que podés llegar a generar.
Eso es lo que hay que discutir (entre otras muchas cosas) para analizar y acordar el tipo de sociedad en la queremos vivir.
Los comunicadores de todo tipo, la gente que tiene vida pública no puede decir cualquier cosa que se le pase por la cabeza y luego aducir "libertad de expresión" o inocencia de intenciones: Yo solamente dibujo, yo solamente le hago preguntas a los políticos, yo solamente digo lo que anda diciendo "la gente".
Por otro lado, hay que discutir la diferencia entre libertad de expresión y libertad de ofensa. Yo creo que para criticar y disentir no hace falta ofender. Si ofendés los sentimientos de otra persona no pretendas que todos sean Gandhi (con esto no me refiero a que si ofendés a alguien, éste tiene derecho a golpearte o matarte, eh, que quede claro. Empecemos a discutir con altura, honestidad y sobre bases acordadas, si no, tenemos que estar volviendo para atrás todo el tiempo, para aclarar que uno no justifica las matanzas ni el asesinato).
Ocurre que vivimos en una sociedad llena de hipocresía y asimetrías, donde muchos tiran la piedra y después esconden la mano.
Particularmente, pienso que no está bien burlarse de nadie, y ese debería ser el límite de la libertad de expresión. No es un derecho divino ni natural, la libertad de expresión es un consenso social establecido por ciertas sociedades occidentales, y como tal, es un valor negociado por nosotros, no es ilimitado y no podemos imponérselo a otras culturas.
La ofensa, la degradación y la humillación de otra persona no tiene nada que ver con expresarse libremente. Deberíamos empezar a cuestionarnos ese tipo de crítica contra políticos, personalidades, religiones y demás. Está tan mal reírse de Karina Jelinek por su supuesta estupidez como ridiculizar a De la Rúa por quedado, como dibujar al papa en sunga. No se puede convivir pacíficamente partiendo del desprecio al otro.

Anónimo dijo...

Carolina... en conclusión: por algo habrá sido...

donchango dijo...

Si por algo fue, fue porque los franchutes crearon grupos extremistas islámicos para combatir a los gobiernos que no les gustaban.

Mariano T. dijo...

Notable que una mujer presente la teoría de la minifalda para este caso.
Una publicación tiene el derecho a satirizar y ofender, aca tenemos a Barcelona.
Si alguien se cree ilegítimamente ofendido, puede iniciar un juicio.
Lo importante es que el Estado es prescindente.

Oscar Cuervo dijo...

Comandante: contextualicemos entonces, ¿ves que al final tenía razón Florencia Saintout y hay que contextualizar y no quedarse con un mero compadecimiento de las víctimas? El crimen fue resuelto expeditivamente ayer por la policía francesa, que aniquiló el accionar (y la respiración) de los 3 que, démosles esa concesión, fueron los asesinos de los dibujantes. Entonces el crimen no quedó impune y, si bien al matarlos nos perdimos de oír qué respondían en sus indagatorias, podemos dejar sentado absolutamente el asunto de que matar está MAL, no importa de qué grado de abyección sean estos dibujos, fueran sublimes parodias antiracistas o infames burlas a mujeres pobres y, nos agregás, embarazadas..

Contextualicemos: vos decís que no son mujeres musulmanas, aunque parecen vestidas como tal. OK, sumemos contexto: vos decís que la revista no se burla de ellas, sino que se burla del discurso racista. Acá me cuesta un poco más de trabajo, porque los racistas acá no aparecen burlados y el aspecto, la actitud y la frase de estas mujeres vestidas de musulmanas que no lo serían quedan bastante mancillados.Es decir, si esto es una burla de un discurso racista en el que los racistas no aparecen y las mujeres ofendidas sí debería venir con un tipo que te explique en en el fuera de campo hay un discurso racista burlado.

Ahora, saldado el asunto de que los presuntos terroristas ya fueron acribillados y el crimen de ese modo no habría quedado impune, yo quiero decirte que este tipo de periodismo o humor, o artes plásticas, ponele, no me agrada. ¿Puedo decirlo? Dicen que los dibujantes eran anarquistas libertarios imbuidos del espiritu iconoclasta del 68. ¿Sabes qué? Yo, si me pusiera en la piel de un anarquista francés que quiere irritar al poder jamás haria una burla contra los musulmanes en Francia, por la sencillísima razón (que un peronista la va a entender y quizás un anarquista no tanto) de que los musulmanes en Francia son mayormente pobres y segregados. Si yo fuera anarquista francés me burlaría de los burladores, porque la burla es hoy la lengua del Poder. Entonces no le veo el anarquismo a este periodismo, o si se lo veo, el anarquismo me parece una cagada.

Igual te prometo que voy a reponer el contexto y en seguida reproduzco lo que dice una bloguera feminista del discurso político de Charlie Hebdo, en un post del cual extraje esta tapa. Te repongo el contexto entonces, por más que el gorilaje crispado argentino diga que reponer el contexto es cosa de terroristas de segundo grado.

Y a los trolls que dejan la frasecita "por algo será´", les digo que esta tapa no la dibujé yo, la dibujaron los Charlie- Si reinvindican la libertad d expresión para burlarse o hacer meta-chistes con mususlmanes, creo que dentro de la libertad sacrosanta de expresión también está el difundir estas tapas y criticar a los Hebdo. ¿O vamos a permitir las burlas a los musulmanes de Francia y vamos a prohibir difundir cómo era la revista Charlie Hebdo? En nombre de la libertad de expresión sería incongruente prohibir que todos veamos las tapas Puede ayudar a un lector argentino sepa si quiere o no quiere repetir "Yo soy Charlie".

GrouchoMarx dijo...

Según el contexto, para algunos el dibujo representa una sutil crítica al extremismo de Boko Hakam. Para otros, como mi mujer que al ver la tapa casi vomita y está con una bronca que no la puedo parar, es una imagen estereotipada y racista de mujeres negras, feas, sin dientes, embarazadas, estúpidas y enojadas por no recibir la ayuda social. Y musulmanas, a juzgar por la cabeza cubierta. Burlándose de mujeres (menores) secuestradas y violadas. Flor de hijos de mil putas los “artistas”. Transgresores, las pelotas.
Y aclaro. Condeno absolutamente el atentado. Espero que se aclare quiénes fueron sus ejecutores, su financiamiento y a quién respondían. Desgraciadamente otra vez la aplicación de la ley del Far West nos va a dejar sin respuestas.

Una aclaración para Marianote. El Estado no puede ser “prescindente”. Porque si “alguien se cree ilegítimamente ofendido, puede iniciar un juicio”, el juez actuante forma parte de uno de tres poderes del Estado. Educación Cívica de 1º año. Salvo que resuelvan la controversia en la Corte del Dr. D’Alessandro, brillante incorporación del massismo.

Anónimo dijo...

Hola, ese dibujo de las musulmanas embarazadas está hecho criticando a la derecha que, como en argentina con las "negritas", dicen que se embarazan para cobrar las subvenciones. Es de buena leche. Los compas de Charie eran extremadamente ironicos... tal vez mucho, pero ponían y pusieron los cojones y hay que respetarlos. El post de Carolina me da asco porque dice que los mataron en su ley... "por algo será"... Estoy de acuerdo con Donchango: los franceses, la cia y toda la mierda esa crearon a estos monstruos y ahora vuelven a hacer la guerra santa a sus países de origen. Yo SOY Charlie y también soy los 43, y los 30.000 y los palestinos asesinados por los israelies. Me da verguenza ajena que digan NO SOY y lo repudio porque NO SER es aceptar el asesinato de compañeros.
Un saludo
Pino Cuesta

GrouchoMarx dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
GrouchoMarx dijo...

A ver, Pino. Tu teoría es un poco flaca. Si querés ironizar a la “derecha” que critica a las negritas, dibujá algo referido a eso.
Si en su lugar, hacés chistes con menores, negras, feas y desdentadas, secuestradas, violadas y embarazadas y eso es una “fina ironía” sobre las recoletas damas parisinas, podrían hacerlo un poco menos rebuscado ¿no?. Por más que le busque la vuelta no me cierra.
Si la burrada de la Tota Del Sel y otros genios y las parodias de Thelma y Nance se pueden poner al mismo nivel con actos de extrema violencia como el secuestro de menores, mi sentido del humor ha llegado a un límite.
Por lo menos a mí, a mi familia y a varios que han visto la tapa y que considero gente abierta y progresista les pareció repugnante, racista, machista y discriminadora.
Ahora entiendo por qué está así la izquierda europea. Si estos son la “izquierda”, que Alá nos libre de Marine Le Pen.
Por otra parte es casi infantil asumirse como cualquier tipo que sea asesinado en un atentado. No avalo la boludez de Je Suis Charlie. Porque si mañana, salvando las distancias como diría algún clarinetista, algún loquito atentara y asesinara a Menéndez sería ridículo salir con un cartelito “Yo Soy Menéndez”. Y no por eso avalaría el uso del asesinato político.
Y si interpretaste el chiste como la nota (impecable) de Carolina, algo está fallando en tu comprensión.

Oscar Cuervo dijo...

Yo no soy Charlie, vos sí, vos escribís desde una identidad de fantasía para repudiar usando el espacio anónima y valientemente en mi blog, yo te dejo usar mi espaci., Vos sos demócrata porque te burlás de los musulmanes y creés la versión de los medios de la OTÁn. Yo soy intolerante porque no me gusta Garlie Hebdo ni quiero que me identifiquen con una revista racista, y dejo escribir a salames que no dan su identidad. Cosas del mundo de hoy.

Comandante Cansado dijo...

Oscar, vos decidiste que los de Charlie eran "malos" y nada ni nadie te hará cambiar de opinión al respecto. Ni lo que diga Eduardo Febbro, yo o cualquier otra persona al tanto de cómo era percibida la revista por acá. Los tipos podían meter la pata, y hacer cosas que algunos podían considerar desgraciadas. Eran anticlericales y les pegaban a todos los fanáticos (te puse links al respecto). Vas a encontrar numerosas personalidades musulmanas de la cultura que los defendían.Le pegaban al FN. Pero vos decidiste verlos como a vos se te ocurre. Que te aproveche.

Carolina dijo...

Gente, usemos la inteligencia.
No simplifiquemos.
Acá nadie dice que los de Charlie Hebdo eran malos, ni mucho menos que se lo merecían.
Es triste que interpreten así nuestras críticas porque cancela el debate.
Debatamos pero con altura, con honestidad.
Para mí sería más fácil insultarlos a ustedes o reducirlos a "islamófobos" o racistas. Después de todo es lo que ustedes hacen con mi opinión. Me reducen a "justificacionista".
"Yo soy fulano" no es más que un eslógan de marketing. No sirve para nada, seamos sinceros. Como el baldazo de agua helada y los hashtags. Todo eso es puro posicionamiento social.
No cambia la realidad.
Lo que cambia la realidad es tratar de entender las circunstancias y actuar en consecuencia.
Lo que digo es:
1) No digamos que eran simples dibujantes. Nadie es un simple nada.
2) Analicemos de dónde viene este hecho tan triste y en qué puede desembocar.
3) Desconfiemos de nuestro análisis y de la información que nos llega. Hay muchos intereses en juego y nadie muestra abiertamente las cartas.
4) Debatamos los límites de la libertad de expresión

Y aparte, ¿de dónde cuernos se puede conseguir información más o menos confiable? Es muy difícil sacar conclusiones con los datos que llegan de los medios más conocidos.

Oscar Cuervo dijo...

Comandante: yo no decidí que los Charles eran malos, estoy mostrando puntos de vista provenientes desde diversas partes del mundo que cuestionan la base ideológica de esa supuesta irreverencia anarquista cuando esa burla es dirigida contra una comunidad inmigrante pobre y estigmatizada y que ahora, PARA COLMO, va a ser objeto de una cacería de brujas en la blanca Europa. Las fuerzas del orden de la OTAN de ahora en mas tendrán carta blanca para abatir a cualquier musulmán indeseable, con el pretexto de que es un terrorista.

Pero vos te quedas en la sacralización de los dibujantes, a los que parece que no se los puede cuestionar. O sea: ellos pudieron hacer los dibujos mas ofensivos contra los musulmanes, en nombre de la libertad de expresión, pero ahora que se volvieron mártires están queriendo impedir que se critique la posición política que ellos representaban. Ergo: burlarse de los musulmanes te hace un librepensador, pero criticar a Hebdo te hace un cómplice de terroristas.

Por ultimo, hoy en París marchararán junto a Hollande: Angela Merkel, Mariano Rajoy, el primer ministro británico David Cameron, el presidente del Consejo italiano Matteo Renzi y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. Bajo el lema TODOS SOMOS CHARLIE.

Anónimo dijo...

Hola,
Carolina: ""Yo soy fulano" no es más que un eslógan de marketing" no es así. Desde que nos enteramos el repudio al atentado se expresó de esa manera. Anoche eramos 150.000 en Toulouse con el cartelito "Je suis Charlie". Y que no cambia la realidad tampoco es cierto: permitió una toma de conciencia y una discusión extensa. Lamentablemente el gobierno se apropió del hecho y no se habla que una de las causas es la participación francesa en guerras contra países musulmanes ni los ojos cerrados del Estado cuando los jihadistas franceses partían a Siria porque Francia atizaba la guerra contra El Asad.
Sigo:
"1) No digamos que eran simples dibujantes.": no eran simples dibujantes, eran compañeros libertarios como lo fueron Prevert, Brassens, André Breton, Delesalle, Deleuze, Foucault, Boris Vian, etc que militaban con sus ideas.
2) El hecho viene de la situación de los arabes en Francia, marginalizados, sin trabajo, viviendo en guetos, sin esperanzas. Esa es la base.
4) la libertad de expresión es eso: expresar lo que se non canta los cojones y el límite lo pondrán los oyentes o los lectores escuchándonos, leyendonos o dejándonos de lado. Yo leía todos los miercoles Charlie Hebdo, no todo me gustaba pero eso de que ofendieron a Alá es verso, criticaban el extremismo religioso con chistes, de la misma forma que criticaban a los presidentes, a los políticos, a los curas, a los rabinos, a los artistas caretas y cualquiera que se les cruzara.
No es en Charlie Hebdo que debemos buscar responsables.
Saludos
Pino Cuesta

Carolina dijo...

Pino, valoro que respondieras sin descalificaciones.
Tu comentario me deja pensando qué es lo que cambia la realidad efectivamente y qué no. No estoy tan segura, la verdad.
No estoy de acuerdo con que la libertad de expresión sea algo tan simple como lo plantéas. Hay muchas aristas que hacen a esa libertad y ya las han analizado gente mucho más "estudiosa" que yo, pero por ejemplo:
1) Quiénes tienen acceso a los canales de expresión, qué potencia y alcance tienen. Hay que ver por dónde se pueden expresar y con qué potencia los musulmanes o los católicos, o un político o personaje calumniado, etc.
2) Los límites, repito, son negociables, la condena social no es una ley física universal, se va corriendo constantemente. Si desde un medio masivo veo que insultar o discriminar es normal, yo lo voy a hacer tranquila. Si veo que no lo hacen o mis pares me "miran mal" cuando lo hago, ya no me va a resultar tan natural. Es mentira que en una sociedad se puede hablar de cualquier cosa. No podrías discutir las ventajas o inconveniencias de tener sexo con niños o con animales, por ejemplo. En Alemania está prohibida la difusión de símbolos nazis y los que quieren analizar o negar el holocausto no se pueden expresar con tanta amplitud.
3) Si ofendés públicamente a una persona o colectivo social hay que ver si pueden replicar con la misma eficacia, vía judicial o vía otro medio de comunicación de igual alcance.
Pero en algo estoy de acuerdo con vos. Los responsables obviamente no están en Charlie Hebdo.

Alfre dijo...

Esta cuestión que plantea el Comandante Cansado, sobre la interpretación "correcta" de esos chistes... me parece errada.

Es como que un cómico, simplemente por el hecho de ser cómico, tuviera algún privilegio de desentendimiento con respecto a quienes dirige, y a quienes leerán y cómo efectivamente interpretarán esos chistes.

Supongamos que la teoría del chiste de "2º grado" es correcta (no se reían de lo representado en el chiste, sino de la mirada para la que lo representado sería la realidad misma)...

¿Quiénes lo interpretarán de ese modo? ¿Quienes del modo literal?

Pero no sólo eso:¿no pensaron por medio segundo, que muy probablemente quienes tenderían en su gran mayoría a entenderlo del modo literal, serían las mismas víctimas que ellos creían "defender" con su... "humor"?

Que Feinmann se ofenda ante una tapa de Barcelona por decirle "Putazo" a Francisco, a la vez que los "putos" reales entendieran el chiste al toque (es un chiste contra la homofobia de determinada mirada católica: "¡Miren curas homofóbicos, su jefe el Papa es un puto!"), indica que esa tapa estaba dirigida contra la mirada correcta, la que NO puede entender el chiste porque, justamente, el chiste es ella misma.

Cosa que no pasa con esas tapas que he visto de la revisa francesa. Pasa, me parece, todo lo contrario: quienes no pueden "ver" el chiste, no son los agentes de alguna estructura de poder opresora, etc., sino sus víctimas.

Los que sí podrían verlo, son los ajenos al problema...

Esos chistes resultan entonces efectivamente conservadores, independientemente de lo que hayan pensado sus autores. Es decir, si su objetivo para esos chistes era otro que el que resultó efectivo, entonces lo menos que se puede decir es que pensaron sus chistes muy mal.