jueves, 12 de mayo de 2016

Multitudinaria marcha para frenar el vaciamiento que intenta el macrismo de la Universidad pública y gratuita: los medios masivos la ocultan




Todos los sindicatos que representan a los trabajadores universitarios (Conadu, Conadu Histórica, Fedun, Fagdut, UDA y Ctera) y todas las federaciones estudiantiles (FUA, FUBA, FULP, FUC, FUNE, FUR, FUP, FUVIMA, FUCBA, FUNLA, FUM, FUCBA, CeDePyT, CEUNAJ, CEDHA, FES) marcharon juntos por primera vez en muchos años, movilizados en defensa de la Educación y la Universidad Pública.

Por la naturaleza del proyecto político del macrismo está más que claro que en cuanto le resulte posible atacará la gratuidad de la enseñanza universitaria. Ese ataque está en línea con todas las políticas públicas que macri viene promoviendo y, si no lo hizo hasta ahora es porque el pago a los buitres, el aumento del desempleo y la baja del salario son sus prioridades para su primer año de gobierno. El año universitario empezó y la modalidad elegida por el gobierno para dar el primer paso hacia el desmantelamiento de la Universidad pública y gratuita es su desfinanciamiento brutal para este período. El presupuesto asignado a gastos de funcionamiento no contempla ningún incremento con respecto al del año 2015 y no permitirá financiar todas las actividades de la Universidad más allá del mes de agosto.

Este escenario se ve agravado por la falta de incorporación de las partidas adicionales previstas en el Presupuesto 2016, la suspensión de numerosas obras de infraestructura acordadas con la Secretaría de Obras Públicas, la actualización tarifaria sobre los servicios públicos y la quita de subsidios sobre los mismos.


Si Macri llega a completar su mandato, intentará liquidar a la Universidad pública y gratuita, mediante el arancelamiento y los exámenes con cupos restrictivos, en algún momento antes de 2019. Una universidad pública y gratuita es contraria al diseño de sociedad que está emprendiendo. La avanzada del macrismo contra la universidad pública y gratuita vendrá acolchada de una campaña de los medios que lo respaldan, como se hace visible en el artículo de Héctor Masoero publicado el 3 de marzo en La Nación (¿Gratuidad universitaria es sinónimo de igualdad?) o el de hoy de Luciana Vázquez en el mismo diario (Un tabú que nadie se atreve a discutir). Está claro que en la agenda de la derecha gobernante se prepara el asalto a la Universidad. La lucha será dura. Por ahora la brutalidad de la economía macrista logró la mayor movilización universitaria en más de una década.