lunes, 2 de mayo de 2016

Si yo fuera tu novia, ¿te acordarías de decirme todas las cosas que te olvidaste cuando yo fui tu hombre?

Prince, el primer trabajador, un especial de La otra.-radio que se puede escuchar clickeando acá


Si yo fuera tu novia, ¿te acordarías de decirme
todas las cosas que te olvidaste cuando yo fui tu hombre?
Hey, hey, cuando yo era tu hombre.

Si yo fuera tu mejor amigo, ¿me dejarías que te cuidara
y te hiciera todas las cosas que solo un mejor amigo
puede hacerte?
Solo un mejor amigo puede hacerlas.

Si yo fuera tu novia...

Si yo fuera tu novia, ¿me dejarías que te vistiera
quiero decir, ayudarte a ponerte la ropa antes de que nos fuéramos?
No es que seas desvalida
pero algunas veces, algunas veces esas son las cosas
de las que se trata estar enamorados.

Si yo fuera tu único amigo
¿correrías hacia mí si alguien te lastimara,
aún si ese alguien fuera yo mismo? Yeah...

Si yo fuera tu novia...
¿me dejarías lavarte el pelo?
¿Podría hacerte el desayuno alguna vez?
Bueno, entonces podríamos pasar el rato
digo, ¿podríamos ver una película y llorar juntos?
Porque para ser tu chica, eso sería lindo.

Baby, ¿puedo vestirte?
Digo, ayudarte a ponerte la ropa antes de que nos vayamos.
Escuchame, nena, no digo que seas desvalida
pero algunas veces, algunas veces esas son las cosas
de las que se trata estar enamorados.

Dulce, ¿sabés lo que te estoy diciendo esta tarde?
¿Puede ser que pienses lo que te estoy diciendo esta tarde?
Puede ser que pienses que soy un poco egoísta
pero yo te digo que quiero ser todas las cosas que vos sos para mí.

Si yo fuera tu novia...

¿De verdad es necesario que salga de esta habitación
porque vos te querés desvestir?
No hace falta que tengamos hijos para hacer el amor
ni hace falta que hagamos el amor para tener un orgasmo
tu cuerpo es todo lo que me importa
¿Podés verlo?
Te lo voy a mostrar
¿Por qué no?

Podés hacerlo porque yo soy tu amigo
yo lo haría por vos
por supuesto, yo me desvestiría en frente tuyo
y cuando esté desnudo, ¿qué voy a hacer?
¿Cómo puedo hacer que veas que eso está bueno?
¿Podés confiar en mí?
Si yo fuera tu novia, vos podrías hacerlo
sí, pienso que sí.

Escuchame. para que te desnudes yo podría bailar un ballet
¿Lo harías? Decime qué harías.
si yo fuera tu novia, ¿me lo dirías?
¿Me dejarías verte desnuda entonces?
¿me dejarías darte un baño?
¿me dejarías hacerte cosquillas hasta que no pares de reír?
¿me dejarías que te bese ahí?
Vos sabés, ahí abajo, donde cuenta
lo haría tan bien, lo juro, bebería cada sorbo
y después te agarraría por un rato
y juntos nos miraríamos en silencio.

Y tratemos de imaginar cómo se vería
sí, tratemos de imaginar a qué se parece ese silencio
tratemos de imaginarlo
sí, lo intentaremos.



En el programa de anoche, justo cuando terminaba el día de los trabajadores, empezamos escuchando "Trabajar", el temazo que Palo Pandolfo grabó con Liliana Herrero en el disco A través de los sueños. Después estuvimos conversando acerca de cuáles fueron nuestros primeros empleos. El mío fue de obrero metalúrgico, a la semana siguiente de terminar el secundario.

Pero el corazón del programa estuvo dedicado a la obra insuperable de ese gran trabajador de la música que fue Prince (el homenaje que le habíamos hecho el programa anterior no nos pareció suficiente). Tuvimos una conexión telefónica con José Miccio desde Mar del Plata: nuestro gran crítico musical y cinematográfico y fan de Prince.


- El año en sí es una catástrofe para lo que es mi olimpo musical -dice Miccio-. Se fueron dos de mis héroes: Bowie y Prince, así que, todo mal. Si bien yo soy fan de Prince desde hace muchos años, Bowie ocupó un lugar diferente, para mí fue el primero en ponerme sobre aviso de ciertas cosas cantando en inglés, ¿no? Los primeros fueron en realidad Charly García y Spinetta cantando en castellano. Pero con Bowie y con Prince me pasaba algo semejante, que tenía que ver con todo ese artificio puesto alrededor de la música: músicos extraordinarios, cantantes fenomenales, grandísimos compositores, pero a la vez performers, toda esta dimensión teatral que tenía su música, sus tacos, su glam,..

- Sí es verdad, ese exceso, ¿no? Ese borde entre la cursilería y el talento genial mezclados en una sola persona...

- Es que justamente, me parece que Bowie y Prince fueron los primeros que me pusieron sobre aviso de eso: que ahí donde está el delicado límite que separa la genialidad de la estupidez está la genialidad. Y yo creo que tanto Prince como Bowie, pero sobre todo Prince, porque la época en la que él brilla, que son sobre todo en los años 80, daba para muucha caída hacia el lado de lo frívolo.

- Sí, en los 80 había mucha cursilería sin genialidad.

- Exactamente -asiente José-. El marcaba la diferencia. Pero había como un clásico con Michael Jackson en los 80, pero para mí los dos señalaban el lado de la genialidad.

- Prince tenía un exceso... también Michael era excesivo, pero Prince era más desbordado, en cuanto a las ideas que involucraba en cada canción, a los giros, a las influencias que incorporaba. No sé si eclecticismo sería la palabra, pero me parece que él reúne más tradiciones, más diversas que las de Jackson, quien más claramente venía del soul.

- Sí, es cierto eso. Yo me ponía a pensar el otro día qué música tocaba Prince. Entonces uno puede enumerar: tocaba funk, tocaba soul, tocaba disco, psicodelia, tocaba hip hop en los 90, probaba el jazz, se ponía rockero, era glam, blusero, podía hacer rock sinfónico, qué sé yo, en ese sentido es como una especie de summa de la música pop, ¿no?

Y la conversación y las canciones siguen y se puede escuchar todo clickeando acá.

En el programa además estuvimos analizando cómo se le están complicando las cosas al macrismo después de la tercera gran movilización popular en pocas semanas: los organismos de DDHH en la Plaza el 24/3, la vuelta de Cristina en Comodoro Py (gracias totales a Bonadío) y esta semana la histórica marcha de las centrales sindicales en el monumento del trabajo, la más grande marcha exclusivamente sindical convocada en varias décadas, con las CGTs y las CTAs por primera vez todas juntas, a solo 4 meses de macrismo: la cosa se les está poniendo fulera. No alcanzarán los pactos de palacio con los Pecetto, Bossio, Massa, , Mansur, el propio Moyano. El problema son los 250.000 morochos que sí creen que a Macri no le importan los trabajadores y están dispuestos a ocupar la calle. Un país difícil para los dirigentes, dijo alguien.. Se empieza a dibujar el rostro mediato de la (in)gobernabilidad.

También hablamos sobre las primarias en los EEUU y el complejo sistema electoral yanqui, con quienes se perfilan como muy probables candidatos, Donald Trump e Hillary Clinton, cosa que quedará definitivamente confirmada en las próximas semanas.

En el programa participaron además Maxi Diomedi, Martín Farina, Franco Lentini y nuestras productoras Carmen Cuervo y Sofi Grenada.

1 comentario:

Daniela Godoy dijo...

Prince genio total y gran influencia en otros genios nuestros, como Fito Paez.