Foto: Nadia Albarracin


martes, 17 de octubre de 2017

El negacionismo y el tercio de los nada que ver

La otra.-radio del 16/10, para escuchar clickeando acá



El programa del domingo en La otra.-radio lo empezamos comentando un artículo de Alejandro Kaufman aparecido en el n° 5 de la revista Contraeditorial, extraordinariamente interesante, titulado "Antes y ahora, esto y aquello", de lo más lúcido que leí en los últimos tiempos, sobre las vinculaciones, relaciones, comparaciones que se establecen últimamente entre el régimen gobernante y las anteriores dictaduras; Kaufman también se refiere a los que se irritan ante quienes señalan algunas inquietantes continuidades. En un tramo Kaufman caracteriza esta irritación como una forma de negacionismo:

"El negacionismo nuestro, de ahora, no va dirigido solo a promover la impunidad de los perpetradores. No tiene como meta que se repita lo sucedido tal cual porque no hay repetición idéntica en la historia. como se sabe. Y por eso mismo es también ociosa la irritación por las comparaciones si no es por lo que efectivamente realiza el negacionismo: desalentar las evocaciones, las asociaciones de ideas y sentimientos, la inquietud por el presente y por el porvenir. (...) Quien reacciona airado por tales comparaciones no defiende las memorias sino solo censura las advertencias del presente. Así avanza un clima de época: los espantos del pasado congelados en una conmemoración vacía y despojada de sentido para la actualidad, y el presente sumido en la indiferencia frente al dolor de los otros, frente a la injusticia". 

Kaufman logra articular una serie de interrogantes que nos venimos haciendo en los últimos tiempo frente a las crecientes persecuciones del régimen y las continuidades con los procesos autoritarios del pasado que, por supuesto, no son idénticos a este. Sin embargo, Kaufman encuentra una continuidad notable:

"(...) de manera reconocible vuelve la pregunta de la mediación por parte de quienes no son perseguidores ni perseguidos, el otro tercio: -¿y con nosotros qué va a pasar? La pregunta es indiscernible y su recuerdo inconfesable. Es un discurso que forma parte del legado. Porque el legado, lo que resta, lo que queda, lo que nos mantiene abierta la herida, lo que vuelve, es todo ello y no hay línea demarcatoria natural que nos separe del pasado sino lo que hagamos, cómo hablemos, lo que deseemos, hacia donde vayamos. El interrogante de los exentos de persecución que preguntan o negocian por su destino evoca a quienes también lo hicieron en los años oscuros, aquellos a quienes se les decía que no debían preocuparse por lo que les sucediera a las víctimas de la época. Los actores que ahora muestran sus destrezas políticas en alegación de 'ayudar', 'gobernar' y 'mediar' tenían sus oportunidades de prestar servicios en aquellos tiempos de golpes. Quienes permanecen en el medio, idealmente ni perpetradores ni víctimas, ni difamadores ni difamados, ni acusadores ni acusados: inquieren por su destino. El poder responde aclarando quiénes deben preocuparse y quiénes solo deben esperar lo que les toque con tal de que consientan. Esa estructura de discurso forma parte de un legado y se encuentra disponible tal como la vemos asomar. Es lo que los golpes dejaron".

Es tan honda la formlación que hace Kaufman de la pregunta por lo político actual que no excluye en su interpelación a ningún sector ni posición de la acción política, la omisión, la descripción ni el comentarismo: incluso los descriptivos más neutros posibles y los callados quedan abarcados por la política, tal como Kaufman logra interrogarla. También aquellos que celebran a esta derecha como democrática.

"Cierto conformismo celebratorio porque la derecha accede al gobierno por elecciones en lugar de por golpes encuentra más o menos rápidamente su límite. (...) El Caballo de Troya al que se abre la puerta es seductor, se le prodiga hospitalidad. Tiene como propósito distraer, no hacer pensar y puede ser olvidado con mayor facilidad que la interrupción".

Citando sólo unos párrafos de un artículo bastante más extenso no le hacemos completa justicia: recomendamos leerlo en su totalidad. Anoche lo comentamos un rato durante el programa y esperamos contar con Kaufman muy pronto en el estudio del programa para comentarlo más largamente. 

Ese tramo del programa lo pueden escuchar clickeando acá.

No hay comentarios: