Anoche en la radio hablamos del marketing cultural del gobierno predador de Rodríguez Larreta, de cómo va a usar el inminente FIBA y del repudio que recibe cada vez que aparece en los espacios públicos.

viernes, 8 de junio de 2018

La música y el cine son del aire


Una oferta que no podría rechazar era la de Santiago Segura, factótum de La Música es del Aire, blog y programa de radio (lunes de 16:00 a 18:00, Radio Atómica), que nos invitó a Maxi Diomedi y a mí a musicalizar un segmento de su programa del lunes pasado. Pocas cosas en el mundo me gustan más que musicalizar radio, mi medio favorito. Es que, como Santiago dice en el título de su medio, la música está en el aire y la radio, digo yo, también.

En su blog, Santiago pone varios epígrafes, entre ellos este de Edward Elgar: 

"Hay música en el aire, música alrededor nuestro, el mundo está lleno de ella y simplemente tomas la que necesitas".

Ahora bien: en el blog también hay otro epígrafe, de Andrés Caicedo:

"Cantan los pájaros, y a los árboles (que lejos están de aquí, al otro lado del Río) los imagino meciéndose en cada crepúsculo, luego me imagino que cada hoja produce el sonido atarván de las trompetas que es el llamado de la selva, la que ya me picó con su embrujo. Sé que soy pionera, exploradora única y algún día, a mi pesar, sacaré la teoría de que el libro miente, el cine agota, quémenlos ambos, no dejen sino la música".

A diferencia de Caicedo, yo no me veo tentado a optar entre cine y música. Al revés, la conjunción de las dos experiencias me da algunos de mis momentos más felices. Por eso, cuando Santiago me invitó, no tardé muchos segundos en decidir que iba a hacer un bloque de canciones que me gustan mucho que aparecen en películas que me gustan muchísimo. Más abajo sigo.

Los bloques 1, 2, 4 Y 5 fueron programados por Santiago, el dueño de casa:

1
Los Andes –Espiando al sol
El Sueño de los Insectos – Colón y Alsina
Ray Davies – Poetry
Amor Elefante – No me inspira
Anna Burch – 2 cool 2 care

2
Delfina Campos – Pasatiempo
Pete Yorn & Scarlett Johansson – Iguana bird
Koyi – Pelícanos
Medalla Milagrosa – A1
El Principe Idiota – Amazonas

4
Alvy, Nacho y Rubin – Dos clases de gente
Shaman Herrera – Govinda
Manuela de las Casas – Contacto
Ezra Furman – Love you so bad
Julio y Agosto con Paula Maffia y Mel Muñiz – Pensaba

5
Fus Delei – Será cuestión de verse
St. Vincent – New York
Juan Baro Latrubesse – Juegos del puerto
Luciana Tagliapietra – Escala

El bloque 3 lo programó Maxi Diomedi:

3
Dos Astronautas – Islandia
Cornelius – If you're here
Francisca y los Exploradores – Automático
Rhabdoviridae – Kuhand
Los mundos posibles – En otra dimensión

En el audio, Maxi fundamenta sus elecciones.

Y a mí me tocó programar el bloque 6, que salió en la última media hora del programa.

6
Elliott Smith – Ángeles
Aphrodite's Child – Rain and tears
Flying Pickets – Only you
Faye Wong – Dream person
David Bowie – Cat people (Putting out fire)

Todo se puede escuchar acá:


En el programa lo explico más, pero hay ciertas escenas de algunas películas que son lugares preciosos a los que cada tanto quiero volver, como esquinas en las que pasé momentos lindos y forman parte de mi biografía sentimental. Quiero volver ahí siempre. Por ejemplo, cuando en Paranoid Park  (2007) Gus van Sant hace sonar a Elliott Smith en "Angeles", miestras Alex se decide a quemar su diario íntimo justo en el momento en que logra escuchar por primera vez su voz interior. Paranoid Park es definitivamente la mejor película de Van Sant y una de las mejores de este nuevo siglo (¡ya no tan nuevo!) y este final tiene toda la sugestión de la que su autor es capaz de lograr cuando observa muy de cerca a sus jóvenes parcos.


Mi escena de amor favorita de todos los tiempos la filmó Hou Hsiao Hsien en Three times (2005), al final del primero de tres episodios. Dos jóvenes tímidos en la década de los 60 taiwaneses tienen su primera salida en una noche en la que se larga a llover. Son los momentos preliminares del romance, cuando el amor no fue declarado todavía. Pero resulta que se hace un poco tarde, el último tren se les escapa y la persepectiva que tienen que encarar es quedarse esperando varias horas juntos. Llueve y Hou pone "Rain and tears", una canción tremenda de la banda griega Aphrodite's Child. El efecto es de un romanticismo arrasador.


Entre 1994 y 1995 Won Kar-wai tiene uno de sus picos de inspiración con un par de películas que funcionan claramente como el perfecto díptico de pop romántico, con toques de noir, angustia juvenil y un poco de comedia absurda. (Poco después Wong va a venir a caer en la Argentina noventista para filmar la magistral Happy Together y en el 2000 va a tocar el cielo en Con ánimo de amar). El díptico al que me refiero, un poco menos conocido pero genial, está formado por Fallen Angels y Chunking Express. Una de las especialidades de Wong es poner canciones de pop occidental en los momentos precisos -se diría que Hong Kong es punto de cruce de corrientes culturales de oriente y occidente que, como en el Taiwan de Hou, se perciben a través de las canciones-. Yo no sé si esas escenas me gustan tanto porque tienen canciones tan lindas o si esas canciones me gustan tanto porque están en esas escenas tan extraordinarias. Mis momentos musicales favoritos del díptico son "Only You", de la banda vocal inglesa Flying Pickets en el final de Fallen Angels y la versión china de "Dream Person" (el hitazo de los Cranberries) versionado por Faye Wong, la actriz que protagoniza Chunking Express.



Y para terminar mi participación en La Música es del Aire, elegí a Bowie, con una referencia cinéfila múltiple: Tarantino elige "Cat People" para abrir el capítulo 5 de Bastardos sin gloria, sin dudas la cumbre artística de su obra hasta el momento. En este caso, lo que arranca es una escena de odio arrasador en la que Shossanna se prepara para liquidar a toda la jerarquía nazi en medio de una proyección cinematográfica. La película que allí se proyecta la dirigió el propio Joseph Goebbels y se llama El orgullo de una nación. A la vez, "Cat people" es la canción que Bowie había hecho para la película de Paul Schrader de 1982, también titulada Cat People, que es una remake de la obra maestra de la película homónima de Jacques Tourneur. Es decir, un despelote de cine y de música.