Repudio popular a macri en su visita a Puerto Madryn

lunes, 18 de junio de 2018

Sororidad y luch@ de clases



En el tema pendiente del presupuesto con que se va a financiar el derecho de las mujeres pobres al aborto en un hospital público aflora la insuficiencia de los reduccionismos de género. Porque en sus discursos Sor Lopilato nos hace llorar a todos, como Andrea del Boca en Papá Corazón, pero cuando haya que poner la tarasca, ahí, igual que en el presupuesto para la escuela pública, los hospitales o  las pensiones por discapacidad, la sororidad no va a alcanzar. Va a depender de la lucha de la clase trabajadora contra la clase opresora. Y fíjense que en esta frase no hay problemas de género. No hace falta usar cacofonías como clase trabajadore o clase opresorx. 

Y es lucha de clases, no es luchx de clasos, ni luch@ de clasxs.

Sor Lopilato a favor del tarifazo:



Pensemos en los muertos de frío por las tarifas que Sor banca desde su banca.

3 comentarios:

Samuel Samsa dijo...

En esta te banco, Cuervo; creo que hay tener una mirada crítica incluso sobre todo el proceso de mediatización que llevó a la media sanción. Estas confusiones de la algarabía son el resultado de una militancia que en muchos aspectos funciona como una hinchada de fútbol y no supo distinguir su identidad política frente al batido de la lógica liberal. Yo no me imagino a Cristina ni a Nestor, abrazándose con Lipovetsky o aplaundiendo a Iglesias, por ejemplo. La transversalidad, cuando dejar de cumplir con su rol pragmático, a veces puede ser una trampa para borrar diferencias que es necesario conservar en la lucha de clases dentro de un sistema representativo.

pd: Podrías liberar lo comentarios sin tener que que registrarse; para hacer más fluido el intercambio. En todo caso, filtrá o editá los que te parezcan ofensivos. Una sugerencia no más.

Oscar Cuervo dijo...

Samsa, así funciona bien. No modero, pero no quiero trolls anónimos que ensucian el debate.

Mario dijo...

Bueno. Empezaron a actuar los comisarios políticos. Van a implementar la autocensura.