miércoles, 4 de febrero de 2015

Las escuchas del señor Peña

Antojo 2: Fernando Martín Peña. Para escucharlo, clickear acá 



1) Anoche estuvo Fernando Martín Peña en la segunda emisión del programa Antojo. Trajo consigo su discoteca de la Filmoteca, lo que nos permitió acceder a un material de alta confidencialidad. Entre las revelaciones sorprendentes que Peña hizo se encuentra la música de una película argentina encriptada en la banda de sonido (OST) de El puente sobre el río Kwai. ¿Cómo es posible que un cineasta argentino caracterizado por la crueldad hacia los niños haya llegado a formar parte del disco de una película norteamericana? La escucha  del tema nos dejó estupefactos, tanto como enterarnos que parte de la música de la película Invasión (Hugo Santiago) no llegó a ser editada en el DVD de la película por una expresa negativa de su director. Apilando un enigma sobre otro, Peña nos dio a conocer un tema pop con letra de Paco Urondo que integra la banda de sonido de una célebre película argentina de los años 60. Hay más, pero no creemos conveniente dejarlo escrito e invitamos a los lectores de este blog a que hagan su propia escucha del programa, clickeando acá. En pocas horas vamos a lograr una autorización especial para dar a conocer el video donde queda clarísima la participación de Peña en Antojo. Eso no es todo, amigos.

2) Con Peña estuvimos hablando de cine. De las asombrosas películas mudas que pasó el fin de semana anterior en su ciclo Filmoteca en Vivo (ENERC), así como de la excelente programación anunciada para esta semana: grandes películas del género policial de los años 70. En palabras del propio señor Peña:

El próximo fin de semana paso cuatro policiales increíbles en FILMOTECA EN VIVO, reunidos en principio por una arbitrariedad: me muero de ganas de volver a verlos, pero sobre todo de verlos por primera vez con público. La tensión que creo que aún producen es mucho más disfrutable cuando se despliega en forma compartida.

Pero me parece que los cuatro films merecen verse juntos más allá de la arbitrariedad del gusto. Son ejemplos inmejorables de un momento particular de la narración cinematográfica. Supongo que eso puede explicarse de diversas formas pero la que personalmente me resulta más atractiva tiene que ver con el problema del punto de vista.

Viernes 6 a las 23:00: ADIÓS MUÑECA es el más clásico de los cuatro pero ese es un efecto buscado: se trata de un film deliberadamente retro en su evocación del clima noir y su relato es, desde luego, en primera persona. Quien muestra y dice es Philip Marlowe (interpretado por un Robert Mitchum definitivo) y por primera vez todo se muestra y dice como lo escribió Chandler, sin necesidad de eufemismos ni atenuantes para la sordidez o para el resignado cinismo de su protagonista frente a los acontecimientos. 

Sábado 7 a las 18:00: CONTACTO EN FRANCIA lleva esa fragmentación al paroxismo. Su narrador es omnisciente -y por lo tanto, independiente de la mirada de sus protagonistas- pero tiene una vocación de realismo documental que lo lleva a correr con ellos en todo terreno, en un doble despliegue virtuoso de cámara y montaje. El protagonista Gene Hackman no tiene todo controlado, a diferencia de Steve McQueen. Por el contrario, la acción se le escapa constantemente de las manos y ese nervio, esa amenaza de caos permanente, es lo que Friedkin utiliza conceptualmente para definir el estilo del film.

A las 20:30: HARRY, EL SUCIO parece también, al principio, un relato omnisciente. Pero en realidad todo aparece equitativamente repartido entre las subjetividades de sus dos antagonistas, esos dos monstruos autoconscientes que son el detective Harry Callahan y Scorpio, un asesino que representa una novedad para el cine policial por la absoluta arbitrariedad de sus crímenes, por su ausencia de móviles y por su capacidad de llegar hasta la automutilación. Su problema es que Harry está casi tan chiflado como él, en todo sentido. Siegel es más económico que Yates y Friedkin en el manejo de sus recursos formales. Formado en el clasicismo de los estudios y en los rigores de la clase B, basa sus decisiones narrativas en ideas simples pero siempre fuertes (ese plano larguísimo en el que Harry corre y corre hacia un teléfono que en cualquier momento puede dejar de sonar, las tomas aéreas con las que filma los primeros encuentros entre ambos, largo etc.) y utiliza ese clasicismo para presentarle un problema al espectador: podemos identificarnos con Harry, en la medida en que representa un freno para Scorpio, pero esa identificación es incómoda, traumática y no tiene retorno.

A las 23:00: En BULLIT también se prioriza la mirada del policía protagonista, salvo pocas y pertinentes digresiones, pero la palabra aparece reducida a un mínimo indispensable. La fuerza principal del punto de vista es la mirada de Steve McQueen, la mirada en sí misma: no sabemos qué piensa pero tiene una intensidad que es narrativa (como la de Lino Ventura) porque nos interpela: nosotros ponemos lo que creemos que él piensa. Aparece también una fragmentación, una dinámica del montaje de la acción (de la acción en general, no necesariamente de la acción violenta), que el clasicismo no conocía y que remite a las experiencias formalistas del mejor cine mudo, aunque con un control total del espacio. Siempre sabemos dónde estamos y con quién.

Estas son algunas de las razones por las que estoy convencido de que un fotograma de cualquiera de estos films, visto de canto, vale por toda la filmografía de Christopher Nolan.

Sabemos que el señor Nolan tiene iracundos fanáticos, pero nos atrevemos a suscribir cada una de las duras palabras que el señor Peña le dedica, así como también recordar que estas notables películas se exhiben en el microcine del ENERC, ubicado en la esquina de Salta y Moreno, la proyección es invariablemente en copias fílmicas y la entrada es gratuita. Eso no es todo amigos.

3- Esto ya pasa de castaño oscuro:

¡¡COMPLOT EN EL BAZOFI!!


¡En exclusiva, transcribimos las escuchas de las conversaciones telefónicas entre Fabio Manes y Fernando Martín Peña, registradas en 2012, que revelan un plan diabólico para imponer la supremacía del BAZOFI sobre los festivales del mundo!

-¿Martincillo?
-¿Sí?
-Soy Fabiolín.
(Aquí se advierte cómo los sospechosos intentan distraer la pesquisa utilizando oscuros seudónimos.)
-¿Alguna novedad?
-Sí, apareció EL ORO, con Brigitte.
-¿¿¿¿En serio???? ¿¿Dónde??
-En Francia.
(Las opiniones de los investigadores están divididas. Casi todos creen que los sospechosos se refieren al dinero con que se financiaría el complot, a su posible origen galo y al nombre en clave del contacto bancario que liberaría los fondos. Uno de los espías, en cambio, cree que se refieren a la aparición de una copia de una película con Brigitte Helm en el sitio de subastas electrónicas ebay.)
-¡¡Tiene que ser nuestra!!
-Termina mañana. Voy a apostar como Lee Marvin.
-Es tu deber.
(Uno de los detectives opina que la referencia al viril actor norteamericano es metafórica. Pero la mayor parte considera que el nombre es otra clave y procuran descifrarla.)
-Si la mandan la semana que viene, a lo mejor la podemos meter en el BAZOFI y pasamos al frente.
-Lo veo difícil. Habría que traducirla. Además ¿vos pensás que alguien la conoce?
-Es rarísima. No está en ningún lado y es la versión francesa. La prensa la va a destacar seguro.
(Primera referencia al evento eje del complot. La mención a la necesidad de "traducirla" es interpretada por casi todos como una referencia críptica al lavado de los supuestos euros franceses. Un investigador, en cambio, sostiene que se trata de un film hablado en francés y que hay que subtitularlo.)
-¡Pero si acá a nadie le importa nada, Fabiolín! ¿Qué van escribir? Para el BAZOFI necesitamos algo más potente.
-Es verdad. Hay que abrir con algo bien fuerte.
(Los agentes se inquietan. Algunos consideran que los sospechosos planean un atentado con explosivos. El espía cinéfilo espera con expectativa un título que conozca.)
-¿Y si arrancamos con la de Zulawski?
(Los agentes discuten acaloradamente sobre la ortografía del nombre citado.)
-¿Cuál? ¿La que baila Kaprisky en bolas?
(Los agentes transpiran con unanimidad.)
-No, la de Adjani con el pulpo.
(Desconcierto total. De pronto uno de los agentes se pone contento y exclama "¡Tienen UNA MUJER POSEÍDA!")
-Ah, pero hay que revisarla. ¿Estará el pulpo?
-Mandámela.
-Bueno pero tenés que pagar el taxi vos porque no tengo un mango.
-Siempre lo mismo. ¡Yo tampoco!
-Pero es muy importante que la revises. Si está el pulpo, es un golazo.
-¡Estoy podrido de pagar yo todos los taxis!
(Un agente interrumpe la conversación, ante la mirada atónita de sus colegas.)
-¿Hola? ¿Hola? Perdón, ¿están hablando de UNA MUJER POSEÍDA?
-¿Y usted quién es?
-Cortá, Fabiolín. Creo que se ligó.
-¡No corten! ¡No corten! ¡No la veo desde los 80! ¡Pago el taxi yo!
(Los sospechosos cortan. Los agentes insultan y golpean al espía cinéfilo por arruinar la operación. UNA MUJER POSEÍDA, en copia completa, abrió el primer BAZOFI. (Fuente: Fernando Martín Peña)

Esto es casi todo amigos. Pero recuerden que en horas podrán ver las evidencias en audiovisuales de la participación del señor Peña en Antojo.

Esta noche: Antojo 3 - Otra historia de la filosofía. FM La Tribu, 88,7, www.fmlatribu.com