Cadete





Hormiguita Ocaña, primera candidata a diputada nacional de Cambiemos por la provincia de Buenos Aires,
desconoce el caso Maldonado: "Ni el gobierno va a durar...".

lunes, 23 de febrero de 2015

#Oscars2015 : ganó Birdman, lógicamente



Que Birdman de Alejandro G. Iñarritu ganara finalmente el Oscar era algo esperable. Hay cierta sistematicidad en las opciones de la Academia: entre las posibles eligen la peor. No digamos ya que Gran Gotel Budapest pudiera aspirar al reconocimiento: entre  las candidatas es la única que se aparta de la mediocridad y pone en juego una idea del cine: por ende, no tenía ninguna chance de ganar. Mejor que la infumable Birdman es un intento timorato, a mitad de camino, como Boyhood, pero con al menos un ritmo sostenido a lo largo de tres horas que no aburren, lo que es algo. Incluso la vuelta de Eastwood por el patrioterismo filofascista, American Sniper, tiene algunos méritos formales destacables.

Reconozcámoslo: el guión de Birdman (también premiado, je) es una ristra de clisés del que ni siquiera un genio de la puesta en escena podría exprimir una película decente. Pero Iñarritu no es precisamente ese genio que necesitaríamos. Se hablará del esfuerzo de construcción del famoso plano secuencia, pero el esfuerzo no entraña ningún valor cuando lo único que se pone en juego es un ingenio torpe y farragoso. Solo rogamos que los que quieran reparar en ese esfuerzo se abstengan de cualquier referencia a The Rope o El Arca Rusa

Lo único que cabe agregar es la extrañeza que despierta que cada año los argentinos sigan los resultados del Oscar como si se tratara del Mundial del cine. No hay cine en el Oscar, solo una celebración de millonarios merqueros y botoxeados. El Mundial del fútbol estará también atravesado por los intereses económicos y los jugadores también son multimillonarios, pero al menos ahí hay juego, hya goles, están los mejores, hay partidos emocionantes y la competencia se define mediante l la superioridad deportiva. Con el Oscar no hay analogía posible: los mejores ni siquiera están nominados y en lugar de haber cine hay un show careta y aburrido.

Respecto de Relatos Salvajes, me gustaría decir algo pero no puedo, porque no la vi.

6 comentarios:

Shiver Frameless Cinema dijo...

Excelente.

julieta eme dijo...

#genio

LO QUE RESTA DEL DIA dijo...

Mi hija ligada al ambiente teatral de Buenos Aires, tiene desde pequeña una debilidad por lo joligudense. Ella ya sabe de que viene la mano, pero igual sigue mirando "los oscars" y por contagio cada tanto me pongo a mirar un rato. Ayer me terminé enganchando y me reí mucho del nivel casi farsesco que ha asumido la ceremonia. Y tengo el mismo problema que ud. don Oscar (vaya nombre) todavía no ví relatos salvajes. Que cagada che...

Luis Enrique Arias dijo...

No vi la ceremonia, hace años que, no sólo no me interesa, sino que me jode bastante el ambiente "mundialista" al que te referís ... Por las "repercusiones" que pude percibir hoy --de modo salteado en los medios- parece que sólo faltó que gane Relatos para que se termine de hundir el Titanic !!!

Eugenia dijo...

Oscar adhiero con tu visión pero me llama la atención que reniegues de estos espacios de legitimación que todo campo tiene y necesita para validarse/ Es claro que Hollywood nos inunda con su cine y tristemente la penetración cultural se vuelve una doble penetración (anal, dijo Tortonese) cuando gran parte de la humanidad tambien se engancha, sigue y comenta esta entrega de premios. Con nuestro intercambio de tweets queria expresar una visión que aportase a comprender qué nos pasa a las personas para engancharnos con "el oscar", me incluyo en la manada para no señalar desde esta orilla a un "ellos los pelotudos". Creo que es relativamente nuevo esto de poder compartir "espectáculos globales" y poder "comentarlos" desde las redes. Tenes razón, en el fútbol están los mejores y en los oscar no, pero si tienen el mismo impacto en las audiencias, entonces no importa el qué.
En este momento estoy en tucumán, todos comentan los oscar, todos vieron birdman, casi nadie vio relatos salvajes. Vos decís que eso no es cine (hace falta ser tan rotundo?) y la ceremonia sirvió de excusa para ver a las "estrellas" y opinar sobre como estaban vestidas: se hablo muy poco de cine... Será porque, como decís, no es cine?. Cholulismo a escala global. Y creo que estaria bueno que vos, Oscar, entregues tus propios premios Oscar.

Oscar Cuervo dijo...

Yo digo que la ceremonia de los Oscars no es cine. Decime dónde hay que firmar y lo hago. Por mi lado, yo no tengo ninguna expectativa acerca de los Oscars, por más ceremonia global que sea. Lo lamento si para vos es distinto. Tampoco me interesa ver como están vestidas las estrellas aunque todo Tucumán lo estuviera mirando. (Dudo que todo Tucumán lo esté mirando). Yo no entrego premios pero todos los años hago una lista con mis películas preferidas. Que obviamente no es leída por todo Tucumán.