sábado, 9 de enero de 2016

Presión social

No me necesita
Lucas Martí y Varias artistas




Solo se despertó
tan veloz dejó la casa 
que ni se oyó
sé que no fue ilusión
solo su decisión.

Sigo con el amor
aunque cambie de apariencia 
y de conductor
voy a espiar tu blog
quiero hackearteló
es mi ilusión
no nos sueño unidos
solo quiero tu contenido
un poco.

Sabe que no me necesita
tiempo después de mi visita
lo ha diagramado todo en su reloj.

Frases que tira y me lastiman
cosas que lanza y luego olvida
sé que he quemado mucho en vos
podrías dedicarle a Dios esta canción
podrías dedicarmeló.

Entre cosméticos
al poder quedar dormida 
se me perdió
nada lo llenará por hoy
es un vacío groso
el que quedó.

No nos sueño unidos
solo quiero tu contenido 
un poco
sabe que no me necesita
tiempo después de mi visita
lo ha diagramado todo en su reloj.

Frases que tira y me lastiman
cosas que lanza y luego olvida
sé que he quemado mucho en vos
podrías dedicarle a Dios esta canción
podrías dedicarmeló.

Una de las cosas buenas del tiempo es que nunca sabemos qué canciones lindas aún no ha dado a luz y a medida que pasa van saliendo. El disco Presión social de Varias Artistas salió casi inadvertidamente el 28 de diciembre pasado, en medio de un clima que no daba para esperar ya algo bueno de un fin de año funesto. No tuve horas para escuchar sus 20 canciones e incluirlo en mis balances del año, porque de ser así tendría que haber figurado entre lo mejor de 2015. No importa: ahora es para mí el primer disco de 2016 y seguro uno de los mejores. Conociendo la actitud pródiga y el bajísimo perfil de su autor, Lucas Martí, las listas del año no deben figurar en el horizonte de sus preocupaciones. Sin embargo, sus entregas semi-secretas siempre merecen estar en lo alto. Llegará un día (ojalá llegue) en que mucha gente descubra el reguero de música que él viene dejando, uno de los más originales y bellos tesoros del pop-rock argentino. 

Y, si no, igual las canciones ahí estarán. 

Uno de sus recientes discos solistas se llamó El gran desconocido popular y, si bien ese título no era auto-referencial, su resonancia paradójica define bien el lugar lateral y eminente que Lucas ocupa en la música argentina. Hay tantos hits potenciales apenas escondidos en el laberinto de sus melodías intrincadas, tanta sensibilidad trabajada con lujo y humildad, que uno se pregunta por la posibilidad de una recepción digna de tanta belleza ofrecida.

Presión social es la tercera entrega de Varias Artistas, una serie concebida por él para un numeroso y variado conjunto de voces femeninas, cuyo primer capítulo fue Papá (2007) y el segundo Se puede (2011). Cada canción, una voz diferente, con nombres que se repiten de disco a disco y otros que se van agregando. En los dos primeros volúmenes de Varias Artistas aparecieron Juliana Gattas, María Ezquiaga, Javiera Mena, Paula Meijide, Liza Casullo, Naila Borensztein, Mariana Baraj, Emme, Noelia Mourier, Natalia Cabrera, Julieta Venegas, Déborah de Corral, Anita Alvarez Toledo, Daniela Herrero, Isol, Jimena López Chaplin, Julieta Brotsky, Florencia Ruiz, Flopa y Ayelén Zuker. Algunas de ellas vuelven a aparecer en Presión social, y se agregan Alelí Cheval, Rosario Ortega, Nina Polverino, Sofia Vitola, Poli Sallustro, ¡Dani Umpi!, Eugenia Brusa, Erica García, Loló Gasparini, Paula Kohan, Carola Bony, Candelaria Zamar, Barbara Palacios, Rocío Bernardiner, Rocío Fernández y Vera Spinetta.

Esta que elegí la canta Mariana Fages y me prendó inmediatamente. Su limpidez de guitarras deja oír, por momentos, algunos intervalos melódicos inesperados, un sello del autor. Martí se vale de Varias Artistas para esconderse o aparecer como el aliento de las múltiples primeras y segundas personas femeninas, que le permiten jugar con el género y con los géneros y orquestaciones pop, folk, rock, dance o cuasi-folklórico. Presión social son 20 pequeños relatos de fragilidad, intimidez y humor melancólico que hay que saborear de a poco, como 20 besos.