Los cines posibles

Los cines posibles
El Amante - Cine

viernes, 15 de enero de 2016

Quien te domina no tiene más piernas que vos, más ojos que dos

El sometimiento pasivo de los jóvenes al neoliberalismo


por Luciano Deraco

Que las nuevas generaciones de asalariados (empleados) legitimen cultural y políticamente los mecanismos que se encargan de someterlos, reproduciendo a la par la ideología que opera para ello no tiene una causa exclusiva ni determinante; se trata en cambio de un complejo entramado que se manifiesta en el trabajo y se extiende al tiempo de ocio, cristalizándose previamente a través del aparato educativo, optimizando y disciplinando al cuerpo para transformarlo en una herramienta más útil, productiva.

El problema en la actualidad se profundiza no porque los explotados más jóvenes ignoren esta situación, sino porque además, para ellos, el bombardeo de los medios masivos de comunicación y la rigurosidad del régimen laboral, con el correlativo miedo a perder el empleo, forma parte de sus vidas desde que nacieron, no conocen otra visión del mundo.

El neoliberalismo triunfó extendiendo hasta los rincones más alejados del planeta su propaganda de aptitud y eficiencia, sembrando a la par la ignorancia y el escapismo necesarios para que las masas no sepan defenderse y organizarse. Para peor, el consumo de productos culturales que fusionan empresas de la diversión y herramientas comunicacionales sin dejar recoveco, desde las grandes marquesinas callejeras y las aplicaciones de dispositivos móviles para incrustarse en la pantalla del plasma, garantizan una alienación total. Si a esto sumamos una educación empobrecida y progresivamente pensada con fines empresariales, de refinamiento de la mano de obra, el panorama es francamente desalentador.

Que en la Argentina de 2015 el sufragio electoral arroje resultados tan siniestros, que los explotadores de ayer sean legitimados y coreados al compás de consignas vacías (“cambiemos”, “todos juntos”, “queremos progresar”, “meremos vivir mejor”) no es producto del azar. El gran triunfo de la publicidad comercial fue extender su lógica desde los productos culturales de alcance masivo hasta el proselitismo político, generando un todo monstruoso. Los reality y los programas de concurso son la síntesis de esta victoria y en el caso puntual de Masterchef el ensamble soñado entre distracción, reproducción del sometimiento y perfeccionamiento de la mano de obra.

Queda sólo levantar la cabeza y pensar de qué modo estos chicos que hoy festejan con globos amarillos y devoran horas de cooltura chatarra fabricarán las armas para resistir los ataques inminentes.

[Nota del editor del blog: Este texto forma parte de una extensa nota sobre el efecto político que ciertos programas de televisión dirigidos a los jóvenes, no explícitamente políticos, tienen sobre la formación subjetiva de los televidentes/ consumidores/ educandos. Se analiza con detenimiento las analogías entre el programa Masterchef y la preparación para la sumisión juvenil en el mercado de trabajo. Fue publicada en 3 partes en el blog Un Largo.  Primera parte acá, segunda parte acá, tercera parte acá. Más allá sobre los probemas coyunturales, los resultados electorales y el eco de estos programas en las redes sociales, hay algo que la crítica al neoliberalismo no termina de enfocar acertadamente sobre la exposición de horas y horas en que los televidentes jóvenes aspiran a formar parte del mundo que los somete. La sumisión voluntaria y no siempre consciente fomentada por modelos de "entretenimiento"]


La servidumbre voluntaria 

Son 4 o 5 colores diciéndote
-man, que caro que está en la realidad,
esta realidad que te pide
que acompañes su traición
que abandones tu nación
y conserves la ilusión
encerrada en cajitas de cartón

Quien te domina no tiene
más piernas que vos
más ojos que dos, más manos que dos
de donde sacó tantos ojos
que están espiándonos, están registrándonos
no fue nadie más que vos, solamente
fuiste vos quien se los dio

Después de todo no es importante nada de esto
no es tan valiente domesticar los animales…
No, ya no pretendo pedirte
lo saques de vos, lo mates en vos
lo empujes de vos
quien te sometió
por su peso solo se derrumbará
se caerá y se romperá
sólo que debes dejar de sostenerlo
para ser más libre y más
y más, más libre más y más
más libre más.

"Discurso de la servidumbre voluntaria", Viajantes (Pablo Dacal, Manuel Onis, Alfonso Barbieri y Juan Jacinto).

1 comentario:

julieta eme dijo...

sólo leí la nota del editor del blog, pero enseguida me acordé de este video, que ya tiene unos años:

https://www.youtube.com/watch?v=1teAJZE1ark

si yo no me equivoco, es lo mismo que sucede con las mujeres. es terrible una parte, casi al final del video, donde la locutora dice algo así: "¿es posible estar encerrada en una caja de plástico sin que se produzca una herida? ¿y nosotras, que lo estamos viendo, qué sentimos?" todo parece entretenimiento, pero no es más que la formación de subjetividades nefastas.

prometo leer todas las notas de un largo ya que el tema me parece más que interesante.

besos.