miércoles, 16 de noviembre de 2016

Señalemeló, por favor

¿Qué carajo está pasando? La otra.-radio para escuchar clickeando acá 

Dibujo: Gustavo Sala, Tumor Gráfico

Momento de crisis a todo nivel. Mientras la luna se acerca amenazante a la tierra y la bestia de Donald Trump se queda con todo el rédito por los daños de la globalización haciendo del mundo un lugar más sincero de lo que era con la administración "demócrata" y por ende más horroroso, resolvimos juntarnos en la noche barraqueña a ver cómo sigue esto.

El rock es un género geronte: sus principales exponentes hace medio siglo vienen ocupando la primera línea y solo la muerte parece poder sacarlos de la escena. Ha llegado el momento en que todos los meses se nos va uno: Bowie, Prince... ¡Leonard Cohen! El rock alguna vez le dio glamour a la edad del pavo y ahora glamouriza la vejez. Los ídolos son más viejos que los presidentes y que los masters of war.

¿Cómo sigue esto? ¿Será verdad lo de la canción de Dylan: "Well, the future for me is already a thing of the past"? ¿Qué ha sido del "mañana es mejor"? 

Felix Contartese (productor musical, manager de Científicos del Palo) suele plantear desde las redes sociales debates acerca de la ambivalencia de este momento artístico: hay más bandas que nunca, hay más bandas que público, hay muchas bandas buenas, pero hay muchísimas otras con las que no pasa nada, no llevan a sus shows ni a sus amigos. El exceso de oferta no significa necesariamente calidad. "Problematizar es importante, porque si no podemos ver los puntos donde todo se va al carajo, no sabemos cómo resolverlo". Hay una evidente crisis socioeconómica que afecta a la escena, pero también hay autocomplacencia de los artistas y falta la búsqueda de la canción perdurable. "Si vos tocás durante cinco años y en cinco años a nadie le tocó una fibra del alma lo que hacés. tenés que replantearte que es lo que hacés".

También hay una reconfiguración de los modos de producir y consumir música. Todo está accesible, todo está demasiado accesible. Es necesario replantearse cómo se paran los artistas, los productores, los bolicheros ante estas nuevas modalidades. "Yo el otro día decía un poco en joda y un poco en serio que quizá lo que tendríamos que hacer en vez de dedicarnos a las bandas es pensar una serie para Netflix. Yo a los 15 años escapaba de mi casa porque me gustaba escapar, pero también porque si me quedaba en mi casa, a las 12 de la noche, lo único que había en la televisión era 'piiiiii...'. Las diferencias de opciones para entretenerte hoy desde tu celular sin salir de la cama son enormes".

[Aunque esa oferta también puede dar lugar a una camada de zombies que no sacan los ojos de la pantallita celular].

¿Puede ser que el rock sea un género que ha cumplido su ciclo vital? ¿No duró ya lo bastante? ¿O hay algo todavía por conocer?

Gustavo Sala, dibujante, performer (está haciendo su show Levadura Bailable los jueves de noviembre a las 21:30 en El Tano Cabrón, Jean Jaures 715; todos los días a las 9 de la mañana hace radio online en futurock.fm; y los jueves a las 17 tiene su propio programa, Basura de persona, en Radio Colmena), quiebra una lanza por lo que hoy está sonando: "Estamos pasando por el peor momento del rock mainstream y por el mejor momento del rock independiente o underground. Lo que pasa es que muchos de los voceros mediáticos ingoran por completo la escena independiente de los últimos quince años. Yo hace muy poco descubrí una banda que les recomiendo que se llama Como Diamantes Telepáticos, que me pareció buenísima y me copé buscando su material, ya tienen dos discos. Una cosa que entre miles de bandas por ahí se me hubiera pasado desapercibida". 



Y Félix destaca a una banda de pibes muy jóvenes de Luján de Cuyo: Usted Señalemeló: