Foto: Nadia Albarracin


domingo, 5 de noviembre de 2017

Paradise Papers: la filtración que implica a un alto funcionario macrista que mañana no va a estar en la tapa de La Nación y Clarín




Hoy trascendió una nueva filtración mundial sobre cuantiosas fortunas de dinero negro oculto en guaridas fiscales. Se titula Paradise Papers y la publicó el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), el mismo que hace unos meses divulgó los Panamá Papers. Las filtraciones implican al actual ministro de endeudamiento del macrismo, Luis Caputo. Dice la web de La Nación en un recuadro pequeño, disimulado entre acusaciones a la reina de Inglaterra y funcionarios de Donald Trump:

Antes de ingresar a la función pública, el actual ministro de Finanzas, Luis Caputo , fue el administrador de Noctua Partners LLC, una gerenciadora de fondos de inversión de Miami con ramificaciones en Delaware y las Islas Caimán, dos jurisdicciones donde rigen el secreto y las ventajas fiscales.

Caputo también fue el manager de Alto Global Fund, un hedge fund del conglomerado de Noctua dedicado a administrar inversiones de alto riesgo y alta rentabilidad en mercados emergentes por más de US$ 100 millones, según medios de comunicación especializados en información financiera. Para ingresar, el fondo exige US$ 1 millón como suscripción inicial mínima.

El actual titular de la cartera de Finanzas gerenció esos fondos offshore junto al financista argentino radicado en Miami, Martín Guyot, según surge de los documentos de la nueva megafiltración, Paradise Papers, a los que accedió LA NACIONen una investigación global impulsada por Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y el diario alemán Süddeutsche Zeitung.

(...) Representante del Gobierno ante el G-20 -grupo que promueve transparentar los paraísos fiscales, y que a partir del mes próximo presidirá la Argentina-, durante sus años previos a la función pública Caputo administró fondos de inversión que tenían como epicentro la firma Noctua Partners. Esa sociedad controla a la subsidiaria Noctua Asset Management LLC, de Delaware, que es a su vez la controlante de Alto Global Fund, creada en las islas Caimán. "Yo era sólo un asesor financiero. Siempre fui manager, nunca me ocupé de los societario", explicó el ministro. "Típicamente -resaltó-, todos los fondos de inversión se radican en Caimán", para luego aclarar que cree que "todo fue totalmente en blanco y legal".

Las islas Caimán, célebres por su opacidad informativa y su nula presión tributaria, sirvieron de anfitrión para Alto Global Fund , desde que se inscribió allí el 3 de julio de 2009, según figura en dos planillas del bufete Appleby de octubre de 2010 referidas a "Mercados Emergentes" y "Hedge Funds". Y en otra planilla, de noviembre del 2011, Alto Global Fund aparece en un listado sobre los más "prolíficos hedge funds".

(...) El brochure de presentación promocional de Noctua expone, en inglés, sus propuestas. "Noctua proporciona administración de activos, investigación y otros consejos financieros para individuos y corporaciones. Ofrecemos servicios discrecionales y servicios de gestión de inversiones no discrecionales. También diseño, estructura y implementación de estrategias de inversión". A continuación, añade: "Los servicios se ofrecen a personas de alto patrimonio neto, inversores individuales e institucionales sofisticados, incluidos fideicomisos, patrimonios o organizaciones benéficas".

(...) Operar con sociedades offshore no implica de por sí una actividad ilícita; depende, entre otros factores, de la decisión de los sujetos participantes de informar o evadir a los organismos tributarios de sus respectivos países.

En ese sentido, Guyot no accedió a responder preguntas. Entre otras, cómo era la relación laboral o societaria con Caputo, si controlaron que los fondos que administraron fueran blancos y tributaran en la Argentina y, en ciertos casos, cómo sortearon el cepo cambiario desde noviembre de 2011. Solo indicó que reside, trabaja y tributa "desde hace más de 20 años" en Estados Unidos y que "lamentablemente" no podía contestar esas y otras consultas "sin incumplir obligaciones de confidencialidad" con sus clientes que, de vulnerarlas, "podría derivar en cuantiosas demandas legales" en su contra.



[El benévolo y sigiloso tratamiento que La Nación hace de la filtración que implica a uno de los prinicipales dirigentes del actual gobierno, el encargado de endeudar a los argentinos por varias generaciones, se puede encontrar completo (bueh, es un decir...) acá].

¿A que mañana no es el título de tapa de La Nación y Clarín?

1 comentario:

Norberto dijo...

No es sólo eso compañero, en su artículo Alconada Mon se autoexculpa por el “sagrado deber” como cagatinta de guardar el secreto que implicaba la suerte de la Nación, en función de los más “sagrados” intereses de sus patrones.
Además para enterarnos a fondo acerca de los Panamá Papers debimos esperar a Argenpapers de O’Donnell, y estimó que eso mismo sucederá con esto, a menos que Navarro u otros consigan información desde otras fuentes distintas del pasquín mitrista o de la que deslice su cómplice Fitzpatrick, encargada del tema por el multimierdos en el sistema audiovisual.
Y mucho me temo que si nos adentramos en las capas de esta cebolla, encontraremos a todas las empresas, y sus dueños disfrazados de directores, que expolian y endeudan nuestro país para fugar nuestro dinero a esas guaridas, porque suelen poner sus huevos en varias canastas, que no creo estar equivocado si aseguro son los poseedores de esos préstamos de tan interesante tasa que consiguen nuestros esforzados funcionarios, tasa que excede a valor nominal, es decir sin comisiones y/o retenciones entre tres y cuatro puntos a la de referencia más el riesgo país.
Nunca menos y abrazos