Cadete





Hormiguita Ocaña, primera candidata a diputada nacional de Cambiemos por la provincia de Buenos Aires,
desconoce el caso Maldonado: "Ni el gobierno va a durar...".

jueves, 5 de septiembre de 2013

El golpismo argentino: después del Círculo Rojo siempre viene el Círculo Negro



La derecha argentina es genéticamente golpista y todos los gobiernos civiles desde 1930 lo sufrieron en carne propia. Por eso la derecha no se desvive por ganar elecciones: por regla general se ha reservado los instrumentos para desestabilizar a los gobiernos electos: sea para disciplinarlos imponiéndoles un programa (como trató de hacer brutalmente Claudio Escribano de La Nación en 2003 ante un presuntamente débil Néstor Kirchner), sea creando las condiciones para derrocarlos. Obviamente estos proyectos golpistas (la manera que tiene la derecha argentina de gobernar) nunca osan decir su nombre: ni Onganía ni Videla proclamaron otra cosa que su respeto a las instituciones democráticas, cuando se aprestaban a vulnerarlas, incluso mientras estaban vulnerándolas.



Obviamente, hace décadas que "golpe" ya no significa "golpe militar", sino la creación de las condiciones para imponer de facto un programa de gobierno. Ante gobiernos débiles, la derecha emprende un camino de acoso que termina en la deslegitimación de la autoridad . Los propios votantes se desentienden de la suerte de sus gobiernos o directamente piden que caigan.



El procedimiento de la derecha consiste en ir empujando de a poco la situación hasta que la propia base social pide que su gobierno caiga. Campañas de acción mediática que corroen la autoridad mediante la ridiculización, la demonización, la calumnia sistemática, la degradación de su figura, su desautorización atribuyéndole un exceso de fuerza o un exceso de debilidad, adjudicándole senilidad, demencia o psicopatía al líder que se pretende mellar. Golpes de mercado, instalación de "escenas caóticas" que sugieren desgobierno o instigación a una reacción represiva del gobierno hostigado que sugiere tiranía.


La Nación esta semana lo dice con todas las letras: el peronismo del 55 no cayó por un golpe, sino por sus propios defectos: "escándalos" y "autoritarismo". Pero también podría aplicarse esa doctrina al gobierno débil de Illía: cayó por su lentitud y su falta de autoridad.

La Nacion: "Ni las balas de plomo derrocaron al general Juan Domingo Perón, ni existen balas de tinta, ni, en caso de existir, podrían destituir gobiernos. Perón no cayó por obra de las armas que alzó la Revolución Libertadora en 1955. Cayó, básicamente, porque su régimen se había agotado y abundaban los escándalos y las burdas muestras de autoritarismo.

"Las "balas de tinta" no matan ni hieren, ni mucho menos derrocan gobiernos. Esos proyectiles sólo informan, analizan, investigan y critican. Forman opinión. Si esa opinión, al convertirse en el voto que se deposita en las urnas, resulta políticamente letal, es pura y exclusivamente porque la tinta, al margen de los errores que se puedan cometer, ha sabido transmitir la realidad en la que viven los lectores. (...) Los gobiernos pierden popularidad y caminan hacia su ocaso definitivo exclusivamente debido a sus errores, a las medidas que toman y a las que no toman. Si existe la inflación y aumenta, de poco sirve falsear los índices del Indec. Si aumentan sin pausa los delitos graves a manos de la delincuencia homicida, de nada sirve negar el fenómeno, como finalmente parece haberlo advertido el Gobierno días atrás. Si los fondos jubilatorios son saqueados para invertirlos en proselitismo y los jubilados cobran sus haberes sin actualizaciones, debiendo hacer juicio al Estado durante años, de nada sirve proclamar la defensa de los derechos humanos, una defensa que, además, termina por mostrar su índole falaz cuando se repara en los dudosos antecedentes del nuevo jefe del Ejército. Éstas son las balas, y no de tinta, que han herido al kirchnerismo. Sus propias balas.

"Y podemos agregar otras tan letales como perseguir a opositores y críticos empleando para ello los organismos del Estado; pretender el sometimiento de la Justicia para obtener impunidad en la avalancha de escándalos de corrupción que involucran a altos funcionarios; maladministrar empresas estatales; permitir que concesionarios amigos del Gobierno produzcan catástrofes ferroviarias por haber desviado fondos destinados a la infraestructura ferroviaria, y así podríamos seguir".



La tesis de La Nación es que la acción de los gobiernos derrocados es la causa de los movimientos golpistas que acaban con ellos, no hay ningún otro factor que incida. Además, los motivos de la caída del peronismo del 55 replican los que semanalmente La Nación le atribuye al actual gobierno. Es notable que ningún político opositor de los que hacen profesión de fe republicana haya salido a repudiar la tácita apología del golpismo de La Nación. Lozano, Stolbizer, Solanas, Binner o Donda no tienen nada que decir. El único que dice algo es Macri. El despecho por haber quedado relegado en la preferencia del Círculo Rojo lo lleva a reconocer que tal coalición existe.

Verbitsky en Noticias:

“A Clarín le gustaría un golpe”

Noticias: El kirchnerismo está hablando de golpe de Estado, ¿hay un escenario real de golpe?

Verbitsky: No de golpe de Estado tradicional. Pero estamos hablando el lunes 26 de agosto. Hoy mismo aparece en los diarios Jorge Yoma diciendo que si Cristina no cambia, se tiene que ir.

Cristina en twitter: el Círculo Rojo y el Círculo Negro:

"Las declaraciones del Jefe de Gobierno de la Ciudad en Perfil del día domingo, contando la existencia de un círculo rojo son más que interesantes. ¿No las leíste? Personas muy influyentes que le hablaron para: “frenar al Kirchnerismo”…

"Elegante eufemismo de destitución del Gobierno. Lo identifica como Círculo Rojo. Debo reconocer el acierto y precisión de la definición.

"Me gustaría que dijera los nombres. Aunque al menos para mí no es necesario. Basta leer diarios, escuchar radio o mirar televisión y conocer los personajes; y tener memoria. Viejos y “nuevos políticos” que fueron parte de la Argentina de 2001, 2002, y del ´90 también.

"Algunos eran muy jóvenes y desconocidos, pero acompañaron políticas y gestiones. Otros, viejos conocidos de siempre… Banqueros, dueños de medios y sus loros mediáticos, gurúes económicos, empresarios monopólicos, dirigentes sindicales “quema urnas”, “barrabravas”… o expertos en bloqueos, saqueos y otras yerbas. O hierbas y algo más. Algunos reúnen todos los instrumentos.

"En fin, nada nuevo bajo el sol, una vez más los intentos destituyentes. Y van…".

La derecha hoy en dia podría derrotar al kirchnerismo en las urnas mediante Massa pero quiere algo más. Se propone liquidar la experiencia kirchnerista mediante un final adelantado y caótico. Quieren un escenario aleccionador: para llegar a un próximo gobierno condicionado, que no tenga margen más que para imponer un programa de ajuste y represión. Y para demonizar cualquier experiencia "populista" (es decir: otro gobierno indócil a los poderes de facto, como es el kirchnerismo) en la década venidera. Un escenario de vaciamiento de la autoridad política para que vengan los técnicos a reparar lo que ha sido roto: una vuelta a la Argentina Normal.

O, como dice Cristina: el Círculo Negro:

"Y el Círculo Negro? Ah no, esa definición es mía. Ayer en Tiempo Argentino pág. 25, titular: “Ya Venden Alimentos Vencidos en Grecia”… “Más de un millón de empleados públicos no cobran sueldo desde hace casi un año, pero siguen yendo por temor a perder su empleo”. Increíble. Es más, aprobaron normas desde el Estado autorizando a vender alimentos vencidos para abaratar costos. ¿Cuál es el problema de Grecia? El más grave, el mismo que teníamos nosotros en el 2003, la deuda externa. Es que después del Círculo Rojo, siempre viene el Círculo Negro".

4 comentarios:

Matias Eduardo Gramuglia dijo...

En verdad, este tesis suya se da de bruces contra el hecho simple pero implacable de la derrota en las urnas.

Lo que es fruto, no del acoso de la "derecha", sino de malas políticas y peor gestión sumadas a la espantosa comunicación de un oficialismo que nunca quiso jugar tal rol.

Es propio de la izquierda, les paso con la URSS, no aceptan que sus máximas son un fracaso en la practica; Marx y todos sus posteriores seguidores, incluidos Gramsci y los trasnochados de la Escuela de Frankfurt, estaban y están equivocados, pero su soberbia, propia de aquel Caín, envidioso de la generosidad y la buena voluntad de su hermano, los lleva a mentirse a si mismos...la culpa siempre es del otro, nunca de uno mismo.

Perdieron, ayer ganaron..la vida continua, pero esta se vuelve insoportable y cíclica si no aceptamos los propios errores.

Saludos

tatincito dijo...

Matias: ¿Que perdió el kirchnerismo?
Fueron internas. Y el kirchnerismo sacó menos votos que otros solamente en algunos distritos.

La suma de todo el país le dió al FPV el 31% del total de votos emitidos, mas del doble del que salió segundo.

¿De que derrota estás hablando? Al menos esperá el 27 de Octubre, que si se repiten esos resultados, podrás decir que el FPV perdió en algunos distritos, no en el total nacional.

Es mas, si todo sale igual que las PASO, hasta podría quedarse el Gobierno con un par mas de diputados.

Por otro lado, ¿de donde sacaste que el peronismo es marxista? De tu mente enferma seguramente.

Y no te hagas problemas con el tema de nuestros errores, que tenemos los huevos y la honestidad intelectual necesaria para autocriticarnos y proponer y llevar a cabo los cambios que hagan falta. Ganancias dixit.

Algo que a todas luces en lo oposición no se consigue.

Oscar Cuervo dijo...

Matias: al fin alguien que se hace cargo de hablar en nombre de la derecha. La derecha argentina se podría contentar con ganar, no están tan lejos de hacerlo en las próximas elecciones, pero la derecha argentina es estructuralmente golpista, de ahí que el resultado de las Paso solo logro cebarlos. Como vos mismo evidencias, no se trata de ganarle unas elecciones al kirchnerismo, sino de dar una lección inolvidable. La secuencia de los testimonios en YouTube que incluyo es bastante elocuente. La derecha no somete programas de gobierno a los comicios sino asestar golpes a la sociedad civil para que aprenda. Sea porque los gobiernos son muy fuertes o muy débiles, muy eficaces o muy inútiles, muy puritamos o muy corruptos, muy místicos o demasiado iluministas. La derecha te enseña quien manda. Eso es lo que esta tratando de hacer una vez mas. Ojala fuera solo ganar unas elecciones.

Matias Eduardo Gramuglia dijo...

Una anécdota para ilustrar: llega un amigo a la Argentina, que vive en Belgica, apenas me ve, me dice: explícame el kirchnerismo.

Me salio, sin pensar, esto: el kirchnerismo es un movimiento político contra-cultural; es decir, es oficialismo pero su discurso es anti-político; es gobierno, pero piensa como oposición; esta en el poder, pero ataca al "poder".

Oscar: era imposible el kirchnerismo.

Olvidemosnos de los millones, las valijas y la mar en coche...hablemos de las usinas culturales e intelectuales: vos no podes enfrentar a Clarín con un fanzine.

Porque por lógica te van a comer.

¿Queres escuchar Lou Reed?

Buenisimo, pero no el Día de la Bandera.

¿Queres enfrentar al capital, las corporaciones, el imperio, etc?

¡Vamos! pinta un cuadro, escribí un poema, filma un corto y mandalo al BACIFI, pero no seas gobierno, porque al serlo, sos el sistema.

Cada batalla tiene sus trincheras.

Saludos