miércoles, 26 de marzo de 2014

En los blogs kirchneristas se habló mucho de los docentes bonaerenses y se los escuchó poco: acá tienen una


Nota del editor: creo que el conflicto docente toca un nervio sensible del kirchnerismo y por eso es interesante ver cómo se fue tratando en los blogs k y peronistas. Yo detecto que acá se juega algo más que la pauta salarial docente de la provincia de Buenos Aires, o incluso que la incidencia que ello tenga para la negociación de las paritarias de otros gremios. Concretamente, lo que se pone sobre el tapete es cómo se puede profundizar el modelo reconociendo con honestidad sus insuficiencias y obstáculos. Si toda nuestra respuesta es que con este conflicto perjudicamos a Scioli y favorecemos a Massa, entonces perdemos la oportunidad de pensar qué es lo que realmente queremos para la Argentina de los próximos años. Esto que transcribo llegó al blog como comentario, pero como quien lo escribe es una docente bonaerense y como plantea problemas muy concretos, en los que el trabajo cotidiano en la escuela muestra su densidad política, creo que merece destacarse en un post independiente. Ni siquiera hace falta adherir a todo lo que dice Calamares para admitir que nos da una perspectiva desde el corazón mismo del problema. Puede que haya otros docentes que piensan parecido o totalmente distinto: si aparecen los iremos publicando. 

A ver si dejamos de pensar que los profesores de la provincia de Buenos Aires son gordas balbinistas que están operadas por TN o por los troscos. 

Habla al país Calamares, profesora bonaerense:

Buenas noches Oscar: como Prof. de Historia quisiera agregar que paramos los docentes de la Pcia. de Bs. As. justamente por las críticas al modelo que usted tan bien hace. Es la mejor nota que he leído y me siento sinceramente identificada. Le cuento que he votado a los K siempre. Soy una peronista bastante crítica de este modelo, a pesar de mi apoyo. Es cierto que se deja entrever una línea dura k que haría temblar a cualquiera. 

Hay que ser conscientes de que siempre fuimos los postergados, que si bien gozamos de beneficios que otros trabajadores no tienen, 40 días de vacaciones (NO 3 meses), licencias por enfermedad, etc., cada vez más se nos exige conceder un tiempo extra a los planes sociales como la Asignación Universal por Hijo, el Progresar, y cada vez más derechos van adquiriendo los estudiantes en detrimento nuestro, (llámese mesas de exámenes en marzo, mayo, agosto, septiembre, diciembre, hay que aprobar al chico a como dé lugar, eso viene sugerido desde las altas esferas DGCyE), y nosotros, los docentes, además de nuestro trabajo, que elegimos y es una bendición, tenemos que soportar en el sistema a alumnos que solo vienen cada tanto para no dejar de cobrar. Pareciera que se desdibujara el objetivo último de los planes sociales, que en vez de alentar al estudiante para que estudie y pueda, a futuro, acceder a carreras superiores, lo empujan dentro del sistema educativo, para poder seguir "cobrando" y maneja altas estadísticas de alumnos alfabetizados. Es lamentable y estresante tener cursos con más de 35 alumnos. También pareciera que no importa cómo ese alumno permanece en el sistema, mientras permanezca. Nosotros podemos dar cátedra de esa situación. 

Sin intención de hacer extensa mi nota, quiero también dejar en claro que Scioli y su Directora de Educación De Lucía, que dicho sea de paso, no es docente, mienten descaradamente con el tema del aumento. Se propuso el mismo en cuotas como si fuéramos electrodomésticos, a la maestra que recién se inicia hasta menos de un año de antigüedad, se le otorgaría el 30,9%, a los demás el 23%. Todos los años se solicitan paritarias en noviembre, es el Estado quien debe citar a los dirigentes gremiales, nosotros no podemos parar en enero, como he leido por ahí, ¿a quién le importaría?

La medida es extrema, pero fue la única forma de hacer escuchar nuestra voz. No se reclama solo salario, es la infraestructura, las malas condiciones en que nuestra obra social IOMA opera, ya no tenemos médicos que nos atiendan porque NO PAGA. Y algo más para aclarar: el piedrazo a la Ministra, ya en 678 se dijo que lo propinó un muchacho ya identificado que pertenece a una agrupación de Derechos Humanos. Creo que podría contar más cosas, pero ante todo, agradezco el tiempo que, seguramente, se tomó para leer mi comentario, ¡muchas gracias! Antes de despedirme, le cuento que este año voy a seguir perfeccionándome y ya estoy anotada para estudiar la Licenciatura en Gestión Educativa. Saludos



Actualización: en El blog de Abel se recoge nuestro debate:


En el blog de Abel dedicamos la mayor parte del espacio, y del tiempo, a la discusión política. Y por qué no? Como no somos ni dioses ni animales – apuntaba Aristóteles – es una parte inescapable de nuestra realidad. Aún de los que creen que ellos “no hacen política”.

Claro, la política tiene muchos niveles: convencer y sumar voluntades; luchar por el poder – en el país, el sindicato, la familia…; buscar lo que se entiende por bien común o por valores irrenunciables;… En el problema de esta huelga de los maestros de la provincia de Buenos Aires todos los niveles se mezclan, y por eso hasta ahora no me había decidido a subir algo.

Hoy leí en el blog de mi amigo Oscar Cuervo el comentario de una docente bonaerense que me pareció que hablaba por (algunos de) los que llevan adelante esta larga huelga. Sin las banalidades políticamente correctas. A Oscar le pareció lo mismo: lo subió como posteo. Por mi parte no le doy la razón, ni se la quito; no me corresponde. La profesora Calamares está peleando, y dice porqué. Después, mi comentario: (completo acá)

31 comentarios:

Lic. Baleno dijo...

La verdad es que todos los argumentos se desploman cuando comprobas que en la provincia de Buenos Aires las escuelas privadas tienen clases normalmente. Con los mismos sueldos.

Oscar Cuervo dijo...

Los argumentos no se desploman porque cada trabajador tiene el derecho de decidir hacer paro o no hacerlo, y la decisión de un gremio no puede arrastrar la decisión del otro. Tu lógica es que si algunos docentes aceptan determinadas condiciones, entonces todos deben aceptarlos. Con esa lógica te propongo que vos aceptes las condiciones de trabajo del gremio de peones rurales del Momo Venegas.
En realidad, lo que están esquivando los muchos que piensan como vos, es que si hay inequidades que favorecen a la educación privada contra la pública, esa no es responsabilidad de los maestros sino de los ministros de educación y de los gobiernos que se resignan a subsidiar la educación privada cuando la pública deja tanto que desear. Entonces acá lo que falta es gobernantes con huevos que le corten el chorro al lobby de la educación privada. Y que no vengan a decirnos que ahora no es momento político de hacerlo, mientras le estás reclamando se queden en el molde los maestros y que ellos subsidien de su bolsillo la educación pública.
Insostenible.

Adriana dijo...

Gracias por el espacio que le estás dando al tema, y por tu visión que en este como en otros temas tiene la particularidad de desmontar con agudeza prejuicios que se han hecho carne en buena parte de la sociedad, incluidos los sectores naquipóps.

En lo particular, comencé a trabajar como docente a los 35 años, bastante grande para la profesión, así que he tenido experiencias en distintos tipos de laburos con lo cual tengo una perspectiva de la actividad que es distinta de quienes han sido docentes toda su vida y de quienes nunca han pisado un aula. Puedo decir que es cierto que muchos docentes no tienen conciencia de los beneficios que tiene este trabajo, pero también es cierto que del otro lado se repiten hasta el hartazgo argumentos como “quieren ganar en cuatro horas lo que yo gano en ocho”. Pues bien, es este un trabajo en el que el desgaste no se compara con las ocho horas o nueve en una oficina o en un comercio. Realmente es muy agotador y la responsabilidad es muy grande. Quisiera ver qué hacen la mayoría de los que así opinan si tienen que estar adentro de un aula cuatro horas con veinte o treinta pibes, tratar de que no se maten y además de enseñarle alguna cosita como a leer y escribir (y muchas veces cosas que parecen básicas pero para muchos pibes no lo son, como no escupir en el suelo o tirar la basura en el tacho). He visto a mucha gente que así opina y después, cuando llegan las vacaciones de invierno, no saben qué hacer con un solo chico todo el día, que para más es su propio hijo.
Mi posición hacia el gremio docente ha sido siempre muy crítica, y no estoy de acuerdo con la magnitud de la medida de fuerza que se está llevando adelante, pero la verdad es que leer las opiniones en los blogs me ha vuelto más pro-docente de lo que pensé que jamás sería: así que son (somos) “viejas gordas”, hermoso, quienes así hablan imagino que no desconocen que hay docentes hombres con lo cual debo colegir que el femenino es parte del insulto. Después aparecen quienes los (nos) tratan irónicamente de “caperucitas rojas” mientras se critica que muchos docentes se volcaron a la profesión no tanto por vocación como por la salida laboral. Por un lado se nos exige una vocación que nada tenga que ver con lo económico (no he leído ni escuchado que se le pida lo mismo a abogados, odontólogos, contadores o cirujanos) como si esto no se tratara de un trabajo. Y los mismos docentes muchas veces terminan creyéndose esto y dejan de verse a sí mismo como trabajadores para creer que son alguna clase de apóstol (o de “caperucita roja”). Y después se los critica por esto mismo. (Ojo, supongo que por las características del trabajo, a quien no le guste la práctica diaria debe resultarle un verdadero martirio, y quizás ahí entre a jugar el problema del ausentismo, del que no voy a hablar para no extenderme. Pero la realidad es que hasta que uno no está dentro del aula es imposible saber si puede disfrutar de la actividad o no). (sigue)

Adriana dijo...


Por último quería comentar sobre algunas cosas que dijo la compañera calamares. Si bien no estoy de acuerdo con todo lo que dijo quería detenerme en lo que pasa en las aulas como consecuencia de la implementación de planes como la AUH o el PROGRESAR. En lo personal creo que estas medidas son beneficiosas siempre, que un pibe esté en el aula en lugar de estar en la calle es positivo y suma, SIEMPRE. Pero es cierto lo que la compañera planteaba que pasa en las aulas. Muchos chicos cuyas familias no tuvieron escolarización durante los 90, sin nadie en su entorno que tenga la “gimnasia” de todo lo que implica ir al colegio (estudiar, llevar útiles, realizar tareas fuera de las horas de clase, ir todos los días al colegio, ser puntuales y un largo etcétera que muchas veces incluye, como antes dije, no escupir en el suelo o no tirarse pedos en el aula) se fueron incorporando al sistema y realmente no es fácil lidiar con ellos día a día. Es muy complicado estar en un aula con chicos y chicas con sobreedad, a veces con 16 años en primero o segundo año, que no tienen interés en estar ahí, y mientras uno trata de ver por dónde conectarse con esos chicos no abandonar a los que tienen la edad adecuada para el nivel, ganas de aprender y merecen una educación de calidad. Todo eso sumado a los conflictos que por definición aparecen cuando hay 35 adolescentes adentro de un aula.
Es muy difícil y nadie está preparado para eso. A eso hay que sumar que muchas de las “gordas balbinistas” han trabajado en la educación media desde una época en la que no era obligatoria y el que no se podía adaptar simplemente quedaba afuera. Era mucho más fácil. Yo celebro el cambio, la obligatoriedad y la AUH que nos llenó las aulas de pibes con problemas, pero entiendo a las “gordas balbinistas” a quienes después de veinte años de laburar en determinadas condiciones les cambian las reglas del juego, y quizás ya no tienen la energía que se necesita para lidiar con la situación. Muchas veces esta situación es la que deviene en el rechazo de la AUH y el PROGRESAR.
Bueno, me he extendido demasiado y no tengo tiempo de revisar lo escrito, espero que si tuve algún desliz gramatical no sirva para que prueben que somos todas gordas brutas que no saben escribir.
Un abrazo y gracias.

Adriana dijo...

Me quedó en el tintero un tema (o mil): noto últimamente, y espero que sea una impresión mía y nada más, que se repite mucho la idea de que si Scioli es finalmente el candidato del FPV en 2015 "lo tendré que votar, y bué". Espero que este conflicto sirva para que a DOS "se le pase el arroz" como dijo Artemio López, y nuestro candidato sea otro. En ese sentido me reconfortó escuchar tu postura en la charla con Salinas en la radio.
(A propósito, trabajo en PBA pero también en CABA, y con todo lo que sabemos de Macri y su relación con lo público, publicaría mis recibos de sueldo para que vean la enorme diferencia en lo que se está pagando en los dos distritos, pero es otro tema. O no, no sé).

Marcos Fontela dijo...

Muy bueno el artículo, y la discusión, incluyendo el comentario de Baleno.

Lo que sí me saca es el comentario de Adriana: "Pues bien, es este un trabajo en el que el desgaste no se compara con las ocho horas o nueve en una oficina o en un comercio."

Gente... ¿Tienen un sacrificiómetro? ¿Desde cuándo es ley de la naturaleza que el laburo del docente es peor que, digamos, el de metalúrgico, obrero de la construcción, conductor, o empleado de comercio? ¿Estamos tan seguros que el docente se pela más el traste que un empleado de un call center?

Estoy de acuerdo en abandonar los prejuicios, y la nota es buena en ese sentido. No comparto el paro por tiempo indeterminado, pero menos comparto que Scioli pare todo porque cree que la recaudación este año va a ser mala.

Pero lo que no aporta nada de nada es creer que el docente es distinto a todos los demás. Es un laburante, punto. Ni más sacrificado, ni con más vocación ni por ello deberes y responsabilidades que cualquier otro.

Gracias.

Adriana dijo...

Marcos, estoy de acuerdo con vos, el docente es un laburante, y eso planteé. Que por un lado se les pide amor y vocación por su laburo más allá de todo y por otro cuando los propios docentes se creen eso, se los fustiga.

Y no hablé de sacrificio sino de desgaste. Son dos cosas muy distintas. Y lo hice fundamentalmente desde la experiencia personal ya que paralelamente a mi paso por la universidad laburé de cajera de supermercado, ensobrando figuritas, de cadete, y luego trabajé en una empresa de consumo masivo durante trece años. Sé lo que es el estrés de un laburo de oficina y tener un jefe que te mira con cara de culo desde su escritorio y también sé lo que es estar en un aula, y yo misma me sorprendí de lo agotador que puede llegar a ser el laburo docente. Bi gabkpe de leyes de la naturaleza ni de sacrificios, ambas cosas tienen connotaciones religiosas que no comparto.
Por cierto, también trabajé en un call center así que sí, te puedo asegurar que es un laburo mucho más agotador (además del temita de la responsabilidad civil que uno tiene sobre un grupo bastante grande y heterogéneo de humanos, responsabilidad que no tiene parangón en un laburo en un call center). En ese sentido estoy en desacuerdo con vos, todos los laburos no tienen las mismas responsabilidades ni deberes.

Pero fundamentalmente aclaro que toqué el tema no para buscar una victimización sino porque me cansé de leer y escuchar el argumento de "quieren cobrar en cuatro horas lo m ismo que yo en ocho". LO dije y lo repito, fue específicamente por eso que me referí a las características del laburo.

Adriana dijo...

Agrego: más allá de que todos los trabajos no son iguales ni comparables me parece que el prejuicio surge de la extensión de la experiencia de exposición al quehacer docente. Como todos hemos estado alguna vez dentro de un aula pensamos que sabemos más o menos cómo es el laburo (y tendemos a pensar que es una pelotudez, yo era la primera en pensarlo y tuve que guardarme mis prejuicios todos jun tos). A nadie se le ocurriría decir algo como "já, mirá los neurocirujanos, quieren ganar en dos horas lo que yo gano en dos meses". Pero con el trabajo docente es irresistible la comparación, parece.

ram dijo...

Capaz que, para empezar, sea necesaria alguna precisión, ¿se discutió más de "los docentes" o de un paro y una metodología de mierda que perjudica a la mayoría, incluídos los docentes?.
Por acá me vine a enterar que los docentes (así, en bloque indivisible) son una "base K". Bueno, debo vivir en otro país, si los docentes que conozco son una "base" anti K, o mejor, MUY anti K, pero bueno, en una de ésas exagero, conozco uno que es K, pero probablemente no califique, es "K no P" (Aaaajjjjjj...un progre!!!), agrimensor y labura en la Tecnológica y no debe tener stress porque sus alumnitos son más veteranos que traviesos. Un docente de segunda, sospecho.
¿Por qué la gente es tan mala y comenta la jodita de los "40 días de licencia"?, (¿hábiles esos días?, si es así, son 2 meses, no jodamos), además, para el 99,9% de las personas, si el crío está en casa de vacaciones 2, 3 meses, los docentes también y, si los edificios están cerrados, ¿a quién y cómo les consta que los docentes están laburando?, sumemos la cuestión de las licencias, esa otra cuestión tan simpática de los abusos con esas licencias, el doble standard de la huelga por los siglos de los siglos en el ámbito público y la "sensatez" en el privado.... obvio, la gente es mala y comenta, pensando (qué injustos que son, por dió!), que ahí hay un privilegio - que los demás laburantes NO tienen y, por supuesto, deben ser "solidarios" porque, ¿qué laburo es más duro y estresante que el docente?. A mí, la verdad, se me estruja el cuore cuando pienso en el drama de la profe de matemáticas de mi sobrinito, un drama peor que Hamlet vive esta mujer; los pendejos, se sabe, ya nacen delincuentes y, "no dejan trabajar", ¿qué hace la sufrida émula de Sarniento?, se sienta, no da clases, les dice "lean ésto" (y si lo leen o no lo leen, no es su asunto). Claro, si alguna madre le dice, "laburá, hija de puta!" es que de la panza de esas brujas, vienen esos delincuentes pichones.
¿Caso extremo?, seguramente, pero no caso aislado ni infrecuente.
¿Alguien sabe si alguna vez, incluso en algún universo paralelo, hubo algún planteo docente sobre, precisamente, tanto mal docente que deshonra la función, el daño económico que representan y cómo inciden, en contra del gremio todo, al ser el perfecto argumento para no concederles lo que piden?.
Nunca, y si por ahí reconocen el problema, es a regañadientes y barriéndolo debajo de la alfombra, son "aislados" (y yo soy Harrison Ford).
Pero bueno, también está esa cosa del stress, digo yo, todo muy lindo éso de que los pendejos joden, cansan, hartan, etc., pero, ¿en qué quedamos?, la vocación, la 2da. mamá y demases chamuyos no compensan?, o asumamos de una buena vez que TODO pasa por la guita.
De paso, ¿alguna vez toman en cuenta el bruto stress, las complicaciones, los costos que epresentan los chicos sin escuela y los desquicios familiares y laborales que esa joda implica?
Hay que ser "solidarios con sus justos reclamos" pero,¿y los justos reclamos de aquellos a los que perjudican?. Claro, eso no pasa, nadie se siente afectado, no?.
En otra parte, pero en este blog, leí algo así como que, "el kirchnerismo debe recuperar el espíritu del 2003" y, la verdad, es que suena hasta deseable pero, hay un problemita (que ninguno de los K que nos comemos los docentes crudos aceptaría); y es que la vuelta al 2003, implicaría volver a efectivos salarios de mierda, apuntaría a lecops, federales, patacones, bonos (en Tucumán, moneda trucha desde 1987 o por ahí), el problema "cambiario" respecto al peso, el atraso en los pagos, el nulo interés en la educación y los docentes... ¿ése "espíritu" hay que rescatar?.
Medio contradictorio lo suyo, don Cuervo, ¿está pretendiendo que los docentes recuerden que le deben bastante al kirchnerismo? - Sospecho que no les va a gustar y ni hablar del stress....

Carlos G. dijo...

Como siempre que sale este tema lo que se puede verificar es el bajísimo concepto que existe en la mayor parte de "la gente" sobre el rol de los maestros en la sociedad.
"Las críticas" son siempre las mismas y las escucho hace 50 años:

-Trabajan 4 horas por día
-Tienen 3 meses de vacaciones
-Son vagos y no van a laburar
-Los "privados" no hacen huelga

Demuelen la voluntad de afrontar una discusión.

Lic. Baleno dijo...

Es muy curioso que todos los docentes de la publica paren y todos los de los privados no. No parece una muestra de libertad... perdon, si es una muestra de libertad. De libertad de mercado.
Con toda esa libertad el resultado es demoledor: le paran a los pibes pobres, por tiempo indeterminado, por un 5%. O sera por otra cosa?

lia dijo...

Hola, como soy docente y de córdoba, hasta ahora he evitado discutir porque por allá hay otra realidad. Sin embargo, la cita del post y los aportes de Adriana me animaron a opinar. Soy docente, hijo de docentes, nieto de docentes, padre de docentes. Primo, sobrino y demases de docentes. Yo cuando intento explicarlo digo que es una deficiencia genética, ja.
Primero vamos por las cuatro horas. A ver, como los médicos, abogados, etc, nuestro trabajo no puede medirse por una escala horaria. Cualquier laburante,(un remisero, ponele) guarda el remis y hasta el otro día ni piensa en él. El docente termina las cuatro horas y sigue planificando, corrigiendo, y a las cuatro de la mañana se le ocurre una manera distinta de abordar el problema del nene que tiene ganas pero no condiciones, o tiene condiciones pero no posibilidades. Con el auge de internet, ahora yo puede que me encuentro en enero, vacacionando en las sierras, abriendo mi facebook y mandando material a un alumno que me lo pide.
Con respecto a la educación privada, a los docentes se los elige a dedo, y el mérito que se les exige a cambio es ser obsecuentes. Docente que para es docente que al año siguiente no se le renueva el contrato. Si ése es el modelo que quieren, díganlo.
Y ya me extendí bastante, pero... Para finalizar, notemos que la educación es una institución estatal. Como la Policía, la Justicia, la Legislatura y otras. Como todas ellas, los días que corren implican una crisis, de valores, de conductas y de muchas más cosas. Fijate qué institución de las que nombré (y me faltó la Iglesia) todavía tiene un mínimo consenso social de estar funcionando, de seguir cumpliendo su función. Y fijáte cuánto cobran los empleados de ésas otras instituciones. Compará un poquito responsabilidad social y remuneración.

Adriana dijo...

Es verdad,a quién le consta que estén laburando los docentes si el edificio está cerrado? Y a quién le consta que estén enfermos si piden licencia? Y que estén embarazadas y que no sea un almohadón?

¿No será mucho? ¿Hay que responder? Les consta a directores, supervisores, alumnos que adeudan materias o necesitan recuperación y sus padres. (Al menos el año pasado yo trabajé hasta el 27/12 con alumnos y este año desde el 14/02 también con alumnos).
En fin, es como dice CArlos G, se van las ganas de discutir.

Oscar Cuervo dijo...

ram:
tu uso de los comentarios de "la gente" es tan cualunquista y retrógrado como el de Eduardo Feinman y otros periodistas fachos que defienden los derechos humanos de "la gente", o los que dicen que hay que aumentar las penas de los pibes chorros y deportar a los bolivianos porque nos quitan el trabajo a "la gente".
Tu argumento se reduce a "por algo será".

Me suena de algún lado eso.

oscar lorca dijo...

Gracias Adri. Bueno, recién posteé con un nombre equivocado, yo me llamo oscar lorca, y el posteo a nombre de lía es mio.
Bueno, me quedé con sangre en el ojo. ja.
Y es que justamente muchos docentes amigos míos, (y yo) somos muuuy favorables a la gestión educativa de ésta década.
Algunos militan con la Cámpora o similares, pero creo que TODOS coincidimos en que la cuestión en las aulas ha cambiado desde el 2001 hasta acá.
Nuestros sueldos también, ojo. Yo en el `89 con Alfonso cobraba 20 dólares de sueldo por mes. En los últimos cinco años, aunque no me pasó nunca, he estado siempre orillando los 1000. Pero el conectar igualdad, la cantidad de libros, herramientas y demases que han ido a la escuela pública no tienen precedentes en la historia.
Como decía en el posteo anterior, vivimos días de crisis. De modelos. En ése marco, es fácil entender que, como en los test de inteligencia, las pruebas PISA dan a entender que nosotros enseñamos menos que en otros países. Pero en términos de la educación del siglo XXI, y de la construcción de una nacionalidad, los docentes argentinos estamos enseñando en una LIBERTAD sin precedentes ni paralelos. Si el modelo nac-pop tiene un resguardo firme para perdurar en el tiempo, es en la confianza de que ningún modelo podrá en el futuro callar o doblegar a nuestros alumnos.
Nosotros, enseñando todos los días, somos la garantía REAL del NUNCA MAS.
Y por eso, más allá de cualquier interpretación acerca de las ganas o los motivos, no deja de darnos tristeza que el gobierno haya premiado a los sojeros con una devaluación, que los llena de guita, ( y preguntame cuánto labura por día un sojero, una vez al año siembra, otro día del año cosecha, cuánto gana un sojero por cuatro horas de laburo?). Y esté atando a los docentes a ningún nuevo aumento pase lo que pase durante un año y medio.

Hernan Dardes dijo...

Interesantísimo debate. A mi me siguen quedando cosas pendientes y que me llevan apoyar el reclamo con mayor o menos énfasis según la óptica. El primer ruido me lo hace el hecho de que se rechace en forma terminante en Provincia lo mismo que se firmó sin chistar en Capital. Y s hago comparaciones es porque se trata de gremios con el mismo encuadre político y sindical.
En segundo lugar, el tema de los privados. No se trata de si en un lugar se para y en otro no. Está claro que en la escuela privada en muchos casos el derecho gremial está solapadamente limitado. Ocurre que en muchos casos las personas (docentes ) son los mismos que actuan diferente. Y si se trata de la limitación de derechos jamás se ha hecho explícita.
Mi esposa es profesora, trabaja en ambos ámbitos, y a decir verdad se siente mucho más a gusto en una escuela privada (parroquial) que en la otra privada a la que concurre y en la pública. Sería larga la lista, pero en principio diría que se la respeta como docente, tanto como autoridad, como en su tarea profesional.

Por último, y como defensor de la escuela pública, creo que la mejor manera de defenderla es enviando nuestros hijos a ella. Dejar esa doble postura que hay hoy, puesto que si a los que de verdad nos interesa la educación no exigimos desde adentro su exelencia, vamos a terminar por dejarla como un deposito de chicos que, como bien cuentan más arriba, solo van por las becas.
Por ejemplo me pregunto: si no fuera por la cantidad de chicos de provincia que vienen a estudiar acá, cuántos cursos e incluso escuelas, se cerrarían por falta de alumnos? Ese vacío es al que me refiero.

J. Eduardo Martinez dijo...

Soy docente hace veintipico de años la mayoría de ellos ejerciendo en adultos. El anteaño pasado probé la educación privada, demás está decir que las condiciones laborales en que tenía que ejercer haría imposible que uno pudiera hacer uso del derecho a huelga. Es simple, nadie te respalda, sos un empleado de comercio despedido sin más, cobrando porcentajes en negro, etc. De más está decir que no lo soporté. Pero no critico a los compañeros presionado por ese sistema, no los veo como carneros, por que yo tengo compañeros no martíres (que el martirio lo reservemos para otras causas). Por otro lado lo que más me asusta es pensar en la falta de apoyo de otros gremios docentes que por h o por b firmaron paritaria. Se me ocurre pensar con esto del centralismo que si fueran los docentes de Jujuy por ejemplo estarían aún más solos. El otro elemento a discutir es la supuesta filiación política del paro,esta es una deuda pendiente (que afortunadamente intenta esclarecer este blog) para los que apoyamos el modelo K y a la vez la necesidad de dar fin a los reclamos docentes.

J. Eduardo Martinez dijo...

Soy docente hace veintipico de años la mayoría de ellos ejerciendo en adultos. El anteaño pasado probé la educación privada, demás está decir que las condiciones laborales en que tenía que ejercer haría imposible que uno pudiera hacer uso del derecho a huelga. Es simple, nadie te respalda, sos un empleado de comercio despedido sin más, cobrando porcentajes en negro, etc. De más está decir que no lo soporté. Pero no critico a los compañeros presionado por ese sistema, no los veo como carneros, por que yo tengo compañeros no martíres (que el martirio lo reservemos para otras causas). Por otro lado lo que más me asusta es pensar en la falta de apoyo de otros gremios docentes que por h o por b firmaron paritaria. Se me ocurre pensar con esto del centralismo que si fueran los docentes de Jujuy por ejemplo estarían aún más solos. El otro elemento a discutir es la supuesta filiación política del paro,esta es una deuda pendiente (que afortunadamente intenta esclarecer este blog) para los que apoyamos el modelo K y a la vez la necesidad de dar fin a los reclamos docentes.

ram dijo...

Sí, don cuervo, sólo que lo "cualunquista y retrógrado" es, a falta de razones, tirar mugre NO DICHA sobre lo que efectivamente se le dice.
¿Necesita meter a los "pibes chorros", dónde ni siquiera se los menciona, tratando de justificar su recitado monocorde de prejuicios acerca de la santidad docente?.
Los docentes, todos, los buenos, malos y maumenos, si se quieren llamar "trabajadores", al menos que actúen como tales, al menos que ejerciten su derecho de huelga (que nadie les discute) de un modo tal de no perjudicar a sus iguales.
¿Desde cuándo está mal plantear que una metodología - que es una porquería dañina - está, precisamente, mal?. ¿Desde cuándo está bien toda esa eterna perorata de que el docente es "especial" a la hora del laburo?. ¿Es más "duro" ser maestra de críos que albañil?, que carpintero?, todos los laburos son de oficinistas o mercantiles que, por supuesto, le van a admitir gustosos que su laburo na vale nada, ¡pá sacrificáo el máistro, che!.
Si "la gente" se pudre de los paros en particular y los docentes en general "por algo será" (por favor, no se prive de aclarar la naturaleza videlista y violadora de los derechos humanos y proto fascista de la frasecita, que eso somos quienes no congeniamos con su prejuicio acerca de los santos docentes, e inocentes, claro).
Estaría bueno que explicaran, alguna vez, si a las montañas de plata puestas en la educación, la contribución del citado gremio se correspondió a eso o, como parece suceder, siguen firmes en el descalabro noventista.
Que a usted le guste sacarle el culo a la jeringa, es una cosa; ahora, pretender que se lo felicite o que nos olvidemos que docencia - y muy especialmente la docencia pública - implica más responsabilidades que exigencias (¿qué son unos puntos de diferencia en paritarias respecto a la nula voluntad de priorizar su laburo y las necesidades - acciantes - de todo ese pendejerío que necesita mucha más y mejor educación?
Y con scioli de coartada.... debiera darles vergüenza (especialmente siendo gentes taaaaan virtuosas).
El próximo post, hágalo para demostrar que el ladrillazo a la ministra, lo hizo la Cámpora. Antes que lo haga el edu feinmann, vió?

Adriana dijo...

Estoy de acuerdo con Oscar y en lo que dice sobre la política educativa de este gobierno que dejará, además, una serie de normativas que superan ampliamente la realidad cotidiana de las escuelas pero que siendo el norte al cual se apunta son muy auspiciosas. No sé si me atrevería a afirmar que los docentes somos la garantía del Nunca Más, no sé si exista tal cosa, pero en lo demás acuerdo. Y agregaría que al menos para los profesores, que debemos desplazarnos de un colegio a otro, también ha sido de alto impacto la baja de subsidios al transporte público.

A Hernán quería contestarle: en capital se arregló por un aumento del 32% (creo), y en provincia la oferta es del 30.9 para los maestros de grado que recién comienzan pero del 22% para el 80% de los docentes. Y a eso hay que sumarle que el año pasado también el aumento fue mayor en CABA. No sé cómo es el caso de los maestros de grado pero en el mío, que soy profesora, cobro en CABA alrededor de un 30% más por hora cátedra, sin contar con que allá la hora cátedra es de 40 minutos y en la PBA de una hora. (Esto tiene como resultado que un profesor pueda tener en un turno hasta 8 h/c en capital, cuando en la PBA como máximo serían 5. La brecha que se abre es muy grande.

Hernan Dardes dijo...

Adriana, el acuerdo en Capital es similar al que se rechaza en Provincia. Por allí anda UDA explicando muy bien la manera en que se desvirtua la escala salarial con lo firmado. En el caso de mi mujer (también profesora) con más de 34 hs el primer aumento es alrededor del 16% (no inmediato) y se llega al 22% total dentro de casi un año.

profemarcos dijo...

Lic Baleno.
El sindicato SADOP está adherido a la CGT. La "oficial", la de Antonio Caló.

SADOP reclama un 61% de aumento.
"La Jefa" dijo públicamente que iba a llamar a Caló por el paro de los sindicatos docentes de la CGT.

Luego de esa llamada SADOP se bajó del paro. ¿les habrán hecho una oferta que no pudieron rechazar?

profemarcos dijo...

Marcos Fontela

¿Estamos tan seguros que el docente se pela más el traste que un empleado de un call center?

Bueno, hay gente que odia a los de los call center, cuando te llaman a cualquier hora o te quieren "enroscar la vívora", pero no creo que vayan a insultarlos o agredirlos "porque no me aprobó al nene"

profemarcos dijo...

ram

¿Es más "duro" ser maestra de críos que albañil?, que carpintero?, todos los laburos son de oficinistas o mercantiles que, por supuesto, le van a admitir gustosos que su laburo na vale nada, ¡pá sacrificáo el máistro, che!.

Sería bueno que volvieras a la escuela, no a estudiar, no me malentiendas, sino a ver la realidad. Hace 30 años era diferente.

ram dijo...

Mire, don marcos, los que tienen que volver a la escuela son los esos huelguistas, que es su obligación a hacer aquello a lo que están obligados, a esa "clientela cautiva" que no tiene los medios para putearlos en silencio y pagar la privada. Esa linda canaleta por la que se van fondos que mejor estarían en la pública pero, mire la casualidad, ese traslado de fondos suele explicarse - y con razón - por los simpáticos paros.
Hace 30 años los docentes estarían probablemente peor (¿hay que "ir" a la escuela para verificarlo?, le preguntamos a las paredes?, o alcanza con una mirada menos religiosa de asuntos como el actual?).
Hace 40 años, 30, 20 y 10 las escuelas ni siquiera le hacían falta al "mercado", los docentes, menos, ¿me va a decir que la situación ahora es igual que aquella?, no puede, como tampoco puede argumentar que en cada reclamo docente habido y por haber, importa la guita que reclaman y chau.... como scioli les ofrece menos, listo, paro por tiempo indeterminado y el resto que se joda.
¿Se jode scioli?, no, a lo sumo le estorban, cada día de paro "indeterminado" aumenta el embole con los docentes, con la actitud docente de "negociar" perjudicando a mansalva a los mocosos y sus faniliares que los necesitan laburando pero los cagan... ¿usted cree que scioli termina su "carrera" así?, no, ni de casualidad, ¿cuánto cree que falta para que el muchachito sea una "victima de la angurria docente"?, ya no hay más docentes de Historia?, una lástima, capaz que podría explicarles algo sobre las luchas con ADN trosko.... si ganan, es a lo Pirro y si pierden.... ahí tiene el "cuanto peor, mejor" en todo su esplendor.
De todos modos, interesante eso de volver a la escuela, era todo un fastidio éso de que siempre me mandaban a cortarme el pelo, justo ahora que la naturaleza me lo corta de prepo, baradel es docente, ¿Será paradoja o parajoda?

Oscar Cuervo dijo...

Notable como un oficialismo cerrado y acritico deviene en puro y simple macartismo que le niega a un sector de los trabajadores el derecho a defender sus intereses y pretende reducirlos a servidumbre sujetos al mal humor de "la gente". Todo en nombre de la justicia social, el peronismo y la década ganada. Soy un kirchnerista muy entusiasta, pero discursos como el de ram, concentrado del conservadurismo pequeñoburgues mas obtuso, me hace temer por el futuro del proyecto. Ojala aparezca una nueva camada de kirchneristas dispuestos a seguir adelante con la justicia social, un poco mas coherentes con la historia del proyecto.

Daniel dijo...

Como dije estar en una instancia reflexiva no debería comentar, pero hoy leo en el blog UDN (uno de nosotros) lo siguiente:

17- Sepan todos los docentes que si la policía pidió el año pasado con los mismos métodos que hoy los docentes, mañana pueden ser los judiciales, pasado los médicos, luego los bomberos, también cualquier trabajador de cualquier central obrera.

¿Con los mismos métodos?

He criticado básicamente Método en esta huelga docente, pero habiendo sentido contradicciones en esta crítica me puse a reflexionar en serio.
Pero resulta ahora que buscando espacios donde alimentar esa reflexión me encuentro con esta frase que sintetiza el mayor de los ataques que se le puedan hacer a los docentes.

Parangonar su método con el de aquellos que armas en mano liberaron zonas para el saqueo y la ejercitación de la violencia produciendo un marco oscuramente salvaje para satisfacer su propósito es de una torpeza sin límites
.
Y con un gobernador que protestó por esa extorsión y ahora lo niega. Y que les dio todo pretendiendo desconocer que así habría de ser él mismo quien correría peligrosamente los límites.

Mejor me vuelvo al silencio porque todo esto ya es muy triste.

El autor de ese blog propone asimismo que los docentes den clase en la calle en las escuelas públicas.
Demasiado disparate.
Demasiada tentación para caer en la torpeza todo esto.

Luego, este párrafo:

20- En los barrios de los acostados (de los pobres, papá), muchas madres no están yendo a laburar (limpian casas, sacan la basura) porque sus hijos están en sus casas.
Estas madres, madres compañeras, madres laburadoras, quieren ir a las escuelas a hacer una marcha para que empiecen.
Sí, ya sé, la escuela no es una guardería.
Pero estamos hablando con el corazón, no me contesten con el bolsillo del pantalón moral.
Por favor.

?
Se trata de adonde básicamente apunté cuando empecé a hablar del tema. Eso provocó tus críticas airadas, Oscar. No las vi sin embargo en tu comentario en ese blog.

Yo ya hasta me retiré de esa crítica. Recuerdo cuando el desborde del Río Reconquista en los '60 y la inundación de los barrios carenciados a consecuencia de ello, hizo que las escuelas cesaran por tres meses sus actividades para dar refugio a la gente.
Tres largos meses.
Y la vida nuestra, la de los alumnos, siguió igual. Recuperamos. Nada grave al lado de semejante tragedia.

Quiero decir; reflexionar no es callarse. Uno reconsidera los parámetros en que se movió y escucha con otros oídos.
Y va sopesando las cosas distinto.
Pero encuentra que hay demasiado recicle de contenidos. Insistiendo cada día con lo mismo como si al décimo día fuera saludable volver sobre lo dicho en el primero.
Mucha obcecación, poco debate ya.

Ayer 6, 7, 8 reflexionó. Salió de su posición de condena frontal a los docentes en ese intento vulgar de mantenerse alineado a Scioli como si el kirchnerismo fuera un compacto de cotillón, con toda figura que se dice tal vestida para la ocasión.

Hay algo de tristeza en este tiempo, de más. Como pareciera hoy que había alegría de más en el 2011.
No fue de más entonces, solo que algunos fingieron tenerla y hoy nos muestran una cara insospechada.
Los que seguimos siempre del mismo lado, los que parece que tenemos un centro de gravedad propio y no nos volteamos con cualquier viento para un lado u otro como si tal cosa, por favor, llamémonos desde el mejor lugar y procuremos entender que si perdemos la unidad nos harán pelota.
Reconozcámonos desde allí soslayando un poco las diferencias.
No las ahondemos tanto para que los contra se hagan un picnic con nosotros.

Muchos de nosotros tenemos ya unos cuantos años. Recordemos que ha sido muy duro ya haber sido hecho pelotas por tantísimos años.

Oscar Cuervo dijo...

Daniel:
destaco tu predisposición al diálogo. En eso veo una actitud más inteligente que la de otros kirchneristas que a propósito del conflicto docente se fueron al pasto. Con irse al pasto me refiero a que reprodujeron mecanismos discursivos que siempre les criticamos al cacerolismo, eso de hablar de la "gente" para esgrimir todos los lugares comunes del cualunquismo operado por los medios de la derecha. "La gente contra los delincuentes", "la gente los quiere matar", "la gente dice que los k son unos chorros", "la gente quiere mano dura", "la gente está harta de los maestros". En esa forma de hablar, no importa que te pomgas del lado de los caceroleros, del ing. Blumberg o de estos nuevos kirchneristas anti-maestros, hay una misma política. El ciudadano del sentido común no existe, quien pretende encarnar esa posición generalmente erige una fortaleza de prejuicios reaccionarios. Fijate que yo digo que los maestros son parte fundamental de la base social K y estos obtusos ni siquiera entienden esa simple frase. A pesar de que repetí el concepto varias veces: el kirchnerismo necesita del sector docente para realizar su proyecto de inclusión social, desarrollo del conocimiento y autonomía científica. ¿Vos pensás que se pueden implementar los planes sociales, la utopía del desarrollo tecnológico, el avance científico que siempre propone la presidenta, que se puede hacer todo eso prescindiendo de los maestros? Pero este kirchnerismo obtuso cree que defiende al modelo tratando a los maestros que están peleando por un sueldo de más de 4600 pesos como si estuvieran peleando contra la corporación judicial o la oligarquía terrateniente. Mientras la oligarquía y la "familia" judicial son dos escollos para la profundización del modelo, los maestros son un sector imprescindible para lo que el kirchnerismo quiere implementar. Eso es lo que significa que los docentes son parte de la base social de este modelo, aunque no voten K. Porque el modelo K necesita más a los maestros -incluso a los que no nos votan- que a los adulones -aunque digan a todo que sí. (Sigo)

Oscar Cuervo dijo...

La comparación que hace Hank Soriano con la sedición policial de fin de año pasado es una barbaridad, es insostenible. Es obvio que no la comparto porque es exactamente lo contrario de lo que pienso. Pero no olvides que en el primer post que publiqué sobre este tema, hace una semana, yo citaba a Hank para dos cosas: para estar de acuerdo en que el paro por tiempo indeterminado es una medida errónea, y para decir que aunque estén equivocados, los docentes son nuestro compañeros. Ahí yo rechazaba el dilema que planteaba Hank entre Scioli y Baradel. Con Hank me peleé miles de veces, nos junta el kirchnerismo y discutimos siempre, a veces duramente. Esta vez me podría haber puteado con él, pero a pesar de que le escribí en su blog para expresar mi discrepancia, no se dio el caso, porque en ese mismo post reivindica el derecho de los maestros a protestar, como el de todos los trabajadores. Así que tiene una manera un poco extrema de expresarse pero hay un fondo de coincidencias. Eso no quiere decir que dentro de un par de días no podamos estar de nuevo discutiendo.

Yo no temo el debate entre los K, no tengo el fantasma de la disolución, me parece más peligroso la uniformidad, que salgamos todos en una defensa cerrada de cualquier cosa por las dudas. Creo que escuchar a los que nos tiran la bronca es algo que los kirchneristas no sabemos hacer bien. Una cosa es la firmeza y otra la rigidez. Y en el futuro, cuando Cristina ya no esté en la presidencia, ahí se va a ver la fortaleza del kirchnerismo para aprovechar el debate, para repensar las posiciones y no estar siempre en una actitud de defensa cerrada.
Saludos

Adriana dijo...

Con respecto a los privados y el paro: Los docentes de los colegios privados no hacen paro porque eso les puede significar perder sus cargos, pero también porque no lo necesitan, sabe que mientras los docentes estatales paren ellos recibirán exactamente el mismo aumento. Quisiera ver qué pasa si le sacan los subsidios a los colegios privados...
En el caso de Secundaria muchas veces los docentes tienen parte de su carga horaria en escuelas públicas y otra parte en privadas. El estado les garantiza estabilidad laboral y las privadas, trabajo en condiciones mucho más amenas (desde lo edilicio, el trato, la posibilidad de pedirle a los chicos materiales de trabajo -libros, carpeta, lapiceras, y esas cosas, etc.).
Tan sencillo como eso.

Oscar Cuervo dijo...

Que los privados no hagan paro es asunto de los gremios privados. ESo no es argumento para impedir que los otros gremios lo hagan. En todo caso se debería cuestionar al gremio de los privados por no hacerlo. Pero cada gremio tiene autonomía, hasta que algún genio se le ocurra una legislación que le quite los derechos laborales a los docentes.