miércoles, 21 de octubre de 2015

Yo este domingo a Scioli no lo voto


Hace pocos días les escribí a mis amigos, como pensando en voz alta:

"Scioli tiene que ganar ajustado. Porque va a tener que ganarse la legitimidad. Néstor la conquistó desde el primer día. Si Scioli gana por más del 45 %, va a creer que le dimos un cheque en blanco para que haga lo que se le ocurra. Cada vez que da pie a Urtubey, le desconfío un poco más. Que sepa que si sigue la línea Urtubey nos va a tener todo el tiempo midiéndole el aceite. Que no le tema a Cristina ni a la Cámpora. Que Scioli tema a los que vamos a votarlo".

El sábado pasado me enteré de la posible designación de Ricardo Casal como Ministro de Justicia de la Nación, en el caso de que Scioli llegue a la presidencia. Entonces escribí en mi diario:

"Scioli anticipó que Casal será su ministro de Justicia si llega al gobierno: ojo Dani porque por ahí todavía no te votamos".

Ricardo Casal ha sido Ministro de Justicia y Seguridad de la provincia de Buenos Aires gobernada por Scioli. Ocupó ese cargo hasta que en septiembre de 2013 el gobernador decidió desdoblar el ministerio creando la cartera de Seguridad y poniendo en ese cargo a Alejandro Granados, a quién ahora se menciona como posible ministro de Defensa de un eventual gobierno de Scioli.

Casal, en su rol de responsable de la seguridad y la justicia bonaerenses, recibió innumerables denuncias por lo que se consideran violaciones sistemáticas a los derechos humanos en las cárceles de la provincia. Su carrera empezó como agente del Servicio Penitenciario en los años de la última dictadura militar. En su gestión como ministro provincial,  le dio autonomía al Servicio Penitenciario Bonaerense para que manejara lo que pasa en las cárceles provinciales. En abril de 2012, durante una visita de la Comisión Provincial de la Memoria, el CELS y la Universidad de San Martín al Complejo Penitenciario del Conurbano Norte, se registró este pavoroso estado de cosas:

Los detenidos por delitos comunes padecen hoy la misma desatención que durante la dictadura militar conocieron los presos políticos. Enfermos con HIV-Sida, diabetes, trastornos psiquiátricos y/o neurológicos narraron que no reciben ningún medicamento si no se los alcanzan sus familiares. No hay médicos que recorran los pabellones ni que visiten la denominada sala de internación, donde ni siquiera hay un enfermero. Los alojados allí sólo pueden contar con la ayuda de otros detenidos. Un hombre de más de cincuenta años llevado allí porque una herida de bala se le infectó y le afectó los huesos, yacía en un camastro, con una bota de yeso y una ventana recortada en el lugar de la herida, sin cuidados ni información sobre su caso. En varias instancias de la inspección funcionarios del Servicio se acercaron con la intención de escuchar los diálogos, pero se les pidió que se alejaran para garantizar la confidencialidad. Luego los visitantes se dividieron en grupos de a tres, para escuchar a todos los detenidos en las celdas individuales y los buzones de castigo, de 2x2 metros. Los penitenciarios dijeron que los detenidos estaban en los buzones por propia decisión pero varios lo desmintieron. En esas conversaciones más reservadas muchos entrevistados señalaron la política de rotación constante de un penal a otro que se aplica para quebrar la voluntad de los internos menos resignados, lo cual les impide continuar sus estudios y afecta sus vínculos familiares. Uno dijo que en dos años recorrió veinte unidades distintas. El traslado es también el momento de mayor vulnerabilidad. “Nos tiran un gas irritante a los ojos en cuanto entramos al celular y comienzan a pegarnos”, explicó. Varios mostraron marcas de golpes o heridas punzantes en distintas partes del cuerpo. También dijeron que la peor humillación es la que padecen sus familias al visitarlos, con requisas intrusivas a sus esposas e hijos. Una versión que se repitió en muchos testimonios fue que el Servicio delegó esas requisas en un detenido por violación, lo cual los desespera. Una constante fue la precariedad y el abandono de las instalaciones, pese a que se trata de una de las unidades más nuevas del SPB. Los vidrios de todas las ventanas están rotos, por lo que el invierno es insoportable. Algunas tienen pasable luz natural, pero otras son sombrías como cuevas. Dentro de su calculada política de deshumanización, el Servicio no se preocupa por la iluminación artificial, que queda librada al ingenio de los propios internos. De las paredes por las que caminan cucarachas, cuelgan cables con lámparas desnudas y conexiones caseras, con cables pelados que se conectan en los tomacorrientes a falta de enchufes [completo acá].

Está situación ya era gravísima cuando sucedía en la provincia. Ahora su gravedad escala a límites inadmisibles si Casal pasa a manejar el Ministerio de Justicia de la Nación. Ya no se tratará de bolsones de ilegalidad para-estatal, sino de una probable política de estado.

Además recientemente se atribuyó a Casal la decisión política de abrir las cárceles bonaerenses para que Jorge Lanata hiciera desde allí una operación política contra el entonces precandidato a gobernador Aníbal Fernández (ver acá). Esa siniestra duda nunca se despejó, aunque no logró impedir el triunfo de Aníbal en las PASO.

Scioli anunció la designación de Casal en su posible presidencia. Estos anuncios los hace como recursos de su campaña electoral, para ir adelantando el perfil de su presunto gobierno. Conmigo surgió efecto. Me convenció de que esté domingo no vote la fórmula que integra con Zanini. Lo siento por Zanini. Está vez a Scioli no lo voto. Votaré la lista que presenta el FPV en CABA, encabezada por la candidatura a diputado de Axel Kicillof. Pero corto boleta y para el cargo de presidente voto en blanco. Si gana y en su desempeño desmiente mis sospechas, si estoy en esta decisión equivocado, podrá tener mi futuro apoyo.


Voté a Scioli cuando fue candidato a vicepresidente de Néstor en 2003. Y lo volví a votar en las últimas PASO. Pensaba (todavía lo pienso) que es el único candidato del FPV que podría vencer a Macri o Massa. Eso evidentemente señala una debilidad del proyecto político al que adhiero, del que me siento parte. Hace unos meses fui  muy crítico del precandidato Florencio Randazzo, por lo que consideré una campaña interna auto-destructiva y no propositiva. No cambié mi opinión sobre Randazzo. Creo que no estuvo a la altura del rol que pudo haber desempeñado. Tengo mis expectativas puestas en el nuevo rol que le va a tocar a Cristina después del 10 de diciembre.

Con respecto a Scioli, tengo las mismas dudas que muchos kirchneristas que lo votarán para ganarle a Macri en primera vuelta. En su excelente columna del domingo en el suplemento Cash de Página 12, Claudio Scaletta explica con claridad la notoria diferencia  entre los modelos económicos que proponen Scioli y Macri:

"Mientras llueven los cada vez menos convincentes ríos de tinta, Scioli se presenta en los ágapes empresarios sin ceder a los ya desesperados intentos de imposición de agenda. Más allá de los deslices de algún líbero, el mensaje del candidato no deja lugar para ambigüedades: no habrá megadevaluación, no deben esperarse shocks macroeconómicos, no habrá subordinación al poder financiero y no se cambiarán los alineamientos estratégicos de política internacional de la última década.
"Scioli logró hasta el prodigio de peronizar a un viejo economista de la city como Miguel Bein, quien, en un videorreportaje concedido esta semana al diario La Nación, explicó en detalle cómo los instrumentos tradicionales más sencillos para bajar rápidamente la inflación efectivamente podrían bajarla, pero al costo de una recesión espantosa que dejaría en el subsuelo el ingreso de los trabajadores. Cuando le preguntaron por el principal problema económico de la Argentina, no dudó un segundo. No contestó “la inflación”, “el tipo de cambio”, “el déficit fiscal”, ni ninguna de las zonceras de la ortodoxia, sino que retomando la tradición de los grandes macroeconomistas locales, señalo que el verdadero problema era la restricción externa. No se trata de una cuestión semántica o de matices en el diagnóstico. Si se piensa que los problemas son los que señala la ortodoxia, no hay otra salida que el ajuste. De la restricción externa, en cambio, se sale solamente con desarrollo; con la transformación de la estructura productiva. Las diferencias, entonces, no son de discurso, son de proyecto de país." [Completo acá]
Entiendo que lo que Scaletta da son buenas razones para votar a Scioli. Uno puede sopesar los motivos a favor y en contra de votarlo. Por un lado Urtubey y por el otro la palabra del propio Scioli asegurando que no va a endeudarse con el FMI. Por un lado la creación del Ministerio de Derechos Humanos y por el otro Casal. Pero en política el exacto término medio no existe, la suma cero tampoco. El anuncio del nombramiento de Casal es una señal dada por Scioli a algún sector, a una semana de las elecciones. Es su decisión. Yo percibo la señal y no lo voto. Es la mía.

Claro que esto a nadie más que a mí puede importarle.

35 comentarios:

julieta eme dijo...

apa! y ahora? :O

Oscar dijo...

Está muy bien, es tu decisión.Creí que lo más importante ahora era derrotar a Macri y Massa.Escuché a algunos, no se si es tu caso, que votaron a la Alianza, y ahora dan las mismas explicaciones.Muchos Randazzistas, que criticaste, y fueron tan puristas como vos.

Oscar Cuervo dijo...

No voté a la Alianza. No te doy explicaciones, escribo los pensamientos que me llevan a decidir no votar a Scioli este domingo. En términos generales nunca me preocupó ser "como" muchos randazzistas, o "como" muchos puristas o "como" los que fueran, si lo que hago lo considero justo.

marcelo ignacio dijo...

Yo no lo voté en las PASO; no era mi candidato.
Pero esta es una elección entre opciones: no es un plebiscito, no es una elección entre Scioli y el que yo considere el candidato ideal, no es entre el manco y la felicidad. Es entre Scioli y Macri. Si no gana Scioli, gana Macri; así de simple.
Yo puedo hacer algo para que no gane Macri, y lo voy a hacer. Me va a doler la mano cuando doble la boleta en esa parte, porque no confío un carajo en Scioli, pero la opción alternativa es el suicidio. Y yo no pienso suicidarme.

Realmente lamento que haya tanta gente dispuesta a votar al FPV y no a Scioli; o, mejor dicho, votar al FPV y permitir una posible victoria de Macri. No reparto culpas, pero lo considero un error grave. Votar a alguien que posiblemente nos traicione no es un error, si la opción es votar por (o no hacer nada para evitar el triunfo de) alguien que dice ser -y efectivamente es- "el candidato del mercado".

Igual no te convencí, ¿no?

Pero bueno, el primer derecho es el derecho a equivocarse. Si no te dejan equivocarte, si cuando te equivocás te corrigen y cambian tu decisión por lo que otro cree que es la decisión correcta, realmente no sos libre ni tenés derecho alguno.

Sólo espero que no haya muchos que tomen esa decisión que vos tomaste, porque de la posibilidad de que el país vuelva al infierno vamos a pasar a la certeza absoluta. Con Macri.

Ojalá estemos equivocados los dos, y nuestros miedos sean infundados. Saludos,
Marcelo, el gaucho

Jorge Talamonti dijo...

Hola Oscar!

Coincido,comparto,estoy de acuerdo con lo que decís........NO VOY A VOTAR A SCIOLI.
Mi candidato era Rossi,no Randazzo,menos Scioli.
Tambien tengo dudas con Anibal,aunque hace un rato escuché que lo ponía al exfiscal Hugo Cañon en el tema cárceles,y casi me convenció,casi..me quedan unos días todavía.
No soy un soldado,no creo que íntimamente Cristina quiera soldados.

Un saludo!!
Jorge

Henry Planell Electronica dijo...

Seré curioso, a quien vas a votar? a Macri? me da la sensación de que estas perdiendo objetividad, antes de plantear el "NO VOTO A SCIOLI" deberías, al menos,plantearte a quien vas a votar y por que, ningún candidato es 100% de nuestro agrado, pero si analizas uno por uno los demás candidatos advertirás tu error.

Marcelo D. Foti dijo...

Hola Oscar, yo voy a hacer lo mismo que Ud. Corto boleta y no voto presidente y vice, solo de diputados para abajo, vivo en CaBA.

Slds

Marcelo Foti

Carlos G. dijo...

Tu opinión le interesa, además, a muchos (supongo) que visitan este blog porque respetan tus puntos de vista.
Obviamente que cada uno deberá tomar su propia decisión.
Nunca me gustó el "estilo Scioli" y tampoco creo en su reciente kirhnerización.
A pesar de que Randazzo tampoco era ninguna panacea, se entiende quizás, ahora, que hubieramos muchos que nos desencantamos con la elección del dedo de Cristina.
Si gana Scioli, espero que el entorno kirchnerista pueda tener la influencia indispensable para no perder la ruta iniciada en 2003.
Es comprensible tu posición, aunque es obvio que llevada a un extremo significaría el triunfo de Macri, lo que me resultaría absolutamente intolerable.
Scioli es una moneda girando en el aire, la presencia de Zanini y de legisladores, gobernadores, e intendentes vinculados al gobierno de Néstor y de Cristina me ayudan a creer que hay algunas posibilidades de ejercer algún control de daños.
Macri, en cambio, representa la total certeza de la destrucción de lo alcanzado en estos 12 años.

facinlaburo dijo...

Te cito:
"Por un lado Urtubey y por el otro la palabra del propio Scioli asegurando que no va a endeudarse con el FMI. Por un lado la creación del Ministerio de Derechos Humanos y por el otro Casal."

Eso me recordó algo: En el debate por el memorandum con Irán, Pinedo le reclamó a Timerman por unos dichos del vocero del Canciller iraní. Timerman respondió que el Canciller había dicho lo contrario y le preguntó si él (Pinedo) le creía más al Canciller o a su vocero.

Martín Visuara dijo...

Oscar, no coincido con vos en tu opción, si lo hago con tu crítica.El panorama que se nos presentaba en su momento, parecer ser que siempre ha sido así con el peronismo, era la táctica y la estrategia.
Cuando en el 73, la orden era Perón-Perón sabíamos a lo que nos íbamos a enfrentar. Había que discutirla en asambleas y sostenerla. Pero era Perón y no había más vueltas. A pesar del cabo lopecito, de Isabel, de Osinde, de Julio Yessi y toda la lacra que venía en el mismo paquete.
Comparto con vos, el tema de los nombres e historias de varios de estos jetones que acompañan a este "heredero". También que esto permite vislumbrar el período de paz que habremos de vivir. Será breve.
Pero la opción nunca fue para el peronismo los alternativismos. Pero es lógico pensar con la dinámica de estas últimas décadas. Las traiciones y engaños acumulados hicieron su trabajo. Pero creo que la correlación de fuerzas, está de nuestra parte o por lo menos, como lo he leído en repetidas veces en tu blog, enfrente sigue estando el peronismo y esto no es poco, sino nuevo.
Respeto tu opinión y me parece que debemos ser claros con los tiempos que vienen.
Oscar, no te hago ninguna crítica. Cada uno elige su camino, define su forma de acompañar al pueblo en su táctica y en su estrategia. No hay, nunca lo hubo, una forma especial de hacerlo.
Tal vez ahora podamos comprender la idea política de Walsh cuando hablaba del repliegue. A lo mejor este es el momento, de replegarnos, seguir trabajando en una idea y esperar.
Admiro tu valentía por esta definición. Pero nos volveremos a encontrar detrás de un proyecto popular, encabezado por la jefa de este movimiento.
No te quepan dudas.
Un fuerte abrazo
Martín Visuara

Marta dijo...

Y dele, sigamos siendo funcionales al enemigo por un "principio"
Esto es politica !!!!!!!!!!!! o usted cree en la pureza.

claudia dijo...

Qué cosa compañero: de todos los caminos disponibles no está eligiendo el mejor. Entiendo que es un voto respetable que garantiza la tranquilidad de conciencia y la coherencia ideológica. De alguien que, me parece, tiene el trabajo, el techo, la comida y la educación de su familia asegurados por unos recursos que no dependen de quién sea el próximo presidente. Lo llamo a la reflexión: aunque lo mejor disponible no sea lo óptimo, es mucha la diferencia que hace respecto a las otras alternativas para las personas menos afortunadas que Usted. Los humildes que no cuentan con tantas herramientas para ser tomados en cuenta por el sistema capitalista. Más remedios, leche, escuelas, paritarias y jubilaciones les va a dar Scioli que Macri, de eso estoy segura!

Politico Aficionado dijo...

No me queda muy claro que van a hacer los abstencionistas en el caso de que haya ballotage.

¡No se puede dudar cuando la Patria está en peligro y se plantea una batalla decisiva!

Yo voto la lista completa del FPV.

Oscar Cuervo dijo...

Gracias a todos por los comentarios.

Henry: ¿Leiste el post? Ahí digo a quién voy a votar.

Político Aficionado: se puede dudar siempre, es una condición irrenunciable del pensamiento, sobre todo cuando la patria está en peligro. Lo que no está demostrado es que Scioli sea la patria.

Fernando Trucco dijo...

te parece oscar, no es muy arriesgado?. apretar los dientes, hacer de boludo y seguir aguantando esta mayoria q cuesta sostener. ni uno menos

julieta eme dijo...

me parece loable que cambies tu voto motivado por una preocupación hacia la situación de los presos, ya que los presos son personas de las cuales la sociedad se desentiende. y ni siquiera pueden votar (los condenados) para expresar sus propios intereses, así que si la sociedad no se preocupa por su situación, realmente nadie lo hará. de todos modos, lo que no entiendo es por qué ahora, ya que ese informe que mencionás en el post es de 2012... no lo digo para chicanearte, lo digo para tratar de entender y seguir pensando... besos.

Sebastián dijo...

Andá a cagar flaco. Votalo a Macri entonces y dejate de hablar tanta idiotez.

Jorge Talamonti dijo...

Voy a votar en blanco para Presi y Vice,y en blanco para Gobernador.(duda)
Pongo en el sobre el resto de la lista.

Si tiene que ganar Macri,que gane,y ya veremos...
Votar a Scioli es como votar a Menemmm......(-si decía lo que pienso no me votaba nadie!!:-)

Saludos a todos !

Comandante Cansado dijo...

Uh. ¿Pero no es jugar con fuego? ¿No te da miedo de que haya ballotage y pierda?

Eduardo Colores dijo...

Respeto tus argumentos, respeto la decisión, comparto algunos argumentos pero no comparto para nada la decisión... Dejar con vida (aunque sea un mes más) a un traidor a la patria y a todo lo que él representa, dejar con vida a los medios hegemónicos, a la oposición y a todos los intereses que andan rondando me parece peligroso... Permitirles festejar el domingo a la noche con un 27-28% es darles algo que, no solo no merecen, sino también es un mal síntoma para todos los que queremos bien lejos a los 90´...
Despues nos terminamos quejando de la izquierda que no acompañó ninguno de los logros y le vamos a hacer el juego a la derecha para que se ilusione y nos tire con toda su artilleria un mes más para ver si pueden pescar algo que sería muy peligroso para todo el pueblo argentino??? Creo que tenemos que darles el último empujoncito (al menos en este intento de la derecha rancia de querer volver...) y tratar de seguir construyendo poder desde los lugares que se pueda y, hasta en el peor de los casos, combatir al sciolismo si hiciese falta en algún momento...
Saludos y el domingo FPV boleta entera

Daniel Alejandro dijo...

La influencia que puede tener tu posición de no votar por Scioli va ser la misma que tuvo tu predica por el voto en blanco en la segunda vuelta de la CABA, NULA.

Dr. Carlos A. Medina dijo...

Para mí es suficiente razón para votar a Scioli_Zannini.

https://abelfer.wordpress.com/2015/10/21/el-kirchnerismo-hace-campana-por-scioli/

Dr. Carlos A. Medina dijo...

Quizá después del Luna cambies de idea, Cuervo. Igual respeto tu posición, pero hay otras que también me importan.
https://abelfer.wordpress.com/2015/10/21/el-kirchnerismo-hace-campana-por-scioli/

x dijo...

Todas las opiniones son respetables. Ahora, no todas tienen el mismo peso mediático por decirlo de alguna forma. Y ello conlleva una responsabilidad al comunicador. Por eso lo bueno de que Oscar fundamente su personalísima decisión. Lo importante es poder argumentar nuestras decisiones.
Ahora, creo que para quienes nos interesa la Política como herramienta de transformación de la realidad, el voto en blanco es justamente ir en contra de ella, votar en blanco en mi caso no es una opción para nada. Si yo me pusiera purista no voto a nadie, a nadie salvo al Che, Fidel o Chávez. Y como es evidente, eso es imposible. No existe el candidato ideal ni el Partido perfecto. Lo ideal es enemigo de lo práctico. A mi no me simpatiza Scioli, pero votaré al FPV completo, pues es mucho más que él. Creo que es un grosero error tomar una parte por el todo.

Y algo que creo que suma al desconcierto es la enorme estatura política de CFK, ya que no había un sólo pre-candidato propio o ajeno que se le arrime siquiera a su extraordinaria condición política. Eso no es un detalle.

Tengo cien razones para no votar por Scioli. Pero muchas más razones tengo para votar por el FPV completo. Y tengo mil razones para no votar por macri o massa.
A quienes opten por votar en blanco o por otros candidatos, los llamo a reflexionar sobre lo que acabo de escribir, sin ánimos de polémicas. Sino de una reflexión sincera y constructiva. A no caer en sectarismos, ni fanatismos. Tampoco en la falta de crítica hacia adentro. Y a seguir creyendo en la Política como herramienta de transformación, a pesar de todo y de todos.
Saludos,
Pedro.

Eduardo Rioli dijo...

Respeto los argumentos y las decisiones, comparto algunos argumentos pero no comparto para nada la decision de no votar a Scioli, A los puristas les pregunto si van a dejar que el 25-28% mas gorila del pais festeje el domingo con globitos porque llegan a 2da vuelta? Ademas de envalentonarlos para seguir tirando mierda un mes mas y creando operetas baratas contra todo lo que rodea a Cristina (no a Scioli)... a muchos hay cosas quenos hacen algun ruido pero si podemos enterrar a la oposición este domingo, hay que hacerlo sin darle unasegunda chance.
Saludos

Nicolas dijo...

Casal y Urtubey no son sorpresas. Scioli SIEMPRE fue de derecha. Nos quieren hacer tragar el sapo a toda costa, pero las señales son cada vez más claras, porque el establishment así lo requiere. Scioli es un hombre de la derecha y del empresariado, y quienes lo voten, serán cómplices del neoliberalismo. ¿Después dirán que Scioli es un traidor? Estamos todos avisados…
Votar a Scioli para que la derecha no gane es una pavada universal, al igual que lo de “ser funcional a”, “voto útil” y demás cuasi argumentos. El que los crea, o no quiere ver la realidad, o está desinformado. Con Scioli, igual que con Macri y Massa, GANA LA DERECHA, ganan las corporaciones y gana el capital. El supuesto “control” que ejercerían Zannini, CFK o la Cámpora se acaba cuando Scioli gane. Scioli no se arrodilló cuando era gobernador y CFK presidenta, ¿lo va a hacer cuando el presidente sea él? ¿Acaso no comprenden la lógica vertical del peronismo?
Lo que narra Oscar, desde mi humilde postura, está claro hace rato. Me refiero a la derechización del kirchnerismo, que empezó a fines de 2011. Yo me fui del kirchnerismo cuando me di cuenta que las banderas que yo sostenía, eran humo, y que desde arriba se llenaban la boca de una democratización que, en el llano, brillaba por su ausencia. Mientras, la dirigencia chanta llamaba a cerrar filas, y crecían los indicios de mafia y corrupción. Le discutí hasta el cansancio a compañeros kirchneristas, de base, para que nos vayamos todos a la izquierda, donde están las banderas por las que luchamos (y por las cuales en su momento defendimos al gobierno). Algunos me entendieron, otros no me hablaron más.
Celebro tu honestidad Oscar, si me meto a tu blog a discutirte, es porque creo que vale la pena hacerlo. Para mí, desde la izquierda, sos una referencia de un sector del kirchnerismo con el cual me identifiqué, y desde el cual milité, durante varios años; y no hay muchos kirchneristas que se presten a la discusión y la autocrítica. No te voy a pedir que votes a la izquierda, solo les digo a los que se identifican con el progresismo, que dejen el prejuicio y vengan a la izquierda, los esperamos con los brazos abiertos. Para discutir, militar, y apostar por una nueva dirigencia, clasista, honesta y no multimillonaria, con gente que no busca enriquecerse, con un nuevo papel de las bases, para acabar con el sindicalismo corrupto y los gobernadores asesinos y feudales, sin trepadorismo burocrático, sin mafia, sin corrupción, por una sociedad sin opresión, donde gobiernen los trabajadores.
Salud.

Eduardo Silveyra dijo...

Creo que es un error no votar a Scioli, porque en realidad dejamos devotar la integralidad de un proyecto y si bien en algunas cosas no vamos a ser coincidentes lo que importa es seguir el avanzando en aquello que hay que profundizar y que justamente tienen que ver con las tres T planteadas por el papa Francisco, Tierra, Techo y Trabajo.

Adriana dijo...

Yo creo que todas las cosas que dijiste en tiempos del affaire de Randazzo y el enojo de los randazzistas heridos, están en pie.
Scioli no me termina de gustar y probablemente no lo haga nunca. Lo de Granados y CAsal es tremendo.
Pero la elección es eso o retroceder. Granados/ CAsal vs. Ucep/Fino Palacios.
Me parece que no hay lugar para el voto exquisito, menos con los números tan justos. Pero bueno, es mi opinión.

Oscar Cuervo dijo...

A mí no me preocupa en lo más mínimo el enojo de los randazzistas, sciolistas, espinosistas, julianistas, moyanistas, vatayones, peronistas de la 2a, 3a o 4a. Si buscara el aplauso de alguien sería bailarina de flamenco.

Martín Espinosa dijo...


Post escrito con argumentos sólidos y honestidad intelectual, algo que hoy escasea bastante.
En mi caso todavía no me decido, si voto a Scioli será "desgarrado" como dice Horacio González, sabiendo que será un gobierno de derecha, moderada y contenida por el kirchnerismo en el mejor de los escenarios posibles. Pero al menos será una derecha con gobernabilidad, cosa que no tendrá la derecha macrista.
Por otro lado pienso, ¿por qué me tengo que hacer cargo con mi voto de que la amplia mayoría de la ciudadanía prefiera una opción de derecha así sea Scioli, Macri o Massa? Ahí es cuando dudo de cortar boleta y que sea lo que sea.
Y otra cosa: aunque roce lo trágico, a lo mejor en este escenario un eventual gobierno de Macri, es lo mejor que le puede pasar al Kirchnerismo a futuro. Permitiría construir a largo plazo, desde el llano y sin oportunistas que sólo busquen cargos, una opción nacional y popular con candidatos jóvenes y ¡coherentes! formados durante esta última década. Además de que muchos que hoy votan amarillo se terminarían de dar cuenta de qué es en verdad el PRO detrás de esos eslóganes huecos hechos de marketing y autoayuda berreta.


Carlos Mena dijo...

No sé si el aplauso, pero al menos la atención...No comparto tu decisión, mi tuit relacionado es irónico.

Oscar Cuervo dijo...

Carlos Mena: La otra no espera nada de vos. Si venís, te recibe; si te vas, te deja ir.

julieta eme dijo...

creo que voy a seguirte. sobre todo luego de enterarme de lo de negre de alonso...

Lukas dijo...

Scioli es la derecha moderada, siempre me dio desconfianza. Los últimos anuncios de gabinete me lo confirmaron. Cortaré boleta seguro. No votaré en blanco. Si vamos a Ballotage, veré que me dice el oráculo.Sin estar en el mañana, ya sufro de melancolía...

Henry Planell Electronica dijo...

Y? ahora te das cuenta de como son las cosas? realmente crees que Scioli habría sido peor que esto?.... ahora, agua y ajo.