jueves, 5 de julio de 2018

Lecturas salvajes, vol. III. Vonnegut, el spoiler

La otra.-radio, segunda parte, para descargar ac√°



por Naza Brain y Rodrigo Videtta

En la segunda parte del programa del domingo pasado nos inmiscuimos en el universo Vonnegut (anticipo ac√°, primera parte del programa ac√°), donde la tragedia es resistida activamente con humor y dilemas √©ticos, sin perder de vista el lugar de la escritura. All√≠ donde el autor es consecuente con su oficio de escritor, es como un p√°jaro enjaulado puesto al fondo de un t√ļnel por un grupo de mineros. Cuando el ox√≠geno empieza a escasear, es el primero en avisar al resto con su canto, para luego esperar el final.

Madre Noche es libro paradigm√°tico en la obra de Kurt Vonnegut. En esta novela nos detuvimos especialmente durante La otra del domingo.


Madre Noche nos interpela desde el comienzo. Deslig√°ndose de la cronolog√≠a de los sucesos, el narrador nos cuenta la vida de Howard W. Campbell Jr. empezando por el final.  Howard es un escritor norteamericano que al mudarse a Alemania se encuentra con la inminente explosi√≥n de la segunda guerra mundial. All√≠ se convierte en locutor de radio y escritor aliado al nazismo; trabaja para el ministro de propaganda Goebbels y su esposa es una hermosa actriz, Helga. Juntos forman "su naci√≥n de dos", eso que el cre√≠a verdaderamente importante, el motivo que lo sujetaba a Alemania.

Detr√°s de esta primera apariencia, incluso en el mismo espacio radial, Howard es otro. Por encargo de un grupo de agentes estadounidenses, cumple su rol como emisor de mensajes cifrados cuyo significado √©l mismo desconoce, mensajes destinados a otros agentes americanos que operan en Alemania. Howard intercala voces, acentos y silencios que esconden un mensaje para estos agentes, mientras el resto de su audiencia escucha simplemente un programa de radio. Howard es doble agente y su programa son dos programas a la vez, depende de qui√©n lo escuche. ¿Cu√°l es su verdadero lugar de pertenencia? ¿A qui√©n sirve? Por un lado, a Alemania. Por otro, ligado al primero aunque no equivalente, vive en su naci√≥n de dos junto a Helga. Y por otro, a los Estados Unidos, su pais de origen, al que secretamente ayuda sin √©l saber con precisi√≥n lo que transmite.´Howard es dos o bien tres.

Al terminar la guerra, es tomado como prisionero y juzgado. Ya sin Helga, su alma gemela, la vida en Alemania pierde todo sentido para él. Pero los norteamericanos lo rescatan. Vuelve a empezar en Greenwich Village, en las afueras de Nueva York.

Cuando el lector ya consideraba esta historia dotada de la cualidad del v√©rtigo y lo variopinto, alcanzada cierta calma, una partida de ajedrez a manos de un vecino, agente ruso encubierto √©l, conducen al protagonista y al lector al lugar donde termina, o empieza, la gran historia. Es capturado por Israel y vuelto a procesar. ¿Qui√©n ha sido Howard W. Campbell Jr., m√°s all√° de toda apariencia? ¿O solo ha sido apariencias? De esta forma, aportando caos a una posible historia lineal, aparece una voz prologadora, entre narrativa y autoral:

“Esta es la √ļnica novela m√≠a cuya moraleja conozco. No creo que sea una moraleja espectacular, es s√≥lo que s√© cual es: Somos lo que fingimos ser, as√≠ que debemos tener cuidado con lo que fingimos ser”.

Más allá de las moralejas, en cierto disloque de las formas de exposición de sus historias, la literatura de Vonnegut nos invita a encontrar otros sentidos.



En el programa del domingo tambi√©n anticipamos el ciclo de cine y pensamiento que organiza La otra a partir de este s√°bado a las 19:30 en Ayacucho 483, con la proyecci√≥n de Fulboy (Mart√≠n Farina). La m√ļsica que son√≥ fue el anticipo del nuevo disco del Indio Solari ("Stranger Danger, siniestro ladr√≥n/ ladr√≥n de todo el globo, ese sos vos/ predicador itinerante, est√°s aqu√≠/ te recibimos con honores de virrey/ divertido sos/ como un toque de queda sos/ todo lo valioso vos te llev√°s/ mis enemigos me van a asustar/ cuando comiencen a tener raz√≥n..."), Gabo y Serio Ch ("La estaci√≥n") y Prince, cuyo disco a√ļn in√©dito, Piano & A Microphone 1983, tiene un anticipo extraordinario en el feeling de un blues titulado"Mary don't you weep". Todo esto ac√°.


No hay comentarios: