Foto: Nadia Albarracin


viernes, 10 de octubre de 2014

El gobierno frenó la corrida cambiaria después del despido de Fabrega del BCRA

Otro fracaso de los desestabilizadores


Los tipos de cambio terminaron la semana con una fuerte caída.

El contado con liquidación bajó $ 1,71 en cinco días, para terminar a $ 13,29.

El dólar bolsa bajó 90 centavos a $ 13,18.

La baja del tipo de cambio implícito fue decisiva. Ante la restricción de operarlo entre los bonos, se transaron solo a través de acciones locales y sus correlativas en Wall Street. El Gobierno les pidió a las sociedades de bolsa que limiten su operatoria a los papeles de las compañías. Las sociedades cumplieron el pedido. Las inspecciones dispuestas por el gobierno a las agencias de cambio y el control sobre las cuevas sirvieron para que los inversores prefieran mantenerse alejados del radar.

Hoy el dólar fuga bajó 17 centavos hasta quedar en $ 13,29 y el MEP (Medio Electrónico de Pago, regulado por las normas del Central) bajó 10 centavos a $ 13,18.

El dólar blue disminuyó 35 centavos desde el viernes pasado. Desde el 30 de septiembre, el día en que la corrida hacia el blue alcanzó su pico más alto, el dólar ilegal bajó 77 centavos.

Parece que Fábrega no estaba haciendo las cosas bien y el poder financiero, en consonancia con el lobby devaluador, intentaron provocar una desestabilización que el gobierno supo controlar.

El gobierno democrático sabe ejercer el poder político y viene desbaratando todas las maniobras desestabilizadoras, contra todos lo que hacen de las agorerías profesión de fe. Una excepción en la historia argentina contemporánea.

1 comentario:

Carlos G. dijo...

No importa.
Ya falta poco.
Cuando Sanz o Binner o Macri o Massa lleguen a la presidencia, derogarán todas las leyes y medidas antidemocráticas y persecutorias de las libertades individuales que este gobierno corrupto ha instrumentado.
Y arreglaremos con los buitres (perdón quise decir holdouts) en 15 minutos.
Y entonces podremos volver a fugar dinero libremente.
Como corresponde.