Cadete



miércoles, 8 de octubre de 2014

Volvió el mejor

Funknroll


No deben quedar muchos para quienes sea un secreto que Prince es un crack de la música popular contemporánea, uno de los mejores de todos los tiempos, un artista que sintetiza las mejores tradiciones de la música negra: el blues, el swing, el rock, el funk, el soul, un pote condensado con el código genético de Duke Ellington + Jimi Hendrix + James Brown + Marvin Gaye + Stevie Wonder + Michael Jackson, referencia ineludible además para lo mejor del hip hop actual. Se están cumpliendo 30 años de la pasmosa irrupción de Purple rain y pasaron cuatro de su último disco editado: 20Ten. Su excepcionalidad consiste en hacerlo todo de manera brillante: un gran compositor, un showman deslumbrante, un cantante expresivo, con una voz extrañamente áspera, capaz de hacer falsetes afinadísimos, de susurrar con dulzura o pegar berridos furiosos, un brujo del groove, guitarrista de una destreza sin par en los solos o las rítmicas, virtuoso y caliente, impecable en vivo y astuto en el estudio de grabación... Si su superioridad es tan ostensible... ¿cómo es que durante tantos años estuvo eclipsado, enredado en un pleito demasiado extendido contra la Warner, por el que hasta perdió el nombre y pasó a ser identificado por un simbolito impronunciable, mientras decenas de otros mucho menos talentosos que él acaparaban una atención inmerecida?


Como fuera que sea, el eclipse terminó, todo lo indica: por estos días acaba de sacar no un disco sino dos: Art Official Age (en el que toca y canta todos los instrumentos) y PLECTRUMELECTRUM (acompañado por una banda de chicas, la 3RDEYEGIRL). La noticia es que los 2 discos son formidables, quizás lo mejor que haya hecho desde Lovesexy, Batman y Graffitti Bridge, a fines de los 80. Algo que está a la altura de su genio. Este es un año de varios regresos, algunos con gloria y otros no tanto. Pero resulta difícil imaginar que alguna banda u otro solista puedan hacer algo mejor que estas 25 canciones perfectas. Su disco solo es más funk / hiphopero, mientras el que toca con las chicas es un poco más rockero, pero siempre es todo: sus baladas son mortales y su propensión a la danza es irresistible. Lleno de grandes momentos y de ideas notables ejecutadas con una precisión perfecta, ambos discos son una invitación de pasar de uno al otro en loop incesante.

De PLECTRUMELECTRUM



De Art Official Age


Let's funk, let's roll


En La otra.-radio del domingo pasado estuvimos escuchando más canciones de los dos nuevos discos.

Primera parte del programa

Segunda parte del programa

No hay comentarios: