K

K

domingo, 19 de octubre de 2014

¿Scioli candidato a presidente? ¿Randazzo a la provincia?



Escribí el martes algo que hoy parece más probable:

"¿Un frente que una al PJ, el FPV, la CGT unificada, los gobernadores pejotistas, los intendentes del conurbano, el movimiento Evita, las organizaciones sociales, la Cámpora (ver fotos de Kicillof con Scioli), con el aval explíticito o tácito de Cristina, con candidatos kirchneristas donde tuvieran chances de ganar, con listas de diputados consensuadas con todo el peronismo ( no solo kirchneristas puros), Nuevo Encuentro, todos encolumnados detrás del candidato con mayor intención de votos de la coalición, aunque no fuera K puro, en un movimiento ampliamente inclusivo? (...) ¿Una fórmula de unidad peronista? Hay que recordar que esta opción no sería ajena a la tradición de Cristina, quien hace unos meses recordó que en los 90 decidió, junto con Nestor, quedarse en el PJ y pelearla desde adentro, en posición minoritaria. No sería un dato inédito en la historia de Cristina y Néstor."


"El Frente para la Victoria tiene estructura y votos pero carece de un candidato que sintetice líneas internas. Daniel Scioli ha redefinido su perfil en términos de mayor correspondencia con el kirchnerismo desde la designación de Jorge Telerman como su vocero y jefe de campaña. El salto de calidad es apreciable. Más allá de los sondeos con Ricardo Alfonsín (quien desmintió acuerdos a los que por supuesto aún no se había llegado) y de las fantasías disruptivas del ex senador Eduardo Duhalde, Scioli tiene claro que no puede llegar sin Cristina. Sus últimos pronunciamientos tuvieron una claridad y contundencia novedosas. Para el kirchnerismo la cuestión pasa por asegurarse de que si llega a la presidencia, Scioli no se distancie del liderazgo de Cristina. La asimétrica relación entre ellos, reflejo de la distinta envergadura, es la principal garantía política. La conformación de las listas, el cerrojo institucional."

En otra nota de Página se lee:

"Enrique Zuleta Puceiro, de Opinión Pública Servicios y Mercados (OPSM), hace un análisis más estructural: “El gobierno nacional protagoniza una verdadera transición de régimen. Hasta ahora, lo hace con agenda propia y capacidad de imponerla a propios y ajenos. Sin embargo, es muy claro que el país marcha hacia otro modelo de gobernar y hacer política, con la moderación en el centro de la escena. Una primera hipótesis sería la de encontrar una alternativa propia en la provincia de Buenos Aires –no sería descabellado pensar en la propia Presidenta encabezando la lista de diputados nacionales–. Sobre esta base, la candidatura de Daniel Scioli se consolidará al frente de la primera vuelta presidencial. Esta hipótesis aglutinará a todos los fragmentos del kirchnerismo y afectará severamente las bases municipales del voto a Massa. El frente económico es menos dramático de lo que se suele suponer, aunque existen otras hipótesis, más catastróficas, pero menos probables. En ese terreno creo en un mensaje de moderación y los sectores más ideológicos del Gobierno sólo esperan la voz de orden para avanzar en el sentido que impone la realidad. La adaptación será inmediata y las contradicciones y cambios de marcha no suelen ser imputaciones que afecten al peronismo en el poder. Al contrario, lo fortalecen”.

Y el Inye Sbariggi, un amigo usualmente bien informado, escribe en su blog:

"Ayer comenzó a circular con fuerza la versión que habría un acuerdo en el FpV con miras a las elecciones del año que viene en donde se confluiría en la candidatura a presidente de Daniel Scioli y finalmente luego de meses de negarse a la movida, Florencio Randazzo accedería a correr por la gobernación bonaerense, todo por supuesto con el aval y la conducción de Cristina Fernandez que determinaría la linea política y sería factor clave en la conformación de las listas de candidatos. Es decir, se habla de un acuerdo integral en donde el cierre incluye todas las categorías, o la mayoría de ellas. No solo las candidaturas principales.

"Por meses hemos escuchado por parte de gente ligada al sciolismo acerca de este acuerdo y lo tomábamos más como una expresión de deseos que una realidad. Pero esta vez el rumor nos llega desde dirigentes del kirchnerismo. Lo hemos intentado chequear con otros que lo negaron de plano, incluso uno de buena llegada "arriba" respondió: "Florencio va a las PASO, no se baja ni en pedo. Me lo dijo en Moreno".

"Hasta ahora solo se hablaba de resolver la interna en una gran competencia entre varios candidatos en las PASO del próximo agosto, un argumento que es bueno para contener a todo el mundo y que permite a todos "caminar" detrás de sus aspiraciones, pero es un esquema que ante la multiplicidad de candidatos debe necesariamente ir convergiendo a una competencia más acotada. Incluso a un año de las elecciones generales la discusión aún se centra en las candidaturas nacionales quedando pendiente la importantísima cuestión de la PBA, territorio de uno de los principales competidores del FpV que hasta ahora al carecer de un candidato local fuerte solo confía en el arrastre de su figura nacional o en cooptarle al FpV a Martín Insaurralde. Que una figura nacional como Randazzo "se baje" a la provincia resolvería la cuestión para el FpV claro que al costo de que aquellos que lo veían como una alternativa para continuar con el proyecto kirchnerista en la Nación la pierdan. "

2 comentarios:

Carlos G. dijo...

Qué miedito me da ésto!.
Esta historia de poner candidatos que miden bien pero que no aseguran la continuidad del proyecto, rodeándolos para evitar desvíos me llena de dudas respecto de su factibilidad.
Una vez que el tipo se sentó en el sillón...no sé hasta que punto es dirigle.
Scioli al gobierno, Cristina al poder?
Esa estrategia ya fracasó hace mucho.

rul veiza dijo...

Yo no lo voto. Es como votar a De la Rua xq chavho es vice. Ademas Scioli va tener todo el respaldo de los medios dominamtes mas gran parte de la oposicion para cortar con los K.