Santiago Maldonado

Santiago Maldonado
Con vida te queremos

martes, 14 de octubre de 2014

¿Qué van a hacer el kirchnerismo y el peronismo en 2015?



¿Un frente que una al PJ, el FPV, la CGT unificada, los gobernadores pejotistas, los intendentes del conurbano, el movimiento Evita, las organizaciones sociales, la Cámpora (ver fotos de Kicillof con Scioli), con el aval explíticito o tácito de Cristina, con candidatos kirchneristas donde tuvieran chances de ganar, con listas de diputados consensuadas con todo el peronismo ( no solo kirchneristas puros), Nuevo Encuentro, todos encolumnados detrás del candidato con mayor intención de votos de la coalición, aunque no fuera K puro, en un movimiento ampliamente inclusivo?

En este blog, lo puede comprobar cualquiera que revise el archivo, no acostumbramos a hacer muchas predicciones. Esta es una conjetura a la que le asigno no una certeza absoluta, por supuesto, pero no menos probabilidad que a un triunfo de Massa o de Macri. Y una mayor probabilidad que a la victoria de un kirchnerista puro.

Para que esta conjetura se verificara, debería cumplirse una condición necesaria (que a esta altura no parece lejana): que Cristina capee el temporal económico político a que apuesta la derecha concentrada, para que ella conserve poder de designar o aprobar candidatos sin transformarse en piantavotos. Un solo indicio significativo: la corrida cambiaría parece haberse detenido a dos semanas de la asunción del nuevo presidente del BCRA.

¿Una fórmula de unidad peronista? Hay que recordar que esta opción no sería ajena a la tradición de Cristina, quien hace unos meses recordó que en los 90 decidió, junto con Nestor, quedarse en el PJ y pelearla desde adentro, en posición minoritaria. No sería un dato inédito en la historia de Cristina y Néstor.

Quizá se pianten algunos votos K de procedencia socialdemócrata, centroizquierdistas con pruritos estéticos hacia las expresiones más rudas del peronismo duro. No serán sectores capaces de precipitar una derrota. Y tienen el derecho de mantenerse indiferentes ante la posibilidad de que Scioli, Massa o Macri gobiernen. Quizás piensen que es lo mismo que gane Scioli y ese es su límite; quizás terminarían conformándose con meter 9 diputados de formación pura socialprogresista K no P, al estilo en el que se comportaron Lozano y De Gennaro en esta década. Por supuesto que tienen todo el derecho de asumir una posición de pureza testimonial minoritaria.

Un dato muy significativo de estos últimos días es la posibilidad de que las centrales obreras, la oficialista y la de Moyano, avancen en un proceso de unidad que se prepare a defender la base conquistada en estos años K, como son las paritarias libres, protección del empleo, fomento al consumo y poder de presión sindical, frente a un eventual gobierno que implementara un programa económico ortodoxo. Veo estos movimientos de unidad sindical como un dato alentador para el futuro.

El renovado activismo de organizaciones como la Cámpora, el Movimiento Evita o Nuevo Encuentro, así como una revitalización del liderazgo de Cristina no son datos incompatibles con este escenario: el kirchnerismo trata de consolidar su peso específico en esta nueva coalición, en la que tampoco es imposible que Cristina mantenga un liderazgo fuerte. Esto depende, repito, de cómo ande la economía en estos próximos meses.

Algunos votitos se perderían hacia candidatos que peleen el piso del 3% y otros seguirían peleando las contradicciones siempre presentes en el movimimento nacional.

Lo postulo como una de las tantas probablliidades para 2015, no la menos factible.

Lo dejo a tu criterio.

4 comentarios:

Charlie Boyle dijo...

por qué dejás afuera a Massa de esa alianza?

Daniel dijo...

El tema fundamental de todo proyecto es la dirección. El tema es que no se desvíe o altere esa dirección; lo cual es brújula y termómetro.

Oscar Cuervo dijo...

Charlie: creo que no soy yo el que lo deja afuera, sino que él se fue. Y yo lo veo construyendo por fuera. Aunque si llegara a ganar, él tratará de sumar a todos los P no K que pueda. Pero él y el kirchnerismo estarán en lugares indefectiblemente distintos.

Daniel: de acuerdo. En la etapa que se inicia en 2015 la conducción del movimiemto estará en disputa, dado que cambiarán algunas importantes condiciones objetivas.

Matías Albamonte dijo...

Totalmente de acuerdo Oscar
Hace varias semanas que pienso que el FPV tiene que ir con lista única a las paso. Desgraciadamente la cabeza sera Scioli pero confío en que sea todo bajo el liderazgo de CFK