Dan vergüenza





jueves, 2 de octubre de 2014

La situación de Argentina con los fondos buitres en los medios italianos‏



por Lidia Ferrari

A diferencia de otros momentos, encuentro, inesperadamente que el tema Argentina aparece en algún diario italiano. Por supuesto que nunca en primera plana y apenas he visto dos notas en un periódico. Pero, al menos se habla, y lo que se dice no es como en otros casos, una versión cliché de los medios oficiales.

Para comenzar, el historiador Gennaro Carotenuto esgrime, en su blog y redes sociales, una idea fuerte –no es una nota- . Dice: "La digna resistencia del gobierno argentino a la sentencia de USA a favor de los fondos buitre es el verdadero choque de civilizaciones" [Ver acá] "

En Il Fatto Quotidiano, Cristiana Zanetto titula su nota: “Argentina, ¿default o nueva técnica de colonización?” Plantea que lo que sucede con los fondos buitre no es “un evento relegado a la periferia del mundo desarrollado, (porque) puede convertirse en un nuevo 'método' de la colonización”. Sigue diciendo que: 

“Argentina es un ejemplo de la mala información, porque no es cierto que el país no esté pagando su deuda y no es cierto que la situación sea dramática. Es compleja, pero sin duda no es comparable a la de hace 13 años, la balanza comercial del país está en superávit por las exportaciones de la agricultura, tiene un estado solvente y un sistema bancario que funciona.”

“El método de la colonización al que me refiero es sin duda mucho más sofisticado y multidimensional que el anterior, pero no hay duda de que existen diversas formas de presión, dado que un Estado puede ser obligado a actuar de una forma no totalmente autónoma. Empujar a un país a la bancarrota, obligándolo a vender o pagar la deuda 'regalando' sus materias primas, no es fantapolitica (política ficción), es la realidad. Porque en los países de América del Sur lo que está en juego siempre ha sido la explotación de  materias primas de las cuales el país es rico; y, en el caso de Argentina, recientemente se ha descubierto en la Patagonia uno de los mayores yacimientos de gas".

La nota compara la situación con la  de otros países donde las operaciones financieras provocaron serios colapsos y agrega un ingrediente estrictamente político. La furia de estos fondos “plantea más de una sospecha, y no sólo porque la administradora de fondos Paul Singer es abiertamente partidaria del Tea Party, que no ven con buenos ojos el giro hacia la izquierda de varios países de América Latina”. Luego explicará el aspecto financiero y legal de la presión de los fondos sobre Argentina; la razón de que Argentina pida que se espere hasta el 1 de enero de 2015, cuando la cláusula Ruffo deje de regir. “Pero los fondos no quieren escuchar a la razón”... Menciona a Tullio Zembo, el representante legal en Argentina de los acreedores que se han unido a la reestructuración de la deuda italiana, que dijo que esta decisión del juez es "una barbaridad jurídica y humana. Los mismos italianos apoyan a la Argentina, ya que en los últimos años siempre ha pagado”.

Termina la nota: “El mío no es un discurso anti-imperialista, es una invitación a mirar más de cerca la complejidad de la realidad política del país, que no puede funcionar separada de las principales maniobras económicas que impiden las políticas sociales más inclusivas”. Una nota que entienda la realidad local es difícil encontrar en los periódicos italianos. Pero alcanzo a leer que la periodista italiana vive o vivió en Argentina.

Otra nota que también refleja la situación desde una óptica lógica, si bien, con algunos furcios de información, es de un politólogo italiano que escribe desde USA. Se confirma mi idea de que es difícil encontrar a un italiano circunscripto a su realidad local, que no viaje por el mundo y que pueda ver o entender la realidad internacional.



Dice Roberto Marchesi, también en Il Fatto Quotidiano: “Los jueces federales estadounidenses están acostumbrados a ser obedecidos sin dudar. (…) cuando la decisión fue dictada, la sentencia debe llevarse a cabo (…) ¡hasta el fin del mundo! Pero el gobierno de Argentina considera que esta orden es una persecución judicial". Luego de explicar el mecanismo de los fondos buitres plantea: “USA es USA, pero la justicia es la justicia. ¿Por qué Griesa prefiere proteger una especulación terrible en lugar de apoyar la voluntad de un pueblo a levantarse de los errores del pasado?”. Toma el caso de Lehman Brothers y dice que los acreedores aceptaron un canje de deuda por una cantidad equivalente al 25-30% de su crédito. Por eso vuelve a preguntarse: ¿Por qué Griesa quiere dar a unos meros especuladores casi un 300% de su inversión? –aquí se equivoca, porque es mucho más. Insiste en preguntarse: “En su lugar, optó por permanecer plenamente en la defensa de la peor especulación financiera en este mercado. ¿Por qué?”. Y se responde: “Sabemos que Argentina y Venezuela, con sus políticas “socialisteggianti” (con inclinación hacia la izquierda) son una espina molesta para los ultraliberales vinculados a lo peor de Wall Street. Vista desde abajo, su sentencia parece tener más que ver con política internacional que con las finanzas internacionales”.

En los tres casos se hacen afirmaciones a tener en cuenta: que esta pelea es “el verdadero choque entre civilizaciones”; que lo que se le está aplicando a Argentina es una nueva técnica de colonización; y que la sentencia de Griesa tiene más que ver con política internacional que con finanzas internacionales.

Siendo que tan pocas veces hablan de Argentina en los medios italianos, parece que cuando se disponen a hacerlo, no se andan con chiquitas.

1 comentario:

Carlos G. dijo...

Muy bueno.
Lo único que corregiría es que, según mi punto de vista, lo que hay en algunos gobiernos de la América del sur no es un giro a la izquierda, sino un giro hacia una posición soberana y de defensa de los intereses nacionales.
Que la deuda externa es y ha sido un instrumento de dominación se sabe hace mucho, pero que el gobierno de un país de poca significación en el concierto de las naciones, no se arrodille ante los designios de los poderosos...pienso que es éso lo que resulta intolerable.