jueves, 24 de septiembre de 2015

El cruel asedio a la democracia griega (y europea)


por Lidia Ferrari

Traduzco textual una nota del diario Il Fatto Quotidiano porque permite ver, a través de un escueto pero contundente intercambio entre el Primer Ministro de Italia, Renzi y el ex ministro de Finanzas griego, Varoufakis, el problema que se le plantea a Europa. Estas últimas elecciones en Grecia no han sido vehículo de esperanza para los pueblos de Europa, para el Sur de Europa, para quienes quieren emanciparse de una rígida Unión Europea cuya política cada vez más intenta someter cualquier designio de soberanía, como había sido, no hace tanto tiempo, el Referéndum griego por el No. Esa esperanza que vio una luz al final del túnel con Syriza está ahora maniatada. Eso es lo que se refleja en este breve entredicho entre estos dos personajes de la política contemporánea de Europa. Lamentablemente, pone en su lugar lo que significan ciertos partidos de izquierda en el actual concierto de las políticas ultra neoliberales que han visto la luz en los últimos años en Europa. Partidos de izquierda que llegan al poder (si bien, hay que decirlo, Renzi no fue votado por el pueblo italiano, sino que ha surgido de un pacto muy torcido que se recordará en la historia de Italia). Pero llegó al poder con un discurso anti Berlusconi, como otros países europeos en los cuales la supuesta izquierda ha llegado a gobernar. En este caso, Renzi, del PD, un ex partido de izquierdas, se somete a los designios de la Troika y los poderosos de turno.

Tristemente, la esperanza que dio Grecia en un momento de puesta en acto del antagonismo que constituye a la Europa actual, con la posibilidad de construir un momento de emancipación de los designios autocráticos de la Austeritas, ha sido defraudada. Y la nobleza de la declaración de Varoufakis es que no designa como traidor a Tsipras, sino que hace responsable de la situación en la que se encuentra la democracia griega a los que en ningún momento escucharon o intentaron socorrer al débil, al hundido, a los de la Europa del Sur de la que Italia también forma parte. La nobleza de la declaración de Varoufakis es denunciar a quienes, como Renzi, se vanaglorian de haberlo hundido a él, cuando en verdad lo que han hecho es hundir a la democracia, y no sólo la griega. La democracia europea está siendo duramente condicionada.

Aquí la traducción de la nota:

Grecia, Varoufakis responde a Renzi: “Puede disfrutar cuanto guste pero no se han desembarazado de mi” 

[Versión original, acá].

"Señor Renzi, tengo un mensaje para usted: puede disfrutar todo lo que quiera por el hecho de que ya no soy ministro de finanzas. Pero no ha conseguido deshacerse de mí: de lo que se han desembarazado, al participar en este golpe vil contra Alexis Tsipras, es de la democracia griega ", afirmó Yanis Varoufakis. El ex ministro de Finanzas en Atenas, desde su blog, responde así a las palabras del primer ministro italiano, que en ocasión de la reunión de la dirección del Partido Demócrata dijo ayer textualmente: "La escisiones funcionan como una amenaza no en los momentos electorales. Para utilizar un tecnicismo, incluso a este Varoufakis nos lo hemos sacado de encima. Quien con divisiones hiere, con elecciones pierde”.

El economista griego-australiano elige la esgrima y, definiendo lo de Renzi como una ilusión, dijo que en julio pasado no se han librado del hombre Varoufakis sino de algo "mucho más importante que yo". La reconstrucción de los primeros siete meses de 2015, absolutamente singulares tanto para la historia griega como, especialmente, para la Unión Europea, Varoufakis escribe que muchos de sus compañeros han permanecido fieles a las bases de Syriza, que en enero  los eligieron en enero como un partido unido que trajo la esperanza a los griegos y a los pueblos de Europa. Pero, ¿esperanza de qué? se pregunta. La esperanza de poner fin "definitivamente a los préstamos de aquel falso salvataje, que ha costado tan caro a Europa y que ha condenado a Grecia a una recesión permanente”.

Y ataca: "Bajo una extrema presión por parte de los líderes europeos, entre ellos el Sr. Renzi, quien se negó a discutir razonablemente las mismas propuestas de Grecia, mi primer ministro, Alexis Tsipras, fue sometido el 12 y 13 de julio a un acoso insoportable, a un chantaje desnudo, a presiones inhumanas". Y añade que el primer ministro italiano ha jugado un papel central en la ruptura de Alexis, "con su táctica de policía bueno, en el supuesto de que, si no cedes, ellos te destruirán".

La causa de la separación con Tsipras es el desacuerdo que tenían sobre el hecho de que les estaban mintiendo y especialmente sobre el hecho de que no se podía entregar las llaves de lo que queda del estado griego a la despiadada Troika. Esto fue, y sigue siendo, un desacuerdo "entre Alexis y yo", añade. Así que, como resultado de tal desacuerdo, Tsipras habría hecho un cambio de dirección (forzada) en la política de SYRIZA y, en consecuencia, una gran parte de los miembros del partido decidió no seguirlo. Esos eran los días en que no sólo se habían alejado de la "Pangea Alexis" los 25 secesionistas de Unidad Popular, sino también Tasos Koronakis, el secretario del partido, el mismo Varoufakis y muchos otros líderes que se sintieron traicionados. Según el ex ministro, no estaban de acuerdo con la decisión de Syriza de convertirse abiertamente en una nueva PASOK.

Y luego el golpe final a nuestro Primer Ministro: "Señor Renzi, tengo un mensaje para usted: puede disfrutar tanto como quiera por el hecho de que yo ya no sea ministro de las Finanzas o diputado. Pero usted no ha conseguido deshacerse de mí, que estoy vivo y políticamente bien, y en Italia me reconocen cuando camino por las calles de su hermoso país. De aquello de lo cual se han desembarazado participando de aquel golpe vil contra Alexis Tsipras es de la democracia griega".