lunes, 14 de mayo de 2012

#queremospreguntar: Extraordinario momento artístico

Gustavo Noriega, Javier Porta Fouz, Diego Rojas, Gabriel Levinas, Osvaldo Bazán, entre otros, como extras del programa de Lanata


por Oscar Cuervo

Cuando me enteré de la idea que tenía Lanata de reeditar la producción artística de Tato contra la Jueza Barubudubudía en versión Siglo xxi y anti-K, mi mayor curiosidad fue la de ver cómo iban a estar compuestas las segundas y terceras líneas de esta producción artística. Porque era muy previsible que la primera línea iba a ser ocupada por el colaborador de la dictadura Joaquín Morales Solá, flanqueado seguramente por Marcelo Longobardi, Nelson Castro, Fernando Bravo, Magdalena Ruiz Guiñazú, Ricardo Kirschbaum, Marcelo Bonelli, Alfredo Leuco y María Laura Santillán, todos personajes de un coraje cívico y un compromiso con la libertad de expresión inobjetables. 

Era previsble también que bagayos como Silvina Walger, Pablo Sirvén, Susana Viau, Sergio Lapegüe, Edgardo Alfano o Edi Zunino no perderían la oportunidad de aparecer en cámara en el programa cómico de Lanata. 

Pero mi inquietud radicaba en saber hacia qué región del espectro ideológico iría desplazándose la claque que hace falta para llenar una escenografía. 

Por un lado, me despertaba curiosidad saber si Ernesto Tenembaum, Marcelo Zlotogwiazda, Martín Caparrós y otros compañeros de ruta de Lanata se irían a prestar a semejante papelón. La respuesta fue "no". Podrán haber alegado que les daba vergüenza estar junto a mamarrachos y/o hijos de puta como los mencionados anteriormente. Quizá se excusaron diciendo que estaban pasando el fin de semana en una quinta en las afueras y no llegaban a tiempo. La cosa es que al menos estos tres zafaron.

Igual mi morbo se orientaba hacia unos personajes menos afamados y más cercanos a los ambientes en los que me muevo. Pensé enseguida en Gustavo Noriega, Javier Porta Fouz, Diego Rojas (¡pobre Diego!), Gabriel Levinas... ¿se animarían hacer de extras de Lanata? ¿a formar parte de una masa amorfa que se colocara a espaldas de Morales Solá, Kirschbaum, Nelson? ¿llegaría tan lejos su sed de figurar, su alcahuetería?

Y bueno. Sí: fueron, se animaron, llegaron tan lejos. 

Hay muchos que aparecen en este encantador papelón que no sé quiénes son. Pero ahí estaban Los Amantes: el gran Gustavo Noriega y el gran Javier Porta Fouz (Javier es bajito y la verdad es que da ternura verlo asomar la cabecita al fondo de todo, tratando desesperadamente de quedar incluido en el cuadro que en los siglos venideros colgará en todas las escuelas primarias en homenaje a los próceres que le ofrecieron valerosa resistencia al régimen K: Javier, estás hecho: llegaste a editor de El Amante y a extra de Lanata). 

Cuando pienso en Rojas y en Levinas me pongo un poco más triste, pero es solo por constatar qué salames que son. Creo que no se los puede acusar de nada más grave que de ser zonzos. Dentro de unos años, cuando sean ancianos, Diego y Gabriel quizá recuerden con lágrimas en los ojos esta rutilante aparición televisiva. No sé si estarán llorando de vergüenza. Ojalá que sí, por el bien de ellos. 

Finalmente: este bizarro espectáculo televisivo es lo mejor que hoy tiene la derecha para ofrecer al país. Mientras este tablero no se mueva tenemos kirchnerismo para rato.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Y hay más... periodistas en segunda linea con puestos en los multimedios que debieron hacer horas extras en el estudio de Clarin. En lo personal rescato a un perriodista en economía de La Nación, compañero de facultad, acerrimo peronista, comisario político de las listas del centro de estudiantes, que una vez entrado a la tribuna de doctrina viajó en delegaciones oficiales y que hoy por esos milagros de mantener los porotos se sumó a la comparsa de Lanata. ¿El nombre? Por pudor mio se los debo.

furgoner dijo...

el saludito de jorge a longobardi fue buenisimo
con eso solo bastó para imaginar el resto
obvio que iban a estar los mas representativos periodistas que se oponen a Cristina, que son los que hacen verdadera oposicion y les cuesta, porque la oposicion de partidos sin personajes como
longobardi, morales sola, castro, santillan, et c etc etc, no hacen nada


aparte
majul hizo el mismo planteo y logra menos rating

y lo que hace lanata es show
guionistas como Marcelo Birmajer,
publico que le aplaude y los tilda como "extras"
y el gestito de fuck como haciendos el punkie y el ultimo periodista rebelde

no le demos mas pantalla ni chachara en blogs
le dan espacio mediatico y es lo que no deberiamos hacer si estamos en desacuerdo con su pensamiento
no sé
digo

Carlos G. dijo...

Será una tontería pero no pude ver el video, me da vergüenza.
Durante muchos años escuché, en sus programas radiales, a Ruiz Guiñazú, Nelson Castro, leí los editoriales de Morales Sola cuando trabajaba en Clarín, después fueron los de Van der Kooy o Blanck, a veces los programas de Lanata cuando tenía el contador de la deuda externa...qué mal!
No sé si me da vergüenza ver el video o me doy vergüenza yo.

Rodrigo Herrero dijo...

Vi partes, pero al toque cambié a "Bajada de línea", que también estaba muy repetitivo. Terminé viendo a Alain Badiou en "El Refugio de la Chota", que aunque Quiroga sea infumable, valía la pena porque el entrevistado me cae bien.


Saludos

César dijo...

Lanata era la ultima chance del grupo de Clarin de dotar de ingenio y creatividad a su encarnizada lucha contra el Gobierno, porque ninguna guerra se gana con los zezeos anodinos de bonelli o la buena onda de lapegue; o las editoriales semianalfabetas de ricardo roa. Lanata era el jugador que traias para empatar el partido, pero no resultó. Lanata monta un show noventista y nos habla como si todos tuvieramos 14 años (que era los que teníamos alla en los 90). Clarin compra la figurita dificil, la que siempre lo esquivó, pero no logra cautivar a nadie que ya no hubiera estado convencido de antes. Hoy ver Lanata es la hora y jodona y cheronca de los viejos de La nación o las chicas rubias de la UCA. Un guiño previsible, tosco, y no por ello menos eficaz para ese publico: Lanata, el progre, el transfresor, el fiscal incorruptible, tambien esta con nosotros. Lanata hoy puede fumar tranquilo sobre los barcitos de Quintana o ser recibido con aplausos en la proxima edicion de la Exposicion Rural. Ahora Es uno de nosotros: es el tio simpático, con un pasado bohemio, medio loquito, que sin embargo, no se pudo sustraer al placer de pertenecer. Lanata amplió el target, pero por sobre todas las cosas, se erigio como el lìder de la pleyade que ayer canto a coro en El Trece.

juan dijo...

Muy bueno, Oscar.
No vi el programa, pero tu post no tiene desperdicios. Gracias !
En el stop del video, la imágen está un poco borrosa, pero es visible la mirada admirativa de Morales de Sola hacia Lanata. O la sonrisa complice de Ruiz Guiñazu...
Como decía Richard Bohringer en Subway, en un momento de desolación;
Quelle misère !

saludos,
juan

Rodrigo Herrero dijo...

Lo que sí me pareció importante, más que ese show pedorro, fue el informe de TBA (no lo vi entero, porque casi no vi el programa). Si se preocuparan por hacer periodismo, le darían más lugar a ese tipo de informes. La crítica al sistema de transportes sí vale la pena.

Monteaguda dijo...

Muy bueno tu post Oscar.

Este circo televisivo me generó muchas preguntas también. Como futura periodista ¡QUIERO PREGUNTAR!!!!! : Cuáles son las convicciones y deseos de Lanata para con la sociedad a quien le informa?Defender el "periodismo independiente"? El sabe perfectamente que Clarín no lo es y quiere ser la figura mediática de un periodismo nihilista y conservador. El lo sabe, no es ningun boludo -aunque lo parezca haciendose el Jerry Seinfield- Lo de la independencia y objetividad -porque van de la mano- es un viejo discurso de la prensa comercial en todo el mundo, que es la defensa de sus intereses económicos frente a los políticos. En realidad, siempre hay posición política desde los temas que se eligen hasta la censura institucional de cada medio. Ahora en el caso de Lanata surgen muchas preguntas: Cómo se puede pasar de denunciar el genocidio de la dictadura y la corrupción menemista, a ser aliado de un multimedio que fue parte ambos procesos nefastos de nuestro país? será que a Lanata siempre le importó más su propio ego y -bolsillo- que las reinvindicaciones alcanzadas estos 8 años? ahora si su discurso es contra todo poder establecido, osea, "rebeldía y fuck you" a cámara me pregunto: Se puede ser aliado de los Mitre, dueños de la Nación y de grandes extensiones de tierra -con lo que significa en nuestra historia económica y política- y que instauró un clima golpista en la Argentina durante el proyecto de la 125?

Estos no son periodistas sin trabajo ni son profesionales comprometidos con la libertad de expresión: estos son los que defienden un poder faccioso que está hace más de 100 años en nuestro país y son los multimedios Clarín y La Nación.

Lo que quieren no es "preguntar", sino conservar el tradicional poder de los dos multimedios en la Argentina: la Nación, el garca conocido que nunca dejó de ser político y faccioso, y Clarín construyó un contrato de lectura "popular" y plural, y no sólo fue aliada de la última dictadura militar sino que se sacó la careta frente a un gobierno verdaderamente popular.

Papas fritas para Lanata y patetic show de la derecha!

Juan Gris dijo...

Asi que la hija de puta de Cristina y el boludazo de Budu no pueden responder porque los que preguntan segun vos son "mamarrachos y/o hijos de puta". Marcelo Longobardi, Nelson Castro, Fernando Bravo, Magdalena Ruiz Guiñazú, etc pueden haber trabajado en La Nacion, o ser el mismísimo Hitler o Satanás. Quizá, el día en que estas preguntas se las haga una persona que no tenga el currículum de estos periodistas, Cristina se atreva a responderla. Te suena esto?
Que facil es darte vuelta con tus mismos argumentos. Sos un pobre soldado del kirchnerismo.

"Barone podría haber trabajado en Extra, en La Nación, o ser el mismísimo Hitler o Satanás, pero la pregunta que él planteaba y que Sarlo ni siquiera le dejó terminar es digna de pensarse, incluso para aplicarse al propio Barone si fuera necesario: ¿cómo se trabaja como columnista estrella en empresas periodísticas que cimentaron su poder gracias a su alianza con la dictadura genocida? ¿cómo se lo hace sin perder el exquisito gesto bien pensante que Sarlo exhibe continuamente? Barone puede haber sido cómplice de estos escamoteos, Sarlo los practica a diario en radio Mitre y en el diario de los Mitre. Quizá, el día en que esta pregunta se la haga una persona que no tenga el currículum de Barone, Sarlo se atreva a responderla."