lunes, 21 de marzo de 2016

Campaña saturada: Los poderes económicos articulan política, medios y jueces


por Gabriel Ferández *

Están extremando sus recursos, a punto de iniciar el ciclo de agotamiento. En esta ofensiva fuerte contra nuestros pueblos, donde los poderes económicos articulan política, medios y jueces, el argumento sentido para el zonzo se distribuye con énfasis.

La “corrupción” de los pocos gobiernos que han beneficiado a los pueblos está a la orden del día propagandístico.

Toda la semana con la simpática “ruta del dinero K” narrada desde Clarín para todos sus satélites; este fin de semana con Lanata redivivo. Grandes cañones comunicacionales orientados a impactar sobre el crecimiento industrial y la justicia social con la simple argucia de denunciar la “deshonestidad” de algunos funcionarios y amigos.

La medida de la sequedad mental de los receptores está dada por el mismo sentido. Los acólitos sometidos a la acción psicológica no se preguntan por qué las imputaciones recaen solo sobre las gestiones que impulsaron políticas económicas y sociales de rasgos populares y productivos. Lula, Evo, Cristina, Maduro, sus dirigentes y corrientes, son los “ladrones” del presente.

Héctor Magnetto, por caso, picana en mano para quedarse con las acciones de Papel Prensa, pone sus medios a disposición de la “Justicia” con el republicano afán de esclarecer la vida pública de nuestras naciones.

Es difícil respetar a los crédulos. A esta altura del partido, el que no sospecha por qué son sometidos a escarnio los que sacaron del infierno de los 90 al continente carece de elementos básicos de raciocinio.

Evidentemente las responsabilidades son distintas. Pero esto no sólo es culpa de los medios. Como periodista uno se ve obligado a afirmar: el público que decide absorber mentiras que lo perjudican directamente, tiene una cuota de influencia en la elaboración del mensaje.

Empero, todos los forzamientos saturan y terminan languideciendo.


* Director del área periodística de Radio Gráfica

1 comentario:

Juan Guillermo Cocina dijo...

Sabe qué pasa, desde la progresía hay cierto pudor en atacar al mal llamado "pueblo". El pueblo siempre tiene la razón, al pueblo no se lo critica. Cuando la realidad es que el "hombre sencillo" o "las clases medias" son generalmente egoístas y sobre todo, mediocres, muy mediocres.

El progre suele idealizar al pueblo y a las clases medias del mismo modo en que el eterno perdedor romántico suele idealizar a la mujer de la cual está enamorado, y no puede ver que la mina es una atorranta que solo busca guita y tiene menos luces de las que aparenta tener.

Me cae bien este Gabriel Fernández porque expresa lo que muchos pensamos.

No hay que respetar a los hijos de puta. Por más que sean "gente de pueblo". Un hijo de puta es un hijo de puta sin importar el lugar que ocupe en la sociedad. Y a los hijos de puta se los escupe.