martes, 22 de marzo de 2016

Si ponen preso a Lula, sería el más gigantesco error de la oligarquía paulista en su larga historia: yo espero que lo cometan"

Néstor Gorojovsky en La otra.-radio, primer tramo del programa del 21/03/2016. Para escucharlo, clickeen acá.


El primer tramo de La otra.-radio pasado -inicio del otoño, 0:00 horas del 21 de marzo- lo dedicamos a analizar las convulsiones que está atravesando la sociedad brasilera, con la hipótesis de que Brasil es una lupa para comprender mejor lo que está pasando hoy en Argentina y en toda la región. Justo cuando está llegando a nuestra tierra el presidente de USA, que viene a mostrar que ha elegido a macri como su alumno dilecto, el más alcahuete. 

Entonces entrevistamos a Néstor Gorojovsky, analista de política internacional, especialmente conocedor de la historia brasileña y esto fue algo de lo que nos dijo: 

"Los EEUU de América del Norte han encontrado el sustituto de los golpes militares en los golpes económicos, parlamentarios, judiciales, para seguir tratando de acentuar las divisiones entre los latinoamericanos y sostener a las oligarquías proyanquis. Esto empezó con la destitución del presidente Zelaya en Honduras, después siguió la destitución a través de un golpe parlamentario de Lugo en Paraguay.

"Son todos golpes de estado, esto es lo primero que hay que entender. En Argentina, con nuestra trágica historia, tenemos la equivocadísima idea de que para poder dar un golpe de estado hacen falta las armas, pero esto no es así: un golpe de estado significa que una facción de poder del estado se sobrepone a las demás e impone su voluntad por sobre cualquier voluntad popular. Fijate que los poderes judiciales no son electos [por voto popular]. Gente que nadie votó decide sobre el destino del país. En el caso de Brasil, el gobierno del PT, que hizo una gran redistribución de la riqueza para los cánones brasileros, sin embargo ha sido todavía más tímido en las transformaciones estructurales del país que lo que fue el gobierno kirchnerista, que si bien avanzó en algunas transformaciones estructurales, tampoco llegó nunca a los logros que se habían alcanzado en la primera y segunda presidencia del general Perón. La verdad es esa: son gobiernos que han sido muy cuidadosos y las oligarquías identifican, no sin cierta razón, cuidado con debilidad. Y donde pueden, golpean. En el caso de Brasil, buena parte del poder judicial ha estado siempre contra los gobiernos del PT, mientras los gobiernos del PT nunca han abandonado el paradigma neoliberal: esta es una cuestión muy importante.

"Hay una poderosa conspiración judicial y empresarial, de un empresariado sumamente agresivo, totalmente antibrasilero, que es la burguesía bandeirante de San Pablo, que tiene poco de burguesía nacional y tiene mucho de oligarquía, y está intentando golpear a Dilma y, en lo posible también, impedir una reelección a Lula. Ahora, si lograran ponerlo preso a Lula, yo creo que sería el más gigantesco error cometido por la oligarquía paulista en su larga historia.

"No es la primera vez que se atizan las llamaradas de una moralina de baja estofa, así como no es la primera vez que se hace esto en Argentina. Lo mismo que está pasando ahora con el gobierno que fue suplantado por el de Mauricio Macri sucedió con la Libertadora: también produjeron una ola de moralina espantosa para ocultar el desastre en que estaban hundiendo el país. Eso duró dos o tres años y al final tuvieron que entregar el gobierno, porque ya era insoportable la situación.

"En Brasil tampoco es la primera vez que hay una ola de moralina brutal de las clases altas. Seguramente hay cuestiones de corruptela en los gobiernos de carácter popular, pero estos casos no pueden ni compararse con los actos de corrupción de los gobiernos antinacionales como el de Macri, por ejemplo, que se saben ocultar bien.

"En 1954, hubo una feroz campaña de moralina de la oligarquía brasilera contra el entonces presidente Getulio Vargas. Vargas era una especie de Perón de Brasil, pero llevó adelante una tarea mucho más grande que la de Perón, porque cuando él lo tomó en sus manos, Brasil era un país infinitamente más atrasado que la Argentina que Perón encontró. Vargas sacó al país de la miseria agraria y lo convirtió en un país semi-industrializado, con perspectivas de futuro. Pero Vargas se suicidó ante la campaña que le hicieron. Fue tan terrible la campaña que él terminó suicidándose. El recuerdo de Vargas todavía hoy perdura como el mejor momento en la historia del pueblo brasileño antes de la llegada del PT. Si lo metieran preso a Lula, sería como Vargas, pero estaría vivo. Así que si lo meten preso a Lula, él se convierte en el Mandela de Brasil: yo espero que cometan ese error".

Esto que transcribo es solo una parte de lo que dijo Gorojovsky. Para escuchar lo que siguió hablando sobre al actualidad brasileña y lo que pasa en nuestra región, clickeen acá

El resto del programa, con otros temas, lo voy a ir subiendo en los próximos días.