jueves, 10 de marzo de 2016

Según majul, macri está cansado de dar malas noticias y espera que algún juez meta presa a Cristina


Notable la columna de opinión de hoy de majul en La Nación. Después de pintar un panorama de amenazas sociales e infortunios sombríos para el macrismo, uno de sus voceros incondicionales revela que el presidente y su equipo están necesitados de dar al menos alguna buena noticia a sus gobernados. Parece que eso resulta difícil, a la luz de estos últimos párrafos:

...otro banquero al que le importa la economía real y que prefirió dejar su nombre en reserva, Macri está ahora mismo en una encrucijada. Su teoría es que la cosa está verdaderamente mal, pero como la mayoría de los argentinos asocia la idea de crisis con lo que sucedió en 2001, no termina de percibir la gravedad de la situación. "El Presidente tiene un desfase de entre tres y cuatro meses. Eso es lo que va a tardar la confianza en instalarse y las líneas de crédito en empezar a aprobarse. Pero aun así, y por más que sigan reduciendo el ritmo de emisión monetaria y se empiece a notar la baja del déficit, la inercia del aumento de tarifas y las paritarias no va a desacelerar el ritmo de la inflación." El conocido banquero agregó que Macri tiene un problema todavía más grave. "Si le habla al país con toda crudeza, como aquella vez que Raúl Alfonsín anunció el principio de una economía de guerra, corre el riesgo de que la gente se asuste todavía más, consuma todavía menos y aumente la recesión, que en algunos sectores ya es notable. Pero si no habla lo suficientemente claro, sobre la bomba de tiempo o el campo minado, una parte de la sociedad le va a terminar de echar toda la culpa a él."
El propio Macri piensa en estas cosas cada vez que se levanta, temprano, para ir de Olivos a la Casa Rosada. Quizá la decisión de no aludir al pasado reciente no bien asumió no haya sido una buena idea. Porque eso lo obliga a lidiar con el presente casi, sin beneficio de inventario. A algunos miembros de la mesa chica les encantaría que la preocupación por los altos precios de la canasta básica o el miedo a perder el empleo fueran reemplazados por noticias como la decisión de procesar e incluso meter presas a algunas de las figuras más simbólicas de la corrupción y el despilfarro del gobierno anterior. Quizás un par de jueces federales, en los próximos días, escuchen sus plegarias y lo instalen en la agenda pública con fuerza.
Ok, Majul es un tipo básico, por decirlo con elegancia, y los lectores a los que se dirige con estos off the record no deben ser tampoco muy refinados. De todos modos, es un poco sorprendente que el tradicional diario de la derecha, donde nos acostumbramos a leer pedidos de liberación de los viejos genocidas presos, incluya una declaración de barbarie tan cruda que, verídica o no, es también una confesión de indigencia política terminal.

3 comentarios:

Carlos G. dijo...

No es que me sorprenda, pero me resulta verdaderamente estúpido pensar que si meten presa a CFK va a cambiar el humor de aquellos que perdieron su trabajo, ven bajar sus ventas, o le multiplicaron por cinco el costo de la energía que consumen.
Leyendo cosas como ésta siento que vivimos en manos de los orcos.

IMPARARE DAGLI ANNI 90 IN LATINOAMERICA dijo...

Eso, más que indigencia política terminal, es apología del delito.
Mientras tanto Milagros sigue presa y el procesado Sturzenegger en el BCRA.

Dormidano dijo...

Detrás de la retórica en quiebra de Majul se oculta la impotencia del que observa el lento derrotero de un Titanic color amarillo...