jueves, 10 de marzo de 2016

La mano dura del mercado y de sus cómplices políticos es una estrategia de intolerancia selectiva

Esther Díaz, este domingo a la medianoche en La otra.-radio


por Esther Díaz *

Los que ganan con las despiadadas medidas políticas-financieras se refugian en countries y torres blindadas y exigen seguridad escamoteando el desgarro que están produciendo en el tejido social. Pretenden que no se escrachen los domicilios de los políticos que toman medidas contra el pueblo. Se escudan en que el domicilio privado es sagrado. ¿Y no es igualmente sagrado entonces el domicilio de los que se quedan sin trabajo, sin cobertura social, sin recursos? Y estos decididores implacables, ¿no violan los bolsillos de quienes viven de sus salarios?, ¿o solo son celosos de la tranquilidad de sus residencias particulares?, ¿respetan acaso al que ni siquiera puede ser escrachado porque lo dejaron sin hogar? Quienes toman medidas contra la equidad social, ¿tienen en cuenta la seguridad de los que se quedan sin techo, sin pan, sin medicamentos, sin escolaridad y hasta sin identidad? La mano dura del mercado y de sus cómplices políticos es una estrategia de intolerancia selectiva que estigmatiza a seres humanos conviertíendolos en seres descartables.

* Esther es nuestra invitada para la próxima emisión de La otra.-radio, el domingo a la medianoche en Radio Gráfica, 89,3, online acá www.radiografica.org.ar. Viene a hablar de su nuevo libro, Ideas robadas al atardecer, pero de eso hablamos en otro post.