Cadete





Hormiguita Ocaña, primera candidata a diputada nacional de Cambiemos por la provincia de Buenos Aires,
desconoce el caso Maldonado: "Ni el gobierno va a durar...".

viernes, 1 de julio de 2016

Un sindicalista radical les marca la cancha a los burócratas gordos funcionales al macrismo

"No nos hagamos los distraídos": un palazo a los burócratas


En el cierre del Congreso Nacional Bancario, acompañado por casi toda la cúpula sindical argentina (Moyano, Barrionuevo, Micheli, Yasky, Daer), el secretario general de La Bancaria, Sergio Palazzo, dijo una frase destinada a viralizarse: “Aranguren andá a hacer prueba y error con la puta madre que te re mil parió”. Más allá de que las putas no son madres de Aranguren y no hay por qué ofenderlas, a pesar de que todo el campo popular repudia al detestable secretario de energía, no menos que a otros miserables miembros de este gabinete, el radical Palazzo dio un tremendo discurso del que extraigo solo algunos párrafos muy significativos. Es interesante escucharlo entero en este video.



Justo hoy cuando se cumple otro aniversario de la muerte de Perón y los residuos del peronismo claudicante se juntan en ceremonias fúnebres mientras les votan todas las leyes de endeudamiento, recesión y baja del salario al gobierno macrista, alguno de esos capitostes estaban ahí y mientras Palazzo arrojaba sus duros palazos, ponían cara de nada:

"Los trabajadores hemos perdido mucho tiempo en la desunión, porque permitimos limitarnos simplemente a discutir lo reivindicativo, que es la circunstancia. Y hemos regalado la posibilidad de discutir los grandes temas nacionales al sector político y hoy al sector empresario".

"No tenemos que permitir que continúen avanzando en la destrucción de la industria nacional con la libre importación que afecta a los sectores de la industria, a los sectores del comercio y a los sectores de la producción".

"Tenemos a un presidente del Banco Central procesado por favorecer con las escandalosas comisiones del Megacanje ni más ni menos que a los banqueros que hoy tiene que controlar. Y desde ese lugar ha impulsado una serie de medidas que condenamos y rechazamos, que tienden a desregular el sistema financiero, favoreciendo hasta el propio lavado de dinero que deberían controlar, favoreciendo la precarización laboral, permitiendo la apertura de bocas de expendio del sistema financiero, y fíjense qué casualidad, farmacias y supermercados, empresas que tienen ministros en el gabinete, ahora van a poder vender productos financieros. Entonces, ¿por qué los trabajadores vamos a regalar la agenda para que la marque el sector empresario".

"Somos respetuosos de la voluntad popular. Porque somos hombres de la democracia y debemos aceptar la derrota que tuvo el campo popular. Es más, debemos hacer una profunda autocrítica quienes provenimos de la militancia política y de la militancia sindical, sobre qué nos pasó para que por primera vez la derecha argentina gane con un discurso de derecha. Nadie puede decir que el presidente de la Nación mintió. En lo único que mintió fue en que iba a derogar el impuesto a las ganancias y no lo derogó. En lo demás no nos hagamos los distraídos porque nosotros tenemos un gran números de afiliados de nuestra organización que terminó votando la propuesta de macri, como muchos otros sectores. Y cuando anunciaba liberación del cepo cambiario estaba anunciando la devaluación y todos lo sabíamos. Cuando decía que había que sincerar tarifas estaba hablando de un tarifazo y todos lo sabíamos. Y cuando decía que había que sincerar la economía era levantarles las barreras para que remarcaran los formadores de precios y los supermercadistas de la Argentina. Entonces lo que primero que tenemos que hacernos es una profunda autocrítica y preguntarnos en qué fallamos".

Palazzo remarca los días de acampe y las marchas que hizo la Bancaria para impedir los despidos en el Banco Central, cosa que lograron por la firmeza de su lucha. Recuerda que marchó junto con todas las centrales obreras en el multitudinario acto del 29 de abril, pero que vovió a marchar junto a las CTAs el 2 de junio, en repudio al veto macrista a la ley antidespidos. Palazzo lo dice rodeado por Moyano y Barrionuevo, cuyos sindicatos le hurtaron al cuerpo al compromiso de salir a defender la ley que ellos mismos habían reclamado en marzo en el Congreso. Y el motivo por el que marcharon, dice, es porque los trabajadores deben ser solidarios con las otras organizaciones gremiales y movimientos sociales, aun cuando su propio gremio haya conseguido las reivindicaciones reclamadas. Al lado tiene a los burócratas que no representan solo a un gremio, sino que se autoadjudican el carácter de secretarios gremiales de sendas CGTs.

"Tenemos que hacernos una profunda autocrítica de en qué fallamos los dirigentes del campo popular para que nos hayan ganado. Pero no tenemos que quedarnos paralizados en el miedo, o la inacción o la autocrítica. Rápidamente hay que tomar acción en la calle, los lugares de trabajo, en los sindicatos y partidos políticos para revertir esta realidad nefasta para los trabajadores".

El sindicalista recordó también otra frase de Prat Gay, cuando fue a España a pedir perdón por la expropiación de YPF. “Otra definición importante, le fuimos a pedir disculpas a los empresarios españoles por lo mal que han sido tratados”, recordó Palazzo, que ironizó que “lo único que le faltó (a Prat Gay) fue pedir disculpas por haber destronado al virrey Cisneros”.

También le apuntó a Macri, a quien le advirtió que “el camino a la pobreza cero al que quiere llegar es inversamente proporcional a lo que está haciendo. El gobierno pasó a ser un aguantadero de CEOs de las multinacionales porque un empresario llegó al poder”.

“Me da mucha bronca ver cómo cuentan billetes descaradamente en La Rosadita, producto de los actos de corrupción, me da indignación ver como revolean millones de dólares en un convento. Pero esto se usa para no mostrar la otra realidad, porque son tan corruptos los que tiran bolsos en un convento como los que tiran bolsos en la puerta de Shell pagando precios desorbitantes al gas y al combustible”.

“Son tan corruptos los que cuentan dólares en La Rosadita como los que la cuentan en las cuentas que tienen en Panamá, en Luxemburgo o en los paraísos fiscales. Son tan corruptos los que hicieron de la obra pública un negocio desde el Estado con funcionarios que se fueron, pero también con funcionarios de hoy porque el principal beneficiado con obra pública en decenas de años ha sido el clan Macri".