Foto: Nadia Albarracin


sábado, 4 de junio de 2016

Acá están la concha de tu hermana y la puta que te parió exigiendo respeto

#Niunamenos y una pregunta antipática


Fotos: Willy Villalobos

Dice Willy, entusiamado por la marcha #Niunamenos: "Multitudinaria, alegre, hermosa, enojada, valiente, militante, seductora, conmovedora, emocionante, creativa, esperanzadora. Eso y mucho más fue la impresionante marcha de hoy".

Idéntico entusiasmo me trasmite Lilián Cámera: "Este año la marcha fue mucho más politizada que el año pasado, había consignas contra Macri, se cantaba el 'vamos a volver' y se pedía libertad para Milagro Sala".


Nota del editor del blog: No fui a la marcha, vi bastante por tv. Los testimonios tomados al azar por los movileros eran impresionantes: ponían en evidencia que ahí había miles de historias de prepotencia machista que ocurren continuamente en la intimidad de las parejas, las familias, en la escala micropolítica que en esta explosión social se hace visible como nunca. Muchos de los testimonios coincidían en que los maltratadores y femicidas son en la vida social individuos dóciles y sobreadaptados, "muchachos simpáticos" que cuando se quedan solos con su compañera dejan aflorar el energúmeno violento que hacia afuera esconden. Los sarcasmos contra el "feminismo" ante estas movilizaciones solo muestran un grado de complicidad con la violencia de género.

Acotación antipática. Dos días seguidos hubo una movilización hacia Plaza de Mayo. El jueves reclamaban por la protección a los empleos y los salarios de la clase trabajadora y los desocupados. El viernes contra la violencia de género. La del jueves fue ninguneada por los medios corporativos: la invisibilizaron. La del viernes fue sobre-expuesta: los canales de noticias la trasmitieron en cadena y ningún conductor, del signo político que quieras, dejó de conmoverse por lo multitudinario y lo legítimo del reclamo. Es alarmante: enun año mataron a una mujer cada 36 horas y las mataron sus machos cabríos. Pero también es sintomático: Niunamenos era la marcha a la que había que ir. La de las CTAs no existió para la mayoría de los medios. (Sé que hay amigos que fueron a las dos) El neoliberalismo puede digerir mejor la condena de la violencia patriarcal fascista que se alberga en los dormitorios. La lucha de clases sigue siendo un hecho maldito. Porque en este momento se está llevando a cabo un ajuste económico que producirá una generación de pibes desnutridos y a nuestra hermosa sociedad eso todavía no parece importarle tanto.

No pongo la violencia de género y la lucha de clases a cada lado de una improbable balanza. No planteo una disyunción excluyente entre las dos marchas. Pregunto por qué una marcha es invisibilizada y la otra promovida con el fin (probablemente imposible) de quitarle su fuerza liberadora. Me pregunto cuál es la diferencia entre las dos marchas para ser tratadas de maneras tan distintas y cómo hacer confluir la lucha contra la opresión de clase y la opresión de género.

4 comentarios:

jfc dijo...

escuchar estas voces creo q ayuda

http://radiocut.fm/audiocut/gremialista-de-energia-minucci-con-leo-greco/

julieta eme dijo...

la verdad es que no sé por qué esta marcha en particular tiene tanta prensa. pero hay un montón de otras marchas feministas que se hacen en otros días del año a las que nadie les da bola. incluso el encuentro nacional de mujeres que se hace todos los años en un lugar del país diferente y al que asisten miles y miles de mujeres de todo el país no tiene prensa (solo sale en el suplemento las 12) a menos que haya algún incidente, para que puedan mostrar a las feministas como locas extremistas. pero igual coincido en que es una pregunta válida, sobre todo para seguir pensando al movimiento feminista como realmente disruptivo, con el patriarcado y con el capitalismo.

julieta eme dijo...

Tengo otra pregunta incómoda. ¿Por qué si se hablara de establecer un mercado de órganos, por ejemplo, todos estarían en contra, pero si se habla de establecer un mercado del sexo, muchos/as están a favor? Si se acepta establecer un mercado del sexo, en el que los cuerpos de las mujeres serían las mercancías a comprar y vender, si es que ellas así lo quieren y lo deciden, ¿por qué no establecer un mercado de órganos, donde los cuerpos de las personas serían las mercancías a vender y comprar, si es que las personas así lo quieren y lo deciden? Es fácil ver que un mercado de órganos caería en la explotación de los más pobres. ¿Por qué no es tan fácil ver que un mercado del sexo caería en la explotación de las mujeres más pobres? ¿Por qué aquellos/as que están en contra de una cosa no están también en contra de la otra? ¿Será que la explotación de las mujeres importa menos? ¿Será que algunos hombres no quieren renunciar a sus privilegios ancestrales sobre el cuerpo de las mujeres? Casi nadie estaría a favor de un mercado de órganos, salvo los liberales más extremos, tal vez. Pero no deja de asombrarme siempre la cantidad de gente que está a favor de legalizar la prostitución.

Para que el cuerpo de las mujeres sea realmente de las mujeres tienen que lograrse dos cosas: la legalización del aborto ya y la abolición de la institución de la prostitución. Que nunca nadie más vea como aceptable hacer uso del cuerpo de una mujer por dinero (así como nadie vería como aceptable hacer uso del órgano de otra persona por dinero).

Oscar Cuervo dijo...

Partiendo de la base de que yo estoy en contra de toda discriminación y a favor de la igualdad, no sé qué decirte. Creo que el femicidio y el maltrato de género son una cosa, el mercado de órganos otra y el mercado de sexo otra. Convendría tratarlas por separado, porque alguien puede estar en contra del femicidio y querer prostituirse. No veo diferencias entre el mercado de sexo donde el que se venda sea un hombre o una mujer. De hecho es lo que pasa. Mientras haya mercado, no veo cómo se puede impedir que alguien venda su sexo. No lo tengo en claro, ¿cómo sería, habría que perseguir a quien paga por sexo y a quien cobra? Me parece que hay muchas mujeres y hombres que pagan o cobran por sexo y si están de acuerdo en hacerlo no se me ocurre que ahí pueda haber delito. Además, me da la impresión de los femicidios ocurren más entre novios o esposos que en el ámbito de la prostitución. ¿Habría que criminalizar el matrimonio? Tu pregunta me parece un poco extemporánea porque la marcha no es contra la prostitución sino contra el maltrato de género y el femicidio. Y a esa marcha fueron incluso muchas asociaciones de prostitutas y travestis que reivindican el derecho a prostituirse. En todo caso, me parece que es otra discusión. Tu pregunta no me incomoda, solo que me parece que no tiene que ver con la marcha de ayer.