jueves, 2 de junio de 2016

Clarín amenaza en su propio diario a una periodista del Trece que lucha por los derechos de los trabajadores del Grupo

Esto también es posible en macrilandia

Un anónimo cobarde y alcahuete de Magnetto escribió:

La Comisión Interna de delegados de prensa de Canal 13/TN respondió:

El mal gusto mezclado con advertencias no hace mas que dar más fuerza a la lucha, que siempre va a continuar hasta conseguir que todos nuestros derechos como trabajadores sean respetados.

Compañera Silvia Martínez Cassina ¡¡¡Sos un ejemplo!!!!

¡Toda nuestra solidaridad con vos!
Comisión Interna de delegados de prensa de Canal 13/TN

**************************************

El SiPreBA se solidariza con Silvia Martínez Cassina y repudia la nota publicada en Clarín

Desde la secretaría de Mujeres y Géneros del SiPreBA expresamos toda nuestra solidaridad con la compañera Silvia Cassina y un total repudio a la nota publicada en Clarín titulada “Un saludito”, donde se hace referencia a Juana de Arco y se le advierte: “Ojo con la lucha, Silvia, mirá que esa Juana de la que hablan terminó quemada en la hoguera.”


La nota es publicada a un año de la gigantesca movilización por el ‪#‎NiUnaMenos del 3 de junio pasado -convocada desde el seno de nuestro gremio- contra los femicidios y la violencia de género. No es casualidad que en la encuesta que impulsamos desde esta Secretaría se haya reflejado que la mayoría de los trabajadores y trabajadoras no acuerda con la forma en que aborda el medio en el que trabaja las problemáticas de género, ya que generalmente el foco está puesto en responsabilizar a las víctimas.

Por todo esto, más que nunca convocamos a movilizarnos este viernes a las 17 horas junto al SiPreBA, por nuestros derechos y contra la violencia hacia las mujeres.
¡Qué siga la lucha!

Sindicato de Prensa de Buenos Aires

*************************************

La propia Silvia Martįnez Cassina escribió:

Voy a ser ingenua por unos segundos y voy a preguntar: ¿Qué hecho yo para merecer esto?

Sin ser una figura mediática, del espectáculo o de la farándula, con un trabajo público, eso sí, pero de muy bajo perfil, la columna Telones y Pantallas de la sección Espectáculos del diario Clarín, me dedicó un “sueltito” con foto de archivo incluída y un texto burlón.

Sigamos siendo ingenuos: A un “pichi”, un bol..-terminen la palabra uds- o un “escriba que se quiso hacer el gracioso”, se le ocurrió la genial idea, mientras miraba el cierre del Noticiero Trece y la despedida hasta mañana. Miró a su jefe y propuso: “Ché, no tenemos con qué llenar la página. (Pasan tan pocas cosas en la tele) Martínez Cassina, del noticiero ¿sirve? “Y bueh”, habrá dicho su jefe-editor sin saber el contenido que se avecinaba, “Dale 8 líneas nomás”.

Y fue así como, “sin querer queriendo”, se publicó el apriete más obsceno, impune y misógino que haya recibido en mi vida.

Como tengo 33 años en el ejercicio de la profesión, soy periodista, pero no ingenua.

Y entonces les cuento qué hice y (seguiré haciendo) para merecerlo:

Lucho por el respeto de los derechos laborales propios y de mis compañeros con una participación activa y permanente en las Asambleas que convocan nuestros delegados de quienes me siento orgullosa y bien representada.

Repudio que la empresa para la cual trabajo no se presente a paritarias y otorgue aumentos salariales a gusto y piacere, (de ellos, claro) que castigue a compañeros con congelamientos y amenazas, e incentive a otros con regalos y oportunidades discrecionales, marcando diferencias y generando bandos y enemistades.

Me desafilié de UTPBA, un gremio infiel y corrupto, para adherirme a SiPreBA en quien deposito la esperanza de que por fin, este colectivo de trabajadores, logre la reivindicación de los derechos postergados y precarizados.

Critico, reclamo, cuestiono absolutamente todo, empezando por mi propio trabajo hasta el producto final del noticiero en el que me desempeño desde hace 19 años (en el horario del mediodía, 13 hs) y desde hace 23 años en Artear.(TN y Canal13)

Me niego a seguir hipnotizada un rating minuto a minuto que define qué es y qué no es noticia, y a acatar la orden de que “no hacemos un noticiero, somos un programa”.

Me lastima que no tengamos una segunda lectura de las cosas y que sea mi visión (¿sentido común?, ¿de género?) la que sea rápidamente descartada por el prejuicio machista (que no solo la expresan los varones) con argumentos de contenido tan discriminatorios como misóginos.

Y llegamos al final de la notita (Que es el principio de ésta: la bestial amenaza para que desista, abandone la lucha, abjure de mis convicciones, como a Juana de Arco en el 1400).

A quien se esconde en el anonimato de una columna y hasta ahora no pidió disculpas ni aclaró posibles malentendidos (no es ingenuidad, solo un poco de bondad), a quien pretende advertir y aleccionar con un “Ojo con la lucha, Silvia, mirá que esa Juana de la que hablan, terminó quemada en la hoguera”, le respondo con uno de los tantos mensajes solidarios que me llegaron en el día de hoy: La única lucha que se pierde, es la que se abandona. Por muchas Juanas más.

Silvia Martínez Cassina