domingo, 26 de junio de 2016

El llano, ese yermo al que cualquier militante le tiene cagazo


- ¿Vos tenés un plan B si se te cae esto? Si nos pegan una patada en el culo, digo...

- Eso no va a pasar -dice el Tano. Sabe de lo que habla Fede. El llano. Ese yermo al que cualquier militante le tiene cagazo. Significa desempleo, pero también, y sobre todo, alejarse de la cocina, del calor del poder. Es caerse de la rosca y esperar a que la rueda gire, desnudo en la intemperie. Para evitarlo hay que tener las fichas repartidas, jugar a varias bandas o tener un kiosco en el sector privado-, y si no, me pondré un parador en la playa. O me iré a recorrer el mundo.

- Qué hippie roñoso -contesta Fede-. No te la creés ni vos...

- Siempre te puedo sorprender.

- Yo me vuelvo a laburar a la ferretería de mi viejo hasta que consiga algo. Muy contento no se va a poner, pero bueno, desde ahí organizo la Resistencia.

- Una fiesta trabajar en una ferretería -el Tano saca un pucho del atado, lo acaricia con paciencia y lo enciende. Habla con el humo todavía apretado en la garganta-. No nos va a pasar nada, la Rusa siempre ayuda a los suyos. Si nos rajan, nos consigue laburo en otro lado, despreocupate. Y si no, lo conseguiremos nosotros, ya lo hicimos antes. Sabemos construir con tres palitos y alambre. No necesitamos un contrato para militar, eso es para mercenarios y arribistas, nosotros no hacemos política de cargos. Los usamos, por supuesto, eso lo sabemos los dos, pero son instrumentos de construcción como cualquier otro.

Fede lo mira. El Tano intuye que trata de percibir qué tan sincera es su confianza.

- Estamos en una coyuntura compleja, Fede. Si damos un paso atrás, en seis meses tenemos que cerrar las persianas e irnos a casa -dice el Tano. Hay que destrozar todos los miedos que puedan causar dudas dentro de la agrupación-. Si estamos todos juntos podemos dar pelea, se puede ordenar a la tropa. Pero cada vez tenemos más frentes abiertos al interior. Hasta nosotros, una agrupación chica, vivimos esas internas.

(Fragmento de Fuego amigo, novela de Juan Federico Von Zeschau, aparecida recientemente)


Fuego Amigo es una novela política sobre un grupo de jóvenes militantes envueltos sin aviso en una operación para voltear a una dirigente peronista que ocupa una Secretaría de Estado. La rosca se teje en todos los ámbitos de la noche porteña: fiestas empresariales, centros culturales, peñas, unidades básicas, caamientos, villas, fábricas derruidas, facultades. (...) Cada sucesión de encuentros va delimitando el off the record de la construcción política y el mundo del poder con sus penas y glorias, sus sacrificios y lealtades. (Texto de la contratapa del libro).


Juan von Zeschau nació en 1982 en Buenos Aires. En 2004, cuando estudiaba Ciencias Políticas en la UBA, empezó a militar en la facultad. Ocupó cargos políticos y electivos. Fue asesor de funcionarios nacionales de alto nivel y recibió becas para estudiar política en EEUU y España. Trabajó como periodista en los diarios Tiempo Argentino BAE, en la Agencia de Noticias Paco Urondo y revistas partidarias como Jotapé o Gestar.

Hoy a las 12 de la noche Juan von Zeschau viene a conversar a La otra.-radio, Radio Gráfica, 89,3, online clickeando acá.