Ponele


Ponele Cristina a todo:


domingo, 2 de febrero de 2014

Los garcas ya pusieron su pliego de condiciones: habrá cachengue

Esta noche en La otra.-radio analizamos la coyuntura económica. FM La Tribu. Acá >>> online.



#Tormenta #Rayos #Colón #EntreRios #NikonD300s Foto: @xlean_frank

Convergen algunas tendencias objetivas de la economía global que repercuten en nuestra región, errores del gobierno que no supo encarar algunos problemas en el tiempo propicio y con los instrumentos adecuados(el cepo cambiario fue ineficaz y contraproducente para frenar la corrida que se inició al día siguiente del triunfo de Cristina en 2011; la falta de control de las empresas concesionarias eléctricas y de transporte; la inequidad de las tarifas subsidiadas de los servicios, principalmente en la región metropolitana). Pero nada de eso impide advertir una contraofensiva de las clases dominantes que es jugada de manual en la historia argentina. El que no la ve es porque no vivió el golpe contra el peronismo del 55, contra Illia en el 66, contra el peronismo en el 76, contra Alfonsín en el 89, en los primeros meses de Menem, en el desastroso final de De La Rúa, en la semana de los cinco presidentes, en la pesificación asimétrica de Duhalde, en su salida anticipada, en el pliego de condiciones que Escribano intentó imponerle a Kirchner antes de asumir, en los intentos de golpe contra Cristina en 2008 y 2009, en el intento a dos puntas de Rosendo Fraga y Hugo Moyano para condicionar el poder de Cristina apenas horas después de la muerte de Néstor.

Lo que se vive desde diciembre es en parte historia conocida y hasta previsible, fríamente calculada para abonar el terreno del pato rengo: sedición policial para arrancar aumentos que descalabren las paritarias, acción psicológica acerca de una presunta "acefalía", inducción fallida a los saqueos apostando a una represión violenta que no fue, salto con garrocha del peronismo hacia el campo massista (que tampoco fue: el peronismo se mueve con astucia o responsanilidad). Lo que sí fue es la escalada del dólar blue para imponer una devaluación y estimular las expectativas inflacionarias y la retención de toneladas de soja para desfinanciar al estado. El programa que esta semana lanza la Mesa de Enlace no responde estrictamente a meros intereses económicos de los productores agrarios, sino al apriete clásico de las clases dominantes argentinas, el que imponen siempre que creen poder torcer el brazo a los gobiernos débiles.

ECONOMIA › LA MESA DE ENLACE LE RESPONDIO AL GOBIERNO LUEGO DE LAS CRITICAS POR RETENER GRANOS EN EL CAMPO

Pliego de condiciones desde las silobolsas


Los dirigentes de la Mesa de Enlace, Federación Agraria, Sociedad Rural, CRA y Coninagro exhibieron un plan de imposiciones al gobierno nacional a través de un comunicado difundido luego de la conferencia matinal del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich. En el texto le reclamaron al Ejecutivo una baja del gasto público, un plan integral para combatir la inflación y la reducción de impuestos para poder así emprender sus negocios. El ministro coordinador los había acusado previamente de tener conductas vinculadas con la “avaricia u otro tipo de carácter especulativo”, a partir de no vender la soja que permanece guardada en silos y silobolsas. “El productor venderá en el momento que crea oportuno”, retrucó el vicepresidente de CRA, Pedro Apaolaza. En los días previos, tanto el titular de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, como el presidente de Coninagro, Carlos Garetto, habían señalado que la modificación del tipo de cambio mejoraría la situación de los productores. Sin embargo, después reclamaron una mayor devaluación. El jefe de Gabinete dijo que “cambiaron de opinión” influidos por “otras usinas ideológicas”. Los ruralistas modificaron su discurso después de participar en el Foro de Convergencia Empresarial, realizado en el predio que la Sociedad Rural ocupa en Palermo. Página 12 del sábado, completo acá).

Hay una diferencia: el kirchnerismo no ha sido como los gobiernos anteriores. Las grandes exportadoras de cereales fueron convocadas para el lunes en la Casa Rosada. Si de ahí no sale un acuerdo que destrabe la liquidación de las exportaciones de productos agrarios, el Estado parece disponerse a tener mayor control sobre el comercio exterior. Abel Fernández en su blog cree en la conveniencia de que el gobierno negocie con cautela:

"no veo otro camino para el gobierno que negociar la aplicación de medidas más cautelosas. Quizás a través de los gobernadores. El Banco Nación puede ser, sí, una herramienta de presión más importante que la batalla cultural. Después de todo, estoy convencido que los sojeros no serán negociadores más duros que Nidera, Dreyfus, Cargill, Noble, ADM, Topfer y Molinos." (Completo acá)

La cautela siempre es aconsejable en momentos políticos delicados. Pero para negociar tiene que haber dos partes dispuestas a hacerlo. Si una de las partes, las clases dominantes argentinas, quiere imponer su programa de siempre (bajar el gasto público, un programa antiinflacionario recesivo, bajar la presión impositiva) y horadar al poder político, o incluso aleccionar a la población para que por muchas décadas renuncie apoyar a gobierno reformistas con programas tibiamente distributivos, si el poder permanente no quiere negociar y solo quiere acorralar a este gobierno porque hoy ya se siente capaz de desestabilizarlo (después de 10 años de intentos vanos), entonces no habrá cautela que valga.

Es de esperar un otoño con cachengue: cortes de rutas, cacerolazos, usinas psicológicas funcionando a todo vapor. La derecha quiere sangre. El lunes negro que podía quemar instanténeamente las medidas dispuestas la semana anterior por el equipo económico no sucedió. El nivel del dólar blue se mantiene a fuerza de inflador, los avivados remarcan precios que no dependen de la devaluación. Pero, sobre todo, la oligarquía salió a hablar de bajar el gasto público y los impuestos. Le quieren imponer una salida cruenta a Cristina -si es con muertos, mejor- para que un próximo gobierno más dócil empiece con las manos limpias y goce de unos años de "pesada herencia recibida".

El sindicalismo está resquebrajado y esto acota las posibilidades del gobierno de sentarse a acordar políticas salariales que no disparen la añorada espiral inlfacionaria (añorada por los golpistas).

Hay algunos que le restan el precio a esta hipótesis de conflicto: dicen que es conspirativa, que los problemas de la economía son reales, como los fenómenos meteorológicos, y que se trata de encontrar la pericia técnica adecuada para bajar la inflación. 

Pero el problema es político, los antecedentes históricos abundan para el que no haya perdido la memoria. La derecha es clásica en sus procederes. Y el kirchnerismo no es como los gobiernos anteriores.

Si nos preparan un marzo complicado, habrá que movilizarse en febrero. Habrá cachengue.


Esta noche viene a La otra el periodista especializado en economía Federico Kucher.

2 comentarios:

jfc dijo...

Esta bien eso del predio que la s.r.a., ocupa, en palermo.
La ley antiterrorismo, no aplica? ídem ley de abastecimiento y el Área Operativa de Fraudes Económicos y Bancarios, de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos, ha iniciado una investigación a fin de determinar la existencia de posibles maniobras delictivas contra el orden público económico- financiero. Será justicia? Será muy ingenuo el apagón de consumo el 7 de febrero?

jfc dijo...

Por si no lo leyó: http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-239021-2014-02-02.html