Cadete






miércoles, 23 de abril de 2014

Godard y Perrone, a mano

*


Me llegan por vías distintas sendos papeles manuscritos en los que Jean Luc Godard y Raúl Perrone describen sus nuevos proyectos cinematográficos. El de Godard, Adieu au langage, está por verse en la competencia oficial de Cannes en pocas semanas. Es su primer largo en 3D y la sinopsis y el título son suficientemente elocuentes y no hace falta agregar mucho más: es Godard, sigue creando, empieza una nueva etapa en su obra y punto.

Perrone habla de su pulsión creativa. Lo que está haciendo a partir de P3ND3JO5 es deslumbrante. Tiene varias películas aún inéditas, yo vi algunas de ellas y doy fe de que son increíbles. ¿Qué haremos con todas ellas? ¿Cuándo las conocerá el mundo?

Pero lo que me llamó la atención es la coincidencia en el recurso de ambos al manuscrito. No encuentro casualidad. Creo que los dos hacen cine a mano. Fuera del circuito de los formularios online que recorre el cine actual, los dos, irreductibles, se afirman en sus métodos de producción artesanales. Sueñan y hacen el cine en sus propias recámaras. Muy distintos entre sí y más distintos a todo lo otro, se parecen en algo: extemporáneos, se retraen en la intimidad de su memoria (que es la memoria del cine) para proyectarse en un futuro incógnito. Se desligan de la gramática habitual y someten a la propia materia de la que el cine está hecho (fantasmas, reflejos, sombras, destellos, humo, tempos, trayectos, relámpagos, dissolves, loops, palabras) a una presión en la que dejan sus huellas digitales. 

--------------------------------

* Traducción del manuscrito de Godard:
Adios al lenguaje
sinopsis

La propuesta es simple
una mujer (casada) y un hombre (libre) se encuentran
se aman, se pelean, los golpes llueven
un perro erra entre ciudad y campo
las estaciones pasan
el hombre y la mujer se reencuentran
el perro se encuentra entre ellos
el otro está en uno
uno está en el otro
y son tres personas
el ex marido hace estallar todo
una segunda película comienza
la misma que la primera
y sin embargo no
de la especie humana se pasa a la metáfora
todo terminará con ladridos
y gritos de bebé


Jean-Luc Godard