ley

jueves, 19 de mayo de 2011

No soy un hombre, soy la dinamita


por oac

Nietzsche es el auténtico filósofo pop. Manejó como nadie la capacidad para acuñar frases cortas, concisas, afiladas, memorables, destinadas a propagarse más allá de los círculos filosóficos. ¿Cuántos jóvenes de ánimo tormentoso, inconformistas,  no habrán leído alguno de sus libros y los de ningún otro filósofo? ¿Qué otro brindaría tantas posibilidades de twitteo? Hasta su heroica imagen de perfil con la mirada tensa dirigida al fuera de campo y los bigotazos tapándole la boca nació con destino de ícono.

Yo conozco mi destino. Un día mi nombre irá unido a algo formidable: el recuerdo de una crisis como jamás la hubo en la tierra...

Yo no soy un hombre, soy la dinamita.

Y a pesar de esto, estoy muy lejos de ser un fundador de religiones. Las religiones son cosa del populacho. Tengo necesidad de lavarme las manos después de haber tocado a hombres religiosos... Yo no quiero creyentes; soy demasiado maligno para creer en mí mismo...

Quizá sea un bufón... Y a pesar de esto –o mejor, no a pesar de esto, pues hasta ahora no hay nada más mentiroso que un santo–, a pesar de esto, la verdad habla por mi boca. Pero mi verdad es t e r r i b l e, pues, hasta el presente, lo que ha sido llamado verdad es la mentira.

Mi destino quiso que yo fuera el primer hombre honrado; quiso que yo me pusiera en contradicción con miles de años. Yo fui el primero en descubrir la verdad, por el hecho de que yo fui el primero en sentir -en oler- la mentira como mentira... Mi genio se encuentra en mis narices.

Yo contradigo como jamás se ha contradicho, y, sin embargo, soy lo contrario de un espíritu negador. Soy un alegre mensajero como no lo hubo nunca. Conozco tareas que son de tal altura que no ha existido siquiera su noción hasta el presente. 

Sólo a partir de mí existen de nuevo esperanzas.

Con todo esto, yo soy también, necesariamente, el hombre de la fatalidad. Pues cuando la verdad entre en lucha con la mentira milenaria tendremos conmociones como jamás las hubo, una convulsión de temblores de tierra, un desplazamiento de montañas y de valles como nunca se hayan soñado.

La idea política quedará entonces completamente absorbida por la lucha de los espíritus.

Todas las combinaciones de poderes de la vieja sociedad habrán saltado por los aires, porque todas estaban basadas en la mentira.

Habrá guerras como jamás las hubo en la tierra. 

Solamente a partir de mí existe en el mundo la gran política.

¿Quién con anhelo de agite no se sentirá convocado por estas palabras? ¿A quién no le gustaría que lo llamen a la puerta para iniciar un viaje así? ¿Quién no quisiera asistir al espectáculo de ver a los poderes de la vieja sociedad saltando por los aires?

Así es como Nietzsche se presenta a sí mismo en Ecce Homo. Por eso nos volvemos amigos de él cuando lo leemos en la más tierna juventud y ya nunca lo abandonaremos. Iremos siempre a buscar sus libros cuando nos sintamos con ánimo de dar batalla, por el asco que da tu sociedad.

Un filósofo aguerrido que se presenta como alegre mensajero, que quiere derribar ídolos. Que invita a leer sus libros a aquellos que estén hechos para sostenerse en lo alto, porque en esos libros se respira un aire de altura, un aire fuerte.

Se entiende entonces por qué el aire de esos libros atraviesa fresco el siglo que se inicia al morir su autor. Y aún hoy, 111 años después de haberse ido, su voz nos resuena tan viva.

Es curioso que un filósofo tan circunspecto como Martin Heidegger, de una escritura tan alejada del aliento épico de los libros nietzscheanos, autor de frases tan difíciles de retener, le haya consagrado a Nietzsche años de reflexión, más años que los que le dedicó a cualquier otro filósofo previo. Y es comprensible, tratándose de personajes de estilos tan contrapuestos, que Heidegger diga que la posición de pensamiento nietzscheana es ineludible para los hombres de esta época a pesar de sus estilo estridente y no a causa de él:

"Es un procedimiento demasiado fácil, y por eso empleado con frecuencia, tomar esta autopublicidad de su propio carácter -dice Heidegger en 1939 refiriéndose a Nietzsche-y su propia voluntad como el anuncio de la  incipiente locura. Pero en Ecce Homo no se trata ni de la biografía de Nietzsche ni de la persona del "señor Nietzsche" sino en realidad de un "destino"; pero tampoco de la destinación de un individuo, sino de la historia de la época moderna como época final de occidente. Aunque, evidentemente,  del destino de este portador del destino occidental  también forma parte que (por lo menos hasta ahora) todo lo que quería lograr con sus escritos se convirtiera en su opuesto. En contra de su voluntad más íntima, Nietzsche se transformó en incitador y promotor de una amplificada autodisección y puesta en escena anímica, corporal y espiritual del hombre que tiene como consecuencia final y mediata la publicidad sin límites de toda actividad humana en "imagen y sonido", gracias a los montajes fotográficos y los reportajes: fenómeno de carácter planetario que muestra exactamente los mismos rasgos en América y Rusia, en Japón e Italia, en Inglaterra y Alemania y que es extrañamente independiente de la voluntad de los individuos y del modo de ser de los pueblos, los estados y las culturas".

Notable: Heidegger habla del mundo de 1939 como si vislumbrara nuestro mundo presente. Es que hoy, recién hoy, vivimos en una planetaria puesta en escena anímica corporal y espiritual, en medio de la publicidad sin límites de toda actividad humana en imagen y sonido. Es como si Heidegger hubiera conocido internet. Como si pensara que Nietzsche es la imagen y el sonido de esta época, en contra de su voluntad más íntima. Heidegger quizá haya hecho más que nadie para sustraer a Nietzsche de este flujo de imágenes y sonidos, de los montajes fotográficos y los reportajes difundidos a escala planetaria en los que Nietzsche tan bien se propaga todavía, para devolverlo al ámbito de los pensadores más silenciosos.

Notable: Heidegger realiza su Operación Nietzsche quizá no para rescatar a Nietzsche sino para rescatarse a sí mismo. Estas palabras sobre el fenómeno planetario que muestra exactamente los mismos rasgos en América, Rusia (Heidegger en 1939 ya dice Rusia), Inglaterra y Alemania le valen como ajuste de cuentas con el régimen nacional-socialista, contra el intento del nazismo de adoptar una "doctrina nietzscheana" acerca del Super-Hombre y de la Voluntad de Poder como blasón del régimen al que el propio Heidegger había apoyado en 1933. Nudo de controversias, entonces: dos pensadores extemporáneos, dos hombres descolocados en sus respectivas épocas, cuya discrepancia aún resuena no solo cuando ambos están hace rato muertos, sino además cuando el régimen político que quiso apropiarse de uno y sedujo al otro resta sólo como un mal recuerdo. Y sin embargo el mundo que ambos entrevieron como si ellos vieran con nuestros ojos es este desierto que crece ante nuestros ojos.

5 comentarios:

ana maria parente dijo...

Vengo por estos pagos y me encuentro hablando con ZOROASTRO.
Yo que venía derecho a explicar porque la presi directamente lo està sermoneando a sus fieles servidores los MOYANOS porque tiene miedo al tironeo salarial .
La presi tiene miedo de que se le vayan las golondrinas a otro verano(los capitales sencibles digamos)y mi solo deseo es que no se le ocurra pactar con el otro SOCIO SOCIALDEMOCRATA CLONADO para llegar a un acuerdo de GOBERNABILIDAD en el cuál EL SALARIO SEA MONEDA DE CAMBIO como con MENEM Y DE LA RUA.
ASI HABLABA SARATUSTRA dijera NIETCHE.
Religión real que tiene sus templos dedicados al fuego que en PERSIA(actual IRAN )quema el gas superficial del abundantísimo petroleo QUE TANTO ANHELA BUSH OBAMA LA LADY CLINTON ETC ETC.

Oscar Cuervo dijo...

Cuánta sagacidad, A.parente, tanta que merecería figurar en el post anterior, al lado de las predicciones astrológicas de Asis y los pronósticos catastróficos de los otros dos carcamanes. ¿Así que las tensiones con Moyano son para aplicar un plan de ajuste contra la clase obrera pactando con Alfonsin y rompiendo la alianza con la CGT? Faaaa... merecés estar al lado de Asís y Grondona

MC dijo...

Che ana maría, yo soy medio lelo sabés? así que por favor me explicas que tiene que ver el pito con las alpargatas? La anfitriona se mató discurriendo sobre filosofía de prima y vos salís con tu troskogorilismo de base.Io non capisco cara.

Oscar Cuervo dijo...

A.Parente te la explica aparentemente. Cristina en su pico de popularidad rompe con la CGT, pacta con los radicales un plan de ajuste. Apoyo fundamental el de los radichas para confrontar con la clase obrera.
Se dice que Jaunarena va a Defensa, Nosiglia jefe de gabinete y Bulrich al ministerio de Trabajo. Estado de sitio y todo el consejo directivo de la CGT en cana. Intervención a la CGT. Interventor: Graciela Ocaña.
Solo faltaría chequear detalles con la astróloga de Asís.

Martha dijo...

Me quedé infartada con Nietzsche...Ahora que estoy en el cambio, me va a venir bien refrescarme la mollera...