Cadete



jueves, 27 de diciembre de 2012

Neo Amor

Las canciones del año 3
(una canción de Lucas Martí)
Lucas Martí en revista La otra 27



No solo está cambiando el tiempo
también está cambiando el amor
florece cuando el frío se hace único dueño
gozamos en invierno el calor de la emoción.

El año que nevó nos pasó
cambiándonos de lado y visión
ardemos el momento en el que el fuego está muerto
vistiéndonos el juego que la moda nos mostró.

Pierdo la cabeza cuando gano tu razón
esta des-pareja es el perfecto neo-amor
en siglos de trabajo nadie dio una explicación
la fórmula inconcreta nos tomó y enloqueció
coincido con los astros mas no con su posición
obsérvalos, están locos, te mienten
todo este desorden es producto del amor
mi reacción, cadena entre los dos.

Cercano a comprendernos mejor
la forma no define quién sos
mostraste tu cuaderno con valientes secretos
sabiendo que este mundo ordena en bloques al amor.

Pierdo la cabeza cuando gano tu razón
esta des-pareja es el perfecto neo-amor
en siglos de trabajo nadie dio una explicación
la fórmula inconcreta nos tomó y enloqueció
coincido con los astros, mas no con su posición
obsérvalos, están locos, te mienten
todo este desorden es producto del amor
mi reacción, cadena entre los dos.

Mucho te distingue de la selva y su neón
no estás realizado hasta acabar con toda acción
tu mundo se dispara hacia fronteras sin razón
no hay voz que te contenga de este inmenso alrededor
sos hombre enloquecido que ha cambiado así una flor
perturbación, imitación, declive
toda esta estructura está cediendo frente a vos
no comprendió, jamás imaginó.

Cuando empezamos a trabajar con el número 27 de revista La otra, que está ahora en la calle, estábamos promediando el año. Maxi Diomedi me dijo que quería hacer entrevistas a Lisandro Aristimuño y Lucas Martí, continuando con una serie de reportajes que viene haciendo a músicos que rondan los treinta y pico y vienen afirmando sus carreras. Lo que no sabíamos entonces es que finalmente, a la hora de los balances del año, íbamos a terminar eligiendo los discos Aristimuño y Martí como los mejores editados este año acá. Yo a Lucas Martí empecé a prestarle atención por la insistencia de Maxi, que lo viene siguiendo desde los 90, como cuenta en la nota publicada en nuestra revista. Hace unos meses Maxi me pasó 3er. y último acto de noción, el disco que Martí editó este año. Al principio me costó cazarle la onda, hay algo áspero en el arte de Lucas, que resulta desconcertante porque por otro lado sus canciones se mueven decididamente en el género pop, que habitualmente no se permite demasiadas asperezas. Las canciones de Lucas tienen una estructura imprevisible, nunca parecen desembocar en el lugar esperado. La instrumentación es súmamente despojada y esto es uno de los mayores contrastes con el mainstream: apenas una guitarra va sentando un soporte mínimo por el que se desliza la voz, mientras alrededor algún teclado esboza dibujos extraños, que aparecen y desaparecen. El soporte de la guitarra es siempre bastante irregular y los acordes suenan indescifrables. Y la voz parece que fuera buscando una melodía sobre la marcha, como si atravesara unas enmarañadas sendas boscosas que de pronto desembocan en un espacio de luz y belleza arrebatadoras. El decir de Lucas es personalísimo, aunque uno puede reconocer cierta filiación spinettiana en su manera de acentuar las palabras. En todo caso, él es el más original de los discípulos de Spinetta. Creo que las canciones de Lucas Martí no se parecen a nada. Quizá uno reconoce en ellas una voluntad de no regirse por ninguna ley exterior a sí mismas, ni moda, ni género, ni estilo, ni roles asignados a los instrumentos, ni tópicos en la letra: solo la decisión de buscar cuántas cosas distintas se pueden hacer durante una canción.

Dicho todo esto, después de escuchar varias veces 3er. y último acto de noción de pronto me cayeron todas las fichas y me di cuenta de que hay ahí cinco o seis obras maestras al hilo, canciones de una belleza que envidiará cualquier compositor, belleza lograda desde el riesgo que ha renunciado a la rutina. Y me parece que este Neo Amor es lo mejor que se hizo en 2012 en esta parte del mundo, una canción perfecta, de un lirismo tan intenso y tan distinto a todo que, una vez descubierto, es imposible olvidar. La letra habla de un "neo amor", una forma mutante de la relación sentimental ("No solo está cambiando el tiempo/ también está cambiando el amor), imposible de comprender y clasificar (esta des-pareja es el perfecto neo-amor/ en siglos de trabajo nadie dio una explicación), que hace estallar también las estructuras propias de la canción de amor (toda esta estructura está cediendo frente a vos no comprendió, jamás imaginó). Genial.

Los miembros del staff de La otra estamos muy orgullosos de haber dedicado en este número un amplio espacio a dos músicos que en este preciso momento están pasando por un período de tanta creatividad como Aristimuño y Martí. Tal vez en algunos años muchos se hayan dado cuenta de la importancia de estos discos. Quizá en 2022, cuando alguien quiera recordar qué pasaba en 2012, dirá: "ah, es el año de Neo Amor...".

En la entrevista que Maxi le hizo para la revista, Lucas en un momento dice:

"Cuando te metés con la música, al principio tenés la necesidad de que la gente te empiece a reconocer. Yo la tuve, por supuesto. Inclusive, en la época de A-Tirador, yo necesitaba encontrarme con gente que admiraba y admiro para darles un disco y que lo escuchen. Una vez que superás eso, te empezás a dar cuenta de que lo más importante es ocupar un momento en el espacio y la historia y aportar al momento tuyo. Hoy día, no digo que me decepciona, pero me sorprende un poco que haya gente de mi generación que esté tan pegada a la gente que ya está consolidada. Mucha gente me dice: "¿por qué VA no lo hiciste con X cantante?". Y no, porque yo quería hacer algo que sea de ahora. Alguien quizás dentro de 10 o 20 años recuerde los discos de VA como algo de este momento. Yo creo mucho en eso. Por eso, con diferencias y con un montón de cosas, me pone muy contento la gente que se mandó, me pone alegre Lisandro Aristimuño, Banda de turistas y la gente que está haciendo cosas ahí, creando su propio mundo y sumando. (Continuar leyendo en la edición impresa de revista La otra 27).

Y de paso, quiero agregar dos cosas: primero contarles que este viernes 28 de diciembre es el último show del año de Lucas Martí con toda la banda. Entradas anticipadas a $ 40, que ya estan a la venta en La oreja negra, de Martes a Sábados de 11:00 hs a 18:00 hs y de 20:00 hs a 22:00 Hs. También en disquerías Oíd Mortales (Av. Corrientes 1145, Local 17, Buenos Aires) y en la Galería Patio del Liceo (Av. Santa Fe 2729, Local 42).

Y por último: tengo en mis manos el nuevo número de la revista Rolling Stone, con los 50 discos del año, entre los cuales no figura el que tiene las canciones más lindas hechas en la Argentina actual. Ellos se lo pierden. La otra no, je.

DÓNDE CONSEGUIR REVISTA LA OTRA Nº 27:
En el kiosco de Av de Mayo 1113. (Hay también números anteriores)
En Tienda Cine Si (Pje. Giuffra 311, hay también números anteriores).
Videoclub Liberarte (Corrientes 1555, hay también números anteriores)
Librería Fedro (Carlos Calvo 578, hay también números anteriores).
Kioscos: Corrientes 119, Santa Fe 3714, Santa Fe 2195, Corrientes 1596, Corrientes 1587, Corrientes 1505, Corrientes 1894, Corrientes 1998, Corrientes 2082. Corrientes 2964, Las Heras 2320. Y muchos otros kioscos de Centro, Barrio Norte, Belgrano, Palermo, Constitución, Retiro (Terminal de ómnibus).

No hay comentarios: