Cadete





Hormiguita Ocaña, primera candidata a diputada nacional de Cambiemos por la provincia de Buenos Aires,
desconoce el caso Maldonado: "Ni el gobierno va a durar...".

sábado, 15 de diciembre de 2012

Fragata Libertad y Ley de Medios: El kirchnerismo se anota todos los triunfos porque queda solo en la pelea

El ala izquierda de la Unión Democrática demuestra que su vocación es consolidar un 4% y quedarse al margen de la historia


La Fragata Libertad es más que la Fragata Libertad, así como en monopolio Clarín es más que el Monopolio Clarín. Son dos casos testigos de los sectores que pugnan por la persistencia de la Argentina normal: es decir de la Argentina postrada por la alianza entre los sectores del poder internacional y sus aliados internos. Son exponentes directos de los que se aliaron para humillar al pueblo durante más de medio siglo en dictaduras cívico militares, endeudamiento exhorbitante, acción psicológica para debilitar a los gobiernos democráticos, represión de las organizaciones sociales, extorsión continua a un poder civil claudicante, destrucción de los puestos de trabajo, imposición de los poderes de facto sobre la voluntad popular.

No es raro que la derecha quiera que un gobierno democrático fracase al enfrentarse a esos poderes fácticos tan concretos.

Es escandaloso que la presunta izquierda, el presunto progresismo y los presuntos partidos populares se aparten de estas peleas cuerpo a cuerpo con el poder económico concreto, bajo el pretexto de todo lo que el kirchnerismo no ha hecho o de lo que hizo mal.

Por eso estos son días aciagos para los que miran la historia de afuera, deseando que al gobierno le vaya mal: el kirchnersimo se anotó dos grandes triunfos en dos días, contra enemigos muy poderosos. Por eso, estos días son de fiesta para el pueblo argentino: porque tiene un gobierno que apuesta a pelearla frente a esos enemigos, mientras a izquierda y derecha esperaban relamiéndose que el gobierno fracasara, para volver pronto a la "Argentina Normal" es decir: a la Argentina claudicante y postrada.

Después los Moyano, Lozano, Solanas, radicales, socialistas, peronistas "disidentes" dicen que el kirchnerismo coopta las luchas legítimas para beneficiarse políticamente. Deberían reconocer que los K la pelean solos. Y por ende la ganan solos. El kirchnerismo se hace cargo de las peleas. Comete errores, se contradice, tiene que enmendar sus anteriores alianzas indeseables PERO LA PELEAN.

Una vez más se muestra las razones por las que la pseudo izquierda y los pseudo progresistas no pinchan ni cortan desde 1945 hasta hoy: porque en el momento de luchar se borran o directamente se alían al enemigo. 

La indiferencia ante la pelea cuerpo a cuerpo con los Fondos Buitres y con Clarín de parte de los troscos, el FAP CTA-Lozano, Donda, Solanas, la UCR, el "Socialismo" y otros similares muestran que todavía son la Unión Democrática. El ala izquierda de la Unión Democrática, que demuestra que su vocación es consolidar un 4% y quedarse al margen de la historia. Y se quedan para siempre afuera de la historia. 

El kirchnerismo se anota todos los triunfos porque no porque va por todo, sino porque la pelea solo.

1 comentario:

Carlos G. dijo...

Así es.
Debe ser por eso que tantos argentinos nos sentimos representados por este gobierno más allá de sus errores y sus contradicciones.
Décadas esperando, décadas escuchando el discurso del “no se puede”, no nos dejaron, el discurso del posibilismo, de la necesidad de aceptar las normas para integrarse al mundo, a la modernidad.
Décadas de frustración, de impotencia, de traición a la Patria (suena tan antiguo, no?).
Años del sálvese quien pueda, del individualismo, de la salvación de los countries y los barrios cerrados, de los colegios privados, del no me importa nada del otro, de la antipolítica, del ”son todos chorros”.
Décadas sin esperanza.
Si algo nos deja el proceso iniciado en 2003, a pesar de la incerteza del futuro cercano y de la invisibilidad de la existencia de un continuador de la línea del gobierno, es que se podía, es la certeza de que no era cierto que nuestro destino era esa Argentina del atraso, la dependencia, la injusticia y el egoísmo.
Se podía, y se puede.
Depende de nosotros.