viernes, 3 de abril de 2015

Para una historia política del nuevo cine argentino

Se presenta en Buenos Aires El país del cine, de Nicolás Prividera

Lunes 13/04 - 19 hs
Museo del Libro. Biblioteca Nacional
Av. Las Heras 2555. CABA
Con la participación de Horacio Bernades, Eduardo Russo y Roger Koza.



Dice Eduardo Russo en el Prólogo de El país del cine:

"En esta historia política del NCA las películas no solo dialogan, como quiere la muletilla crítica, sino que discuten, entran en fricción, se prestan a una confrontación de la que es preciso extraer algunas razones en juego por medio de un trabajo que va en serio. El modo en que el presente cine argentino es abordado aquí apunta a que no es solamente cuestión de discutir sobre una o algunas películas o realizadores en particular, sino que esa discusión debe incorporar otra tan necesaria como la anterior, orientada a debatir los modos en que se ejercen los discursos sobre el cine, sus presupuestos y objetivos".

Dice Ezequiel Iván Duarte en el blog El zapato de Herzog:

"Las intervenciones públicas de Nicolás Prividera (Buenos Aires, 1970), ya sea que se inscriban en el mundo de la escritura, de la realización cinematográfica o de la oralidad (para este último caso, véase, sin ir más lejos, el debate “El cineasta argentino y la tradición” sostenido junto a Mariano Llinás en el Festifreak 2014, cuya transcripción puede leerse aquí y aquí) se caracterizan por una suerte de afán contra-canónico, por la permanente intención de espolear todo aquello que huela a statu quo y por la inquietud frente al peso de la Historia y a la presencia de lo político en el cine.

"Quienes estén familiarizados con el estilo literario del autor, profuso en oraciones subordinadas, empleo de paréntesis, intertextualidad, juegos de palabras godardianos y diálogo polémico constante con otras lecturas críticas, se encontrarán en territorio familiar con El país del cine. Para una historia política del nuevo cine argentino...". (Completo acá)

Dice Julieta Mortati en Miradas al Sur:

"Con un estilo confrontativo, en su libro de cuatrocientas páginas Prividera hace una revisión argumentativa sobre la historia del Nuevo Cine Argentino (NCA), que empezó en 1999 con Mundo Grúa. Allí, intenta encontrar la dimensión política de las películas de la última generación que vino a renovar el cine nacional. Su vehemencia tiene que ver más con su pasión por el cine que con una lucha de egos. Y, en el fondo, lo que importa es la pregunta que plantea sobre por qué y para qué hacer cine desde el que brega por un arte más autoconsciente. Hipótesis sobre la que la mayoría de los cineastas de su generación estaría de acuerdo, aunque no coincidirían con sus argumentos. Amable y hablador, en la entrevista Prividera contesta rápido, como un boxeador ágil y de buenos reflejos, como si tomarse tiempo para respirar implicara quedar rendido ante un knock-out". (Completo acá)

Dijo Javier Rossanigo en La otra:

"Si Viñas fue quien irrumpió, hace ya cincuenta años, con su libro Literatura argentina y realidad política en el consensuado ambiente de las letras argentinas para proponer al tiempo que un recorrido original por el mapa de la literatura nacional, unas formas modernas de hacer crítica literaria en el país, Prividera tiene en miras un proyecto similar para el no menos consensuado campo del cine argentino actual. Retoma para ello esa fértil tradición polemista que encuentra en el ensayo el medio apropiado para ir abriéndose paso, a fuerza de la prepotencia de su escritura, a través de un camino minado por los guardianes de cierto estado de las cosas que ponen el grito en el cielo cuando oyen palabras como 'política' o 'popular' y, peor aún, cuando éstas conviven en un mismo sintagma con la palabra 'cine'". (Completo acá)

Y había dicho yo acá:

"El país del cine es uno de los grandes acontecimientos editoriales del año. Un libro con el que dan ganas de pelearse tres veces por página y a la vez obliga a seguir leyéndolo. Puede ser el complemento necesario de la filmografía de Prividera. Es casi inevitable vincular estos "partes de guerra" con las citas que se leen en el cementerio de Recoleta, en su película Tierra de los padres, con la ventaja -y el riesgo- de que los nombres que aparecen discutiendo en el libro están todos vivos.

Y el lunes 23 de febrero Prividera vino a hablar del libro a nuestro programa Antojo. En esa ocasión escribí:

"De todas sus intervenciones críticas, El país del cine... reúne, desarrolla y perfecciona solo las referidas al "nuevo cine argentino" de los 90 y sus precursores. Prividera discute no solo películas y autores sino también dispositivos de legitimación que funcionan en la crítica cinematográfica y en los festivales en los que estas películas encuentran su lugar más propicio. Quizás la tesis principal del libro sea que no es posible pensar las películas como meras expresiones de una subjetividad autoral, sino que hay que tener en cuenta los diversos contextos por los que ellas se deslizan, se elevan o caen. No solo todo cine es político, sino que además  toda crítica lo es, aún aquella que quiere desentenderse de lo "extracinematográfico" para ocuparse de lo meramente estético, como si una esfera estética subsistiera en sí y fuera del mundo. El problema es que el cine no puede desligarse del mundo, los cineastas no pueden desentenderse de las diversas plataformas que hacen posibles y visibles sus obras y los críticos no pueden borrar las huellas de los intereses que encarnan aunque se resistan a admitirlo. Si no me equivoco, este es el núcleo central de la posición de Prividera; y si esto es así, no puedo estar sino de acuerdo. Aunque en otros puntos, nuestras diferencias subsistan.

"Pero como rompedor de consensos, si Prividera no existiera, el cine argentino actual tendría que inventarlo. Su tozudez (a veces agotadora para quienes se proponen discutirle) abrió una brecha en el campo de la crítica, por la cual se cuela una frescura que remueve el aire viciado de las camarillas.

"Todo lo que hablamos lo pueden escuchar clickeando acá".

Así que es muy recomendable asistir a la presentación de este libro de Prividera y, sobre todo, es muy recomendable leerlo.

1 comentario:

Rodrigo Manuel Herrero Rosas dijo...

Pinta muy interesante ese libro, ya sea para estar "a favor" de la postura del autor en un determinado tema o enfoque; o "en contra", creo que siempre es enriquecedor "polemizar" con Prividera. No soy un experto de cine, sino un simple "amateur" que ha consumido más "cine pochoclero" que "cine arte", lo cual no me enorgullece sino que es un hecho.
Espero poder conseguir el libro (lo cual no será difícil porque laburo en Corrientes al 1300, lugar lleno de librerías) y leerlo con tiempo.
Saludos