martes, 21 de enero de 2014

Chantajista profesional



Al final todo lo que decía y dice Lucas Carrasco era y es por la guita.

Mientras le mantenían los contratos por decenas de miles de $ en R Nacional, Cronica, El argentino, 678, era ultraK.

Ahora que perdió sus contratos por dificultades para cumplir su tarea diaria, Lucas Carrasco espera que el próximo sea un gobierno honesto.

Descubrió que Cristina y Máximo eran chorros después que le rescindieron contratos. El suyo era un apoyo chantajista.

De pronto se volvió honestista, Carrasco: cuando le dejaron de subvencionar la vagancia de escribir 20 líneas berretas por semana para Crónica.

Nunca repartió entre sus lectores la guita que extraía de los medios oficiales. Se jactaba de tener llegada a Máximo.

Ahora Carrasco, que basureó a los trabajadores R Nacional, pide a sus lectores de blog que reclamen por su indemnización.

Digamos que de chantajistas profesionales como Carrasco que apoyan cuando hay guita para ellos hay que librarse más temprano que tarde.

Pide sacarle unos morlacos más a los medios oficiales, pero aduce esto: "yo voy a tratar de ganar lo más posible para la libertad de prensa, los trabajadores del periodismo, el ideario nacional y popular y la honestidad intelectual y ética". En sus posts ahora elogia a Carlos Pagni, Beatriz Sarlo, Jorge Fernández Díaz, a quienes hace pocos meses abominaba. Calumnia sin pruebas de ninguna especie a los compañeros de camino a quienes abandonó y se hace amigo de Juan Cruz Sanz y Pablo Marchetti, de quienes se burlaba. Va dando lástima por su falta de coodinación verbal por los canales de la ultraderecha.

Si defiende la ética debería explicar por qué defendió al kirchnerismo mientras le manteían su sueldo de decenas de miles y por qué empezó a hablar de corrupción cuando perdió sus empleos.

Debería explicárnoslo sobre todo a los que apoyamos este modelo sin recibir ni un solo peso del gobierno.

Dice en su blog:

Lectores: he escrito durante años, día tras día. He aguantado las calumnias, he tratado de mejorar los errores que me señalan. Nunca he pedido nada a cambio. Dado que yo decido escribir, no tengo ´porqué pedir nada a cambio. Pero necesito pedirles algo, sabiendo que al pedirlo van a apostar por mi fracaso las patronales. Les pido que le manden por mail esto a un amigo, familiar, a alguien irrelevante para el resto del mundo. A una persona del común. Mi única estrategia es que la gente común apoye a un trabajador contra la patronal y el gobierno.

Muchas gracias‏


Así que ya saben: si piensan que Carrasco hace esto en defensa de los trabajadores, no duden en prestarle ayuda.

24 comentarios:

jfc dijo...

Corresponde difundirlo? Vos sos uno de los de la cadena, no se si lo pensaste. Empecé a leer los blogs,por culpa del desplante de este personaje en canal 7, de ahí a radio américa, porque enlazaba con otro programa que escuchaba y me llamó la atención la voz antiradio del tipo, que al tiempo supe quién era, en tt, invitaba x ej.a Barge y no lo dejaba hablar, by the way, el programa era muy bueno si zambayoni estaba solito. Siempre me pareció , cuando menos surrealista, ?¿, ahora, cada tanto sus ¿detractores? comentan algo de lo que hace, desde que se hizo despedir de radio nacional, la verdad, me resulyta difícil comprender el porqué de estos comentarios, a menos que estos tengan no se qué beneficio o sean las últimas manos que se dan a un amigo, en fin, quizás no soy quien para hacerme o hacerte estas preguntas. Pero quiero agregar que desde el día de ese desplnte, se puede ver a una especie de pichón de Lanata un poco subvaluado. Estuvo en la fede?

Oscar Cuervo dijo...

Por supuesto que corresponde difundirlo: yo soy partidario de comunicación libre. Y más aún en política: si vos pensás que tu posición es justa, no tenés que ocultar nada. Yo públicamente asumí la decisión de ponerlo en tapa de mi revista, por motivos editoriales y políticos, decisión que aún reivindico. También reividico mi defensa pública a LC cuando fue atacado en 678 con cuestiones personales. Todo ocurrió en el blog. Es casi una ley de trasparencia de la política del blog difundirlo. Sobre todo porque el mismo texto que hoy publica Carrasco es una puesta al desnudo de su extravío político, el mejor argumento que puede esgrimirse contra su actual posición. No creo para nada que la escoba tenga que barrer la basura debajo de la alfombra.
Yo, además, no soy un detractor: fue mi compañero de ruta en esto de La otra, así lo sentí. Y esto no es un comentario. Lo de "no sé qué beneficio" es poco claro de tu parte: entrás en la lógica de la sospecha que justamente es el veneno en estas cuestiones.

El criterio de La otra va a ser seguir exponiendo siempre las razones de sus movimientos. Y eso, obvio, es una decisión absolutamente personal, dado que soy yo el que pone el cuerpo para que este blog exista cada día.

Tu opción es no leerlo.

walter dijo...

Carr-asquito es un fabulador prepotente,y lamento que siga teniendo consideraciòn de algunos blogueros,es un ser tòxico que sòlo contribuye para la confusiòn.

Cristina dijo...

A mí, particularmente, el tema de el despiste ético de Luquitas me tiene recontrapodrida. Está bien no esconderlo y esta bien decir que el mismo blog es lo que desprestigia a Carrasco, pero no habría algun límite? Personalmente cuando se pone a insultar pesado a Cristina o a Máximo, ya medio que me ofende. Creo que no solamente es un mercenario (en el sentido que vos decis) sino que HAY un verdadero "lanatismo" en sus escritos.

Cristina dijo...

Me gustó lo de Walter, yo también creo que es toxico. Yo no le daría mas visibilidad de la que tiene y de la que -evidentemente- busca. Es evidente que todavía no esta cobrando lo que querría de la vereda de enfrente.

GrouchoMarx dijo...

Cierto. Lo de pity carrasco es muy, pero muy desagradable.
Un tipo que llegó a la TV y al cable como un defensor a ultranza del modelo K y que, un año después trata a Máximo de gordo trolo, a CFK de narco a todos, todos, los funcionarios y ex compañeros de ruta de chorros, habla más de él que de sus denostados.
Empezó a mostrar la hilacha cuando se alarmó por la ultrachequada e impactante investigación de Lanatita sobre los twiteros K, una pelotudez para el Guiness que pity fue el único que tomó en serio.
Después vino el encontronazo con Dante Palma y todos salimos a matar al susodicho por su artero ataque y poner en evidencia las adicciones de Luquitas.
Siguió con su quilombo laboral en Nacional y de a poquito se fue pasando a la vereda de enfrente, hasta convertir a su blog, en una versión bizarra de Seprin.
Creo que debemos ya, realizar un merecido desagravio a Don Palma.
Desde ya, yo empiezo pidiendo disculpas al pity Alvarez por mi tan desafortunada comparación.

cgb dijo...

Hola , yo creo que la. mayoria de los que aqui escriben al igual que CL son adultos e inteligentes por lo que son resposables de lo que escriben de acuerdo a su ideologia y sus interes , pero me llama la atencion como hay gente que se ofende porque tal o cual cosa sobre Cristina o Maximo , salvo que sean amigos de la infancia sino la verdad es que no se entiende . imagino que tienen perfectamente claro que si a ellos los insultan ni Cristina ni Maximo van. sufrir por ellos, por lo que siempre me surge la comparacion con una adolesente biliver que cuando critican a su idolo lloran .entonces sera que todavia no sontan adultos como uno creia
saludos

jfc dijo...

Está muy bien lo que decis, cada uno puede o no, leer. Vos ofrecés unos espacios de lectura y comentario, te pido disculpas si te resulta fuera de lugar mi comentario. Quizás busco algo que quizás no exista. Lo del beneficio me pareció amplio, equivalente a lo que en un tiempo los analistas llamaban goce, o placer.

jfc dijo...

Del programa donde se retiró, lo que vi en you tube, me pareció similar a lo que comenté del de radio américa, donde ya se presentaba como vos mencionas: "Va dando lástima por su falta de coodinación verbal"
Le reclamaron la palabra, que el obstruia en su balbuceo no se si alcohólico, porque ya no le creo ni eso.

Daniel dijo...

Voy a ser autorreferencial pero sirva como opinión.
Me tiene sin cuidado lo que haga Carrasco porque nunca fue mi amigo y allá él. Pero voy al hecho.
Me formé ideológicamente en el Movimiento Humanista al que concurrí durante veinticinco años con interrupciones.
Fundamos el PH en el '85 y fuimos avanzada por ejemplo, en dar lugar de preponderancia a la CHA en un momento en que la homofobia era moneda corriente en nuestra sociedad.
Los lineamientos políticos siempre fueron los mismos y es lógico que haya recalado en el Frente para la Victoria, no sin antes atravesar una discusión interna donde en los primeros años prevaleció la corriente que no quería materializarlo incluso contra la opinión del líder.
Los textos políticos de Silo de la primera época eran una anticipación muy aproximada de lo que luego sería la desembocadura en las movidas populistas del Continente que por supuesto fueron saludadas con beneplácito.
En determinadas ocasiones dejé de participar exactamente por cuestiones personales con determinados integrantes, algunos dirigentes que me produjeron malestar, a veces más, a veces menos acentuado.
Y es aquí donde todo lo antedicho como premisas de valor hubiera caído en saco roto si hubiera yo magnificado esos entredichos, esas disputas, superponiéndolas a lo trascendente. Al marco mismo donde se construía la idea movimentista. Donde se plasmaba como referencia a nuestro accionar. Y ni que hablar, si hubiera degradado aquellos valores por estas riñas personales.
Jamás se me ocurrió divulgarlos y menos, mandar al frente a esas personas. Porque antes que nada estaba la sustentación del Movimiento en su valoración lo que no se me escapó nunca iría a constituir una mancha que tomarían los detractores para su beneficio.
Algunos, que entraron en una escalada de resentimiento sí lo hicieron y no encontré en sus denuncias más que difamaciones y rencor acrecentado.
Donde hay personas hay conflicto siempre. Y hay miserias que pululan alterando las relaciones personales. Incluso en un sitio que por vocación profundiza justamente en esa materia.
Cada cual es dueño de su silencio (a menos que éste lo atormente) y esclavo de sus palabras. Pero estimo que hay que saber dónde, cómo y desde que lugar, intentado determinado equilibrio va uno a expresarse.
Y sobre todo, a que carroña puede alimentar con esa difusión.
Cuando hace poco hice un post describiendo la calaña de comentaristas que se habían apropiado del blog de Carrasco lo exculpé a él que tomó la decisión de abrir sin restricción alguna los comentarios.
Pero el caso es que no puede dejar de llamar su atención este fenómeno, como lo hace en cualquiera de nosotros.
Prácticamente todos los que allí hoy postean, sean detractores o sostenedores del modelo lo hacen desde el peor lugar.
Es triste que la correlación inmediata de sus post se conforme con semejante expresión de saña y no es posible desvincular esto de la actitud del emisor que se retroalimenta in crescendo de un particular y agudo resquemor. Más aún cuando en el pasado era él mismo notoriamente celoso de los mismos vía moderación, consciente de su convocatoria.

Daniel dijo...

Cuando alguien se juega en extremar su posición, cuando lo hace incluso contradiciendo de plano todo lo por años expresado, no es posible pase esto inadvertido en quienes intentan un marco de razonabilidad que sirva como punto de partida hacia todo debate. Antes que nada porque, le guste o no, no suena creíble.
Todos pecamos de ser más o menos creíbles, desde ya, pero estas expresiones paroxísticas no pueden entrar en la cabeza de nadie que requiera cierta sensatez.
De manera que ya se pierde de plano el derecho a la ofensa en tanto quien se asoma a lo que allí se escribe no puede dejar en alguna medida de ofenderse.
Supongo que Oscar que tiene una historia como ex compañero de ruta sentirá más a fondo esa ofensa, a los otros, con solo dejar de leerlo ya nos basta.
Hoy Mariano Montenegro esboza una crítica al post de Oscar esgrimiendo que lo que aquí está en juego es la demanda por el trabajo en negro (no sin dejar de insultarlo). Pero aquí se está hablando de otra cosa.
Hay una acusación de Oscar hacia Carrasco vía interpretación de los contenidos jugados en su derrotero hacia la oposición más cerrada y violenta hacia el gobierno que supo defender con pasión.
Si vamos a criticar a Oscar hagámoslo por demandar explicaciones sobre cuál es la base de sustentación del juicio que emite, de cual es la base concreta y probatoria de la valoración que explicita sobre Carrasco. O si es tal vez no es más que una interpretación. O una deducción.
Pero en todo caso, Oscar ya da respuesta a esto en el mismo post, de manera que queda el aceptarlo o cuestionarlo.
Sin embargo, las cosas se han endurecido de tal forma que no podemos aprender nada constructivo. Repito: nada, de quienes habiendo apoyado este proyecto hoy lo combaten valiéndose de cualquier cosa a mano, así provenga ésta de las usinas más nauseabundas.
Por allí al menos, no encontrarán eco en nosotros, a menos que no lo deseen, o a menos que deseen una confrontación implacable, para lo cual no es necesario haber difamado como lo hace Carraco corrientemente a sus viejos compañeros de ruta.
Si acaso reclama él, que no son esas difamaciones y que puede sostenerlas probatoriamente, es bastante espantoso el mecanismo utilizado pretendiendo darle viabilidad.
Oscar hace referencia finalmente a la actitud asumida de hacer transparentes sus sentimientos a través de su blog. Y esto es saludable, dado que lo que corre por fuera y no sale a luz es desde ya muchísimo más rudo e implacable como para que lazos que alguna vez permanecieron unidos, se separen hasta caer irremediablemente en la confrontación.
Cada cual sabrá (o lo que es más probable y jodido; será víctima de esa mecanicidad que ilusiona a uno con el hecho de saber) como montarse en esa confrontación. Con qué altura o con qué grado de bajeza.
Concientemente o no, cada cual con sus acciones, va forjando su inevitable destino.
Si todo se reduce a la acusación de complicidad por parte de quienes apoyamos al gobierno ante acciones corruptas, no tiene porqué un entusiasta de a pie, libre en su conciencia, dejar su cometido en tanto visualiza un factor superior a lo denunciado que es el habilitar los lugares de decisión concretamente a factores de poder que ya han dado probadas muestras de las políticas que imponen sobre el conjunto de la población. Y que han sido nefastas.
Más aún cuando los críticos no ofrecen la menor alternativa de corriente política alguna que pueda conformar poder como instancia superadora.
En todo caso, está la justicia. En todo caso está la militancia para que desde lo interno genere opciones de reemplazo a futuro de carácter superador a lo dado.
Nadie puede arrogarse postular mejoría referenciandose en lo peor de lo que hemos sufrido.

Rodrigo Manuel Herrero Rosas dijo...

Nunca terminé de entender por qué se le ha dado tanta pelota a Carrasco.
Cierta vez, desde mi blog anterior, dejé un comentario a los muchachos de la Mesa de Autoayuda:

"Che, no entiendo cómo este blog tiene menos de 100 seguidores y el de Lucas tiene casi 2000.. ¿Cómo mierda funciona la lógica del blog?"

Acá el link:

http://mesadeautoayudak.blogspot.com.ar/2011/06/la-prerrogativa-del-tubo-de-ensayo.html

Prefiero mil veces espacios como el de Abel Fernández, el de Ricardo (Los huevos y las ideas).. como el uso de la ironía y las discusiones que se dan en la Mesa de Autoayuda, que el "bukowskismo" anarquista de los petardistas como carrasco.

Saludos

Rodrigo Manuel Herrero Rosas dijo...

Me parece bastante infantil cierta búsqueda febril de "seguidores". Es una tentación en la que podemos caer quienes decidimos ponernos un blog o un espacio independiente. Tampoco yo cobré jamás un mango del gobierno, ni me interesa perder mi libertad de decir lo que tenga ganas. Los que reciben guita son los "Baby" Etchecopar de turno, no la mayoría de los blogueros que, más o menos críticamente, apoyan cierto rumbo del gobierno.

Retomando el tema de los seguidores: creo que es mejor la calidad que la cantidad de lectores. Si tu blog se llena de comentarios cloacales, posiblemente su estilo sea demasiado "lanatiano" o "amarillista", y para mí esa no es ninguna virtud. Si yo no recibo mejores comentarios, es mi responsabilidad. Seguramente no tengo ni el talento ni el tiempo como para atraer a mejores lectores. Para el que sólo busca que lo lean, le recomendaría que se haga pasar por una adolescente prostituta que viene de Europa del Este y ponga fotos de mujeres desnudas. Ahora si quiere analizar la realidad y ser leído por personas que valgan la pena, hay que esforzarse más.

Rodrigo Manuel Herrero Rosas dijo...

Por si no se entendió: creo que a Carrasco lo pierde su búsqueda de "seguidores", de fama, de "peor que hablen mal de uno es que no hablen". En ese sentido, su actitud tiene más que ver con un participante de Gran Hermano que de analista político o periodista. Para mí, siempre tuvo esa tendencia.

Ahora sí: saludos!!

Oscar Cuervo dijo...

El otro día leí en un blog que nada que ver (un blog que habal sobre cuestiones técnicas de los blogs) que su editor saludaba y contestaba a cada uno de los comentaristas, porque ese era el gesto de amabilidad que correspondía. Admito que como lector de un blog ajeno, la lectura de cada saludo gentil al que comentaba me resultaba un tanto tediosa y forzaba (sobre todo porque yo leí y no comenté nada), pero a la vez en algunos comentarios se planteaba alguna pregunta técnica interesante que el editor invariblemente respondía y agradecía con gentileza.

Me llamó la atención porque no sé si ese es un protocolo que en algún momento fue generalizado. Yo, como habrán visto, no suelo responder demasiados comentarios y cuando lo hago es para responder algo muy puntual y a veces para polemizar.

Pero como en este post se comentó largo y tendido, quiero, además de agradecerles su participación respetuosa y argumentada, hacer notar que incluso aquellos que dijeron que ya no querían leer más nada del personaje aludido, tuvieron participaciones extensas e interesantes.

Así que, dejando de lado mi habitual mutismo ante los comentarios, les dejo un saludo a todos.

Daniel dijo...

La curiosidad que va hacia el regodeo con lo grotesco es una señal de que es interesante mirar en uno mismo (sin juzgarse, solo observar) de que viene la cosa.
Si se va a fondo se encuentra y sirve para trabajarlo.
Es que siempre es bueno trabajar con los propios contenidos ya que de otra manera se generan tensiones que provocan proyecciones acortando la distancia necesaria para una evaluación medida.
Advirtiendo la saturación del caso, es cierto que ya no lo leo más. Posta, jaja.
Abrazo.

Y Rodrigo, vení más seguido a las reuniones de la Mesa, se te extraña.

Oscar Cuervo dijo...

Yo quiero ir a las reuniones de la Mesa!

Daniel dijo...

Dale; primer miércoles de cada mes (salvo que avisen lo contrario); 20 hs. Círculo de Salvavidas, Cabello 3958, Palermo.
Empanadas y vino tinto; menú económico o lo que quieras comer.

Adriana dijo...

Yo dejé de leerlo (tantoen el blog, que visitaba a diario, como en twitter) cuando se desquició. No me molestaba tanto la crítica al kirchnerismo como la falta de rigurosidad que devino en disparate, el día que dijo que existían pobres y villas por culpa de Guillermo Moreno dije bué, ya fue, no pierdo un segundo más en leer nada de lo que escriba nadie que pueda decir una pelotudez semejante. Y así fue. No sécómo fue que vi twits que mandaba durante el discurso de CFK de ayer y no lo pude creer. Lilita Carrió es una intelectual moderada al lado de este esperpento. Me dio mucha vergüenza y un poco de asco. Y ahora que leo acá lo de sus sueldos de decenas de miles, que ganaba mientras vivía llorando miseria por todos lados... en fin. Mamarracho le queda chico. Un pedazo de forro. Y traidor.

Juan Salinas dijo...

Carrasco es un caso extremo. Lo que fascina es que le hayan -hayamos- dado bola sieno tan manifiesto que es capaz de dar un giro de 90º por un quítame allá estas pajas. Una ideología donde todo es fusible, reemplazable, consumible. Y donde se puede negar lo que ayer se afirmó sin dar explicaciones ni el más mínimo ruboir porque, total, la letra impresa solo sirve para envolver huevos. Y todo porque no le pagan lo que pretende. Lo que fascina es la sospecha que hay otros parecidos que no se desbocan tanto porque no se empolvan la napia ni se emborrachan tanto como él. El horror de quienes son menemistas hasta la médula perop no pueden reconocerlo ni siquiera a si mismos. El horror del neoliberalismo. La total ignorancia del amor.

Oscar Cuervo dijo...

Hablando de amor, Pájaro: lo invito a que venga el miércoles a Antojo a recordar al gran Luis Alberto Spinetta, a quien ud conoció personalmente.

Oscar Cuervo dijo...

Hablando de amor, Pájaro: lo invito a que venga el miércoles a Antojo a recordar al gran Luis Alberto Spinetta, a quien ud conoció personalmente.

Marta dijo...

Noooooo apenas un pelotudo

Nando Bonatto dijo...

El caso Carrasco es un caso siquiatrico
Un pobre adicto que no discute política sino apenas insulta a troche y moche porque hoy por hoy ,deterioro mediante no le da para otra cosa
amen de ello,jamas cobro DECENAS DE MILES
Ojo con lo de Pity Alvarez bloguero que lo tengo patentado