domingo, 7 de agosto de 2016

Estado de indagatoria

En este nuevo paso por Buenos Aires, que lleva ya 10 días, Cristina tuvo una serie de intervenciones de notable efecto simbólico. Estuvo en el homenaje del nacimiento de Hugo Chávez en el Instituto Patria, en el plenario nacional de estudiantes secundarios en la UTN de La Plata, en el funeral del gremialista Raimundo Ongaro y en una inmediata reunión con dirigentes de la Corriente Político Sindical Federal en la Federación Gráfica; y el viernes en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, conmemorando 50 años de la noche de los bastones largos.

La unidad sudamericana, la militancia secundaria, el sindicalismo combativo y la vida universitaria.

Curiosamente, después de que sus acérrimos enemigos la dieran por terminada y de que incluso sus seguidores añoraran su presencia, hoy da la sensación de que ella es la única dirigente de primera línea del país que está haciendo política. Estas intervenciones envían mensajes muy abiertos y transversales hacia distintos sectores sociales. Así Cristina logra esquivar la pesadez cobarde de los burócratas del sistema de representación que parecen preocupados solamente por asegurarse un carguito; o si fueron parte del gobierno anterior, peor todavía, por dar muestras de obediencia al nuevo orden que se intenta instaurar con éxito dispar. Ni que hablar de la lentitud espesa de las cúpulas sindicales que calculan cómo trocar gobernabilidad con baja de salarios y pérdida de empleos de sus bases. El gobierno de CEOs está excluido de esta enumeración, porque el arte de la política parece que le es completamente esquivo y solo pueden erigirse en el mando a través de la coacción, el soborno o la persecución. Puestos a gestionar, los CEOs hacen desastres como el del tarifazo.

En medio de un clima de estrechamiento de las libertades civiles y pérdida de derechos -que tuvo su tope este jueves en el intento de detención de Hebe-, con una infantería mediática de una prepotencia discursiva que intenta mantener a la población en estado de embotamiento perceptivo, Cristina estuvo en cada uno de estos lugares emitiendo signos de construcción política que prescinde de los lugares comunes de la actual casta dirigente.

No se mueve en el desierto: se mueve en el llano, algo muy diferente. El grueso de la dirigencia peronista tiene horror por el llano y eso le otorga a ella un valor diferencial a la larga. No se trata de un desierto, porque hay una sociedad civil que está despertándose. A ellos le habla Cristina con una serenidad que no desconoce la gravedad de los hechos pero no se asusta ante la continua amenaza persecutoria.

La fallida detención de Hebe es un gesto de debilidad de un gobierno que quiere instalar un estado de "indagatoria", como dijo Horacio González el viernes en Filo, un poco antes de que Cristina hablara.

"Estamos en libertad provisional -dijo González- ante este aparato judicial tremendo que tiene Argentina. Bajo este acecho, tenemos que discutir más, bajo la amenaza, tenemos que discutir más, bajo la posibilidad de ir presos, tenemos que discutir más (...). Este gobierno, yo lo definiría así, como un gobierno que no sabe reconocer las cuerdas que tienen intensidad en Argentina. Por eso tocaron a Hebe. No se dieron cuenta porque no saben lo que es Hebe. Piensan que es una señora que firmaba cositas, que firmaba pagarés, que firmaba cheques, que era empresaria. No, Hebe se define de una sola manera: Hebe. Y es el nervio profundo de la dignidad en la sociedad argentina. No sabían que tocaban eso, con una pobre indagatoria, con una torpe indagatoria. Por eso hay que asumir que estamos todos en estado de indagatoria".


El encuentro en Filo está lleno de momentos interesantes y emocionantes, con su evocación de la barbarie militar irrumpiendo en las facultades en el 66, su mirada alerta frente al presente avance del autoritarismo en el país y las fértiles ideas para reconstruir el proyecto popular que Cristina desarrolla, en medio de la rememoración de sus tiempos de estudiante y sus notables menciones a Oscar Varsavsky y Rolando García.

Por ese gran interés, les dejo el video de la charla casi completa en Puan. (hoy a medianoche vamos a hablar de esta intensa semana en La otra, Radio Gráfica, 89,3).