sábado, 24 de octubre de 2009

La vida en canciones


por oac

Que yo recuerde no ha habido recital de Charly García que no estuviera asediado por el drama. Definitivamente, Charly es un artista asediado y la mejor prueba de ello son sus canciones.

Sus canciones: no hay otra explicación para comprender su autoridad a través de décadas: no se trata de su presencia física, ni de una voz privilegiada, ni de un buen agente de prensa, ni de un productor musical avezado, ni de una coyuntura favorable, ni de complacencia para con su público, ni de habilidad para aggiornarse, ni de buena suerte. Con semejante cosecha de canciones, con canciones así, no podía ser de otro modo. Ahí están, escucharlas, pensar en lo que dicen y cómo lo dicen.

Charly pertenece a una raza de cantantes confesionales, (como John Lennon, como Elliott Smith) que supo exponer su más íntimo desgarro bajo la luz despiadada. Ha crecido en público y en público ha muerto mil veces. Quien lo probó lo sabe: la obra de Charly es preparación para la muerte. Los más jóvenes o los más distraídos tomen sus discos desde el primero hasta el último (con todas las pausas que consideren necesarias) y no tardarán en comprender que prepararse a morir es el asunto de Charly.

No hay trucos pop, ese es un recurso legítimo de otros, no de Charly. No es el hombre más sexy del mundo, las arrugas no le harán mella. Por eso aún en las peores noches su temible presencia guardaba una fuerza artística inapelable. La laceración física, la fisura, la pérdida de la juventud no pueden dañar el magnetismo del tipo que hace Canción para mi muerte, Confesiones de invierno, Viernes 3 AM, Vos también estabas verde, Fax U, Asesíname...

Nadie sabe por qué, pero necesitamos canciones. ¿Por qué una determinada especie aparecida en un pequeño planeta al costado de un universo indiferente necesita canciones para vivir? No sé.

Pero sin canciones la vida sería un error. Cuando aparece un tipo que pone las canciones, después otro amasará el pan y otro pondrá la mesa. Y listo.

Charly puso las canciones.



Y más allá de todo cálculo, en la noche de ayer bastaba con que las cantara. Su voz ahora suena más clara y potente que en estos últimos 20 años: la voz estaba ahí. Charly está sereno y feliz, eso se nota a la distancia. Yo estaba a veinte metros y lo notaba, pero si cerraba los ojos y escuchaba su voz, lo sentía protegido por sus canciones. La banda sonó de puta madre (y sigan mamando). Hilda es una diosa, el puntal más perfecto que pueda tener Charly en el escenario. Y el negro García Lopez y su guitarra lanzando llamaradas que asustaron al mismo vendaval. Con el zorrito y los chilenos, los siete sobre el escenario eran la mejor banda que Charly haya tenido en décadas. Y el flaco Luis Alberto Spinetta, al que Charly presentó como "mi ídolo y mi maestro" y nunca dijo una verdad tan grande. Los dos juntos jugando para el mismo equipo son robo. Esos dos pibes ahí arriba son nuestros reyes magos. Y existen.



No cantó ninguna de las que nombré, cantó otras, tan buenas como esas. Yo me quedo con El amor espera, que es mi favorita de Charly siglo XXI; y con dos que no hizo él pero que él hizo suyas: Me siento mucho mejor e Influenza.

Todo bajo control, todo preparado para que la noche fuera perfecta. Pero no. La tierra no es un sitio fácil, la perfección no es cosa mundana. La tormenta que se desencadenó fue feroz. Antes de empezar, las fieras ráfagas frías hacían tambalear el dispositivo escénico. La cosa estaba fulera, así que hubo que desmontar la parte del show que iban a dar los De la Guarda. Será para otra vez. Y cuando se largó, ay mami. Dos horas bajo un diluvio.

La lluvia fue el drama que esta noche puso Dios y la puso gratis. Fue la mejor superproducción de una noche memorable. La lluvia puso el aliento épico y creo que no podría haber sido mejor con una noche plácida. Así quedará en la memoria del cuerpo, esa que se acuerda cuando la mente empieza a olvidarse.

Yo creo que me voy a acordar de esta noche dentro de algunos años.

Y creo que todavía habrá otras noches que la vida nos guarda, mientras la vida quiera.

12 comentarios:

liliana dijo...

"¿Por qué una determinada especie aparecida en un pequeño planeta al costado de un universo indiferente necesita canciones para vivir?"

¡Qué pregunta! Es LA pregunta, en realidad...

Me alegro por los que estuvieron ahí, y por Charly

"Viernes 3 AM" me puede...

Cris Grace dijo...

"Nadie sabe por qué, pero necesitamos canciones. ¿Por qué una determinada especie aparecida en un pequeño planeta al costado de un universo indiferente necesita canciones para vivir? No sé.
Pero sin canciones la vida sería un error."
Genial, lo puedo reproducir? Citando la fuente, obvio. Avisame. gracias

andy dijo...

la mejor banda que tuvo García solistta fue la de la época de Parte de la religión(?), con Samalea y compañía. Y la peor, la de la era Say no More, donde sonaba horrible.

La idea de un artista confesional se aplica hasta fines de Seru Giran, lo que viene después no tiene nada que ver: samplers, estribillos heoricos, canciones pop de tres minutos y tres acordes. Brillante.

García me gusta mucho desde la Máquina hasta Filosofía barata... antes: Sui Generis siempre me pareció un hippismo deprimente con la insoportable voz de Nito Mestre; y después: desbarrancadero total.
Ojalá esta sea una nueva etapa.

eric dijo...

Excelente nota. Y andy, se nota que nunca entenderias al Charly de fines de los 90, que tiene grandes cosas tambien..."Hippismo derpimente"?? q mente retrograda debes tener..y vos que serias un facho alegre? Me quedo con los hippies.

Fede dijo...

Oscar, dónde puedo conseguir las películas de Raya Martin? No las encuentro por ningún lado, ni en internet.

Saludos.

Lucas dijo...

Si, si, Charly sigue en pie!! gracias a.... Yo lo note sereno...no se si feliz. Me parece que Charly atrae las tormenta. Recuerdo el final del Quilmes rock de 2005 tambien fue asi y por octubre..yo sufria que Charly se quedara pegado al microfono..Esta vez fueron màs cautos y hasta no hubo teclados por unos temas. No se si canta mejor o peor que en otros momentos, pero si que conserva la magia. Una cagada que habia una sola pequeña pantalla y muy baja, por momentos no funciono, pero gracias al calor humano y a los momentos de locura, llegue bien adelante del campo y lo pude ver. Ya me perdi a la Negra en sus ultimos recitales, no queria perdermelo a garcia!! Extrañe un poco su despliegue en el escenario, el Charly imparable, pero el verlo bien alcanza!!
Me religue con el y su musica, me voy por Filosofia Barata....
Chau, Lucas
La lluvia y los rayos, un festejo!! el calor humano no te permitia sentir ni frio, ni solo, ni desamparado.
Gracias Charly!!

Oscar Cuervo dijo...

Cris Grace: la idea de base es de cuño nietzscheano, no dice exactamente eso, sino algo parecido. Así que el que le roba a un ladrón...

Andy: cada época de Charly requiere una sintonía especial, si vos te quedás con su avatar pop, es porque se te escapa algo esencial, porque desde Sui hasta hoy la esencia es la misma.

Fede: Raya Martin: Yo la tengo!

meridiana dijo...

no sé la respuesta a esa pregunta, sí que es verdad que necesitamos canciones para vivir.

por las que nos ha regalado Charly desfilan muchos momentos de la vida, no sólo lo personal. siento que es de esos artistas que captan como nadie el espíritu de época, las mil máscaras que asumimos como sociedad.

de las últimas elijo Influenza y de las más viejitas todas las de Clics Modernos.

sigo sin entender que es hippismo deprimente.

Lilián

Anónimo dijo...

Viva Charly Garcia! Con el cuerpo lento y sus movimientos torpes, igual le saca años luz de ventaja al resto.
Gracias!

Nestor Pitroll

Gerardo Fernández dijo...

Hola Oscar, me encantó el post.
Cuchame, perdí tu Tel. y quiero llamarte esta noche desde la radio, precisamente para hablar de Charly o de "Qué queda de Charly" ¿Me lo podés pasar a mi correo?
pamperito5@gmail.com
Abrazo
Gerardo

De chipotle, Güey! dijo...

Jamás lograré entender el fanatismo desenfrenado que nubla la objetividad. A conciencia de ganar mas odios que sonrisas, y más enemigos que amigos, debo confesar que no comprendo por que tanta gente entiende como maravilloso algo que es decadencia en su más pura escencia. Asumiendo desde el vamos que el equivocado soy yo, ya que "tantos millones de moscas no pueden equivocarse", me termino por cuestionar si hay algo en mis genes que no me permite valorar a artistas como Charly o Spinetta. Son músicos, es cierto; y son, contra viento y marea en buenas y malas, lo cual es siempre valorable, pero honestamente me termina resultando nauseabundo que las masas sean como son, y lleguen al punto del absurdo en donde sin importar que, como o nada más llegado el caso, simplemente con que él abra la boca, es suficiente para llamarlo talento o genialidad. Perdón por la franqueza, pero talento y genialidad son dos palabras obsenas hoy día, porque han sido bastardeadas demasiado y si bien no puedo opinar del "nuevo Charly" porque no lo vi, si puedo protestar cada vez que se pierde la mesura para catalogar a alguien que ha tenido mejores y peores momentos, pero que definitivamente es un mortal como todos, y sus pedos no huelen a rosas (y perdón por lo vulgar de la expresión); o al menos no todos. Indistintamente de lo capaz que pueda ser hoy día de influenciar a la muchedumbre y de crear magia, que quizas aún le quede en su ametralladora; Charly a tocado fondo más veces de las que se pueden contar, y ha lanzado al mercado porquerías impresentables que no se las toleraríamos a nadie más, como El Aguante, disco pésimo como pocos, pero que a la mera hora, todo parece olvidarse bajo un manto de nostalgía sobre "el genio que vuelve sobrio". No se muchachos, no todo es arte, no todo es genial, y no todo es la última coca cola del desierto, y si bien tengo claro que gracias al cielo no soy yo quien define que va y que no va, solamente pido un poco de objetividad y mesura, si no ofende a nadie. Saludos a todos.

Carolina Cabrera dijo...

Me llevo algunos frases de por aquí...
“Supo exponer su más íntimo desgarro bajo la luz despiadada”.
“Por eso aún en las peores noches su temible presencia guardaba una fuerza artística inapelable”.
“Sin canciones la vida sería un error. Cuando aparece un tipo que pone las canciones, después otro amasará el pan y otro pondrá la mesa”.
“La voz estaba ahí”
“Yo estaba a veinte metros y lo notaba, pero si cerraba los ojos y escuchaba su voz, lo sentía protegido por sus canciones”
“Antes de empezar, las fieras ráfagas frías hacían tambalear el dispositivo escénico”
“La lluvia fue el drama que esta noche puso Dios”
“creo que todavía habrá otras noches que la vida nos guarda, mientras la vida quiera”

......Bendito Charly......