Foto: Nadia Albarracin


miércoles, 16 de julio de 2014

Gaza, pochoclo, reposeras y bombas


(FUENTE: NY TIMES): El miércoles pasado Allan Sørensen, un periodista del diario danés Kristeligt Dagblad, subió una foto a twitter donde se podía ver a una docena de israelíes animando a sus militares desde sillas de plástico y comiendo pochoclo. Sørensen cargó la imagen a Twitter con un texto irónico que describió la escena macabra como “Sderot cine”.

Sderot cinema. Israelis bringing chairs 2 hilltop in sderot 2 watch latest from Gaza. Clapping when blasts are heard.

Mientras tenía lugar el “ataque de precisión” del ejército de Israel – que mató al menos a ocho palestinos- este grupo de israelíes, sentados en sillas de plástico, estaban en un café junto a la playa de Gaza, esperando ver la semifinal del Mundial entre Argentina y Holanda.

Allan Sørensen se sorprendió por el revuelo que había causado la foto en las redes sociales. "No es nada nuevo -dijo en una entrevista telefónica desde Israel-. En una guerra esto es lo que pasa. Los civiles y combatientes de ambas partes pasan por un proceso de deshumanización del enemigo “.

Escenas similares de espectadores israelíes reunidos en colinas sobre Gaza para ver la destrucción provocada por los bombardeos ya fueron documentadas en un reportaje de Dinamarca TV2 durante la "Operación Plomo Fundido" en 2009.


Traducción de la entrevista: 
Dice Keren Levy:
- Ellos (los paelstinos de Gaza) eligieron que Hamas los gobierne, es culpa de ellos.
Periodista: ¿No creés que bombardearlos empeora la cosa?
- No, creo que esa es la única solución, ellos deberían irse de la ciudad, hay que sacarlos del territorio. Sí, estoy un poco fascista.

Otro periodista danés, Nikolaj Krak, escribe en el mismo diario: “La colina se ha transformado en algo que se parece más a la primera fila de un teatro de guerra. Ofrece una visión directa de la Franja de Gaza, densamente poblada. La gente arrastra sillas de camping y sofás a la cima de la colina. Varios se sientan con bolsas de pochoclo, mientras que otros fuman pipas de agua y conversan alegremente“.


When bombs receive applauseWhen bombs receive applause
When bombs receive applause
When bombs receive applause
When bombs receive applause
When bombs receive applause
Israelíes observan desde un sofá el bombardeo a Gaza el pasado sábado. Menahem Kahana / Agencia France-Presse

3 comentarios:

Carlos G. dijo...

Pero cuando uno admite (con cierto pesar y con cierto sentido de la injusticia de nuestro propio sentimiento) que el recuerdo de la actitud de Chile durante la guerra de Malvinas le impide sentir simpatía por el pueblo chileno, la respuesta es, siempre, que no se puede juzgar a un pueblo por las acciones de sus gobernantes.
Y uno comprende que es cierto.
Y sin embargo uno intuye que una parte, mayor o menor, del pueblo acepta, apoya o acompaña los actos de sus gobernantes.

Predicad0r ∞(...)∞ dijo...

Oscar fijate la historia que rescata (el enorme) Robert Fisk sobre los habitantes de Sederot:

"Los israelíes de Sederot reciben fuego de cohetes de los palestinos de Gaza y ahora a los palestinos les dan su merecido. Seguro, pero esperen: ¿cómo es posible que todos esos palestinos –1.5 millones- estén amontonados allí en Gaza, por principio de cuentas? Bueno, sus familias vivieron alguna vez en lo que hoy se llama Israel, ¿verdad? Y fueron expulsadas –o huyeron para salvar la vida– cuando el Estado israelí fue creado.

Y –aquí tal vez hay que contener el aliento– los pobladores de Sederot a principios de 1948 no eran israelíes, sino árabes palestinos. Su aldea se llamaba Huj. No eran enemigos de Israel. De hecho, dos años antes, esos mismos árabes habían escondido del ejército inglés a combatientes judíos de Haganá. Pero cuando el ejército israelí se volcó contra Huj, el 31 de mayo de 1948, expulsó a todos los pobladores árabes… ¡a la franja de Gaza!

Se volvieron refugiados. David Ben Gurión (primer israelí en ocupar el cargo de primer ministro) la llamó acción “injusta e injustificada”. Lástima: nunca se permitió a los palestinos de Huj volver a su ciudad.

Y hoy día, mucho más de 6 mil descendientes de los palestinos de Huj –la actual Sederot– viven en el muladar de Gaza, entre los terroristas que Israel afirma que se propone destruir y que lanzan sus cohetes hacia lo que fue Huj. Interesante historia." http://www.jornada.unam.mx/archivo_opinion/autor/front/53

Kike dijo...

Carlos, el gobierno de Pinochet fue una dictadura, no amparada por el pueblo.