Cadete



viernes, 25 de julio de 2014

Massa desesperado: así se disputa con Carrió el electorado republicano

Busca desesperadamente que le presten atención



por Oscar Cuervo

Lilita sabemos que está más allá del bien y del mal, por eso puede construir y destruir sus propias fuerzas políticas, terminar ahuyentando a todos sus seguidores, sacarse fotos ridículas, lanzar las hipótesis más disparatadas, pasar de salir segunda fuerza nacional a sacar el 1,5% de los votos... Es una especie de show-woman de la tele-política de la que nadie espera que llegue jamás a la presidencia (nadie desea que llegue jamás a la presidencia), pero tiene su rol mediático bastante pintoresco.

Con Massa la cosa está más complicada, porque el hombre se ve asechado por el fantasma de De Narváez: después de ganar la provincia de Buenos Aires en elecciones de medio término esperaba el afamado salto con garrocha de los dirigentes del peronismo hacia su espacio, que no se produjo. Por el contrario, algunos han empezado a abandonarlo: Amadeo, los Pro de la provincia de Buenos Aires, el fiscal Lanusse... y otros peronistas que apuestan a lo seguro se pusieron a pensar si habrán hecho bien al sumarse a su aventura.

La imagen de Massa se estanca, le cuesta horrores conseguir visibilidad en un momento en el que el ataque de los fondos buitres contra los intereses nacionales pone en el centro de la escena una vez más a Cristina y a su ministro Kicillof; y por ende a desvanecer la presencia mediática de Massa. Por eso recurre a golpes de efecto de duración vaporosa (un pedo en una canasta) como juntar millones de firmas contra un proyecto legislativo que nunca se presentó, o ahora, más patéticamente, juntar un millón de firmas contra el narcotráfico... ¿esos serán los ejes de campaña que le devuelvan la atención de un electorado que no se deja conmover por su pirotecnia barata?

En los últimos meses Massa se lanzó a recoger votos. o al menos a que alguien le preste atención. en el electorado gorila, donde tiene que disputar voto a voto con figuras como Macri, Carrió, Sanza, Cobos, Moyano, Ahuad o Sanz... Uno más de ese montoncito, se ve que la tiene difícil. Por eso le habrá dolido
la campaña de la Coalición Cívica comandada por Carrió que tiende a dejarlo pegado a su paso por un momento muy controvertido del kirchnerismo, en pleno conflicto con el campo y hasta la derrota de medio término en 2009, con Massa como candidato testimonial del kirchnerismo y a la vez con amplia sospechas de traición de parte de Néstor, quien lo repudió y lo echó del gobierno.




Capaña de la Coalición Cívia para mostrar el panquequismo de Massa

Lo peor de ambos mundos: para el oficialismo Massa es emblema de una traición comparable a Cobos, pero para la derecha antiperonsita Massa estuvo en todo lo malo que puede achacársele al kirchnerismo. ¿A quién seducir entonces? ¿Que sujeto social se propone construir Massa con una línea vacilante entre el republicanismo sin convicciones y la figura temible del traidor oportunista con que lo ven en el oficialismo? ¿Cuántos peronistas pueden encolumnarse con un tipo tan alejado de la doctrina peronista que en un juego de preguntas y respuestas no es capaz de reconocer una frase de Perón que saben los chicos de la primaria?

Massa está preocupado, por eso solo se explica que para responder una campaña de la Coalición Cívica haya salido con un burdo video que ataca a la Carrió con ofensas sobre su físico, su presunta locura, con un humor de mal gusto. Este video solo puede ser una expresión de desesperación de los massistas que ven esfumarse el espejismo que creyeron reconocer hace unos meses y ahora temen quedarse colgados del pincel.

Video del massimo contra Lilita



4 comentarios:

Carlos G. dijo...

Es de suponer que Martín Insaurralde esté deshojando la margarita...

OMIX dijo...

La misma voz del Abuelo Quique.

Chequearon si Lilita es actriz porno?

Oscar Cuervo dijo...

Che Omix, salen a juntar cinco millones de firmas contra el narcotráfico? Avisame que yo firmo. La calle esta dura, no?

César dijo...

habria que recordarle a la republiquisima carrio que el jefe de gabinete no designa a esos funcionarios, que es atribución del presidente de la nación y en todo caso, en los decretos mencionados, el JGM acompaña la firma de la presidente, como cualquiera de sus ministros.