Santiago Maldonado

Santiago Maldonado
Con vida te queremos

miércoles, 23 de julio de 2014

La vergüenza

"Nunca estuve tan avergonzado de ser israelí. Nunca estuve tan avergonzado de ser Judío", termina diciendo la nota del rabino Mijael Even David que reproduje ayer.



Creo que la vergüenza es un indicador personal de lo que uno podría hacer y no hizo ni está haciendo. Quizá alguien que asumió la misión de contribuir a un proyecto, un cierto proyecto de nación judía, puede sentir remordimiento por ver lo que terminó haciéndose con eso. En este caso no me parece ni absurdo ni tampoco incuestionable que alguien sienta vergüenza. De todos modos, la vergüenza y el remordimiento son sentimientos personales. Yo no soy judío y no conozco bien el contenido del judaísmo, así que no puedo terminar de comprender del todo qué connota esa vergüenza. Si yo fuera cristiano, me escandalizaría de ver a la iglesia cristiana, no podría compartir el mismo espacio con otros cristianos que consienten las abominaciones de la iglesia. Tampoco soy cristiano, pero comprendo un poco mejor los motivos por los que un cristiano tendría que repudiar a su iglesia.

Pero la vergüenza y el remordimiento son políticamente válidos si eso te lleva a mover algo de tu posición política, si militás por una reparación del bien mancillado. Si solo se reduce a vergüenza o remordimiento, queda en un plano puramente subjetivo.

Dice Mijael Even David: "Hoy perdimos cualquier superioridad moral que queríamos creer que teníamos. Somos exactamente como ellos".

No dice "éramos superiores", sino "queríamos creer que teníamos". "Somos exactamente como ellos" significa: Ellos son como nosotros, nosotros somos como ellos. Hemos matado a un niño por su raza y su etnicidad y eso desbarata nuestra fe. (Todo lo que de aquí en más pongo en itálicas es mi interpretación de los dichos de David).

Lo que para David termina de evidenciar el extravío que él siente como judío es que la comunidad a la que se dirige no comprenda que al matar a un niño palestino pierde razón de ser toda superioridad moral: Somos asesinos como cualquier asesino, no hay atajo de superioridad para justificar lo horrible que hicimos. No digamos que somos superiores porque no estamos a la altura de esas palabras. Somos una sociedad manchada por los brutales asesinatos que cometemos.

Y dice algo más, que para mí es la clave de todo el texto: [matamos] "con odio asesino y salvaje, sin ver al otro, sólo viendo que somos diferentes...". 

No somos capaces de ver al otro: creemos que somos diferentes pero somos iguales, para lo bueno o para lo malo.

Es decir: veamos al otro.

Es un mensaje de amor al prójimo. Y algo más.

Dice: "En el futuro, cuando estudien las leyendas sobre la destrucción de nuestra sociedad, de nuestro Estado, ellos leerán: 'Por el asesinato, la quema, el salvaje homicidio de Muhammad Abu Jdeir, nuestro Templo fue destruido, nuestra Tierra fue desolada y fuimos exiliados entre las Naciones'".

Me impresiona que profetice la destrucción de su Templo y la desolación de su Tierra. Creo que esta profecía demanda una interpretación: no está anunciando un evento futuro, que pueda ocurrir o no. Está diciendo: nosotros, asesinando a ese chico, hemos destruido nuestro templo y hemos desolado nuestra tierra...

"Pero no es sobre ellos, Dios Altísimo, ¡es sobre nosotros! Es sobre perdernos a nosotros mismos".

No conozco a este rabino, no soy experto en la fe judía, pero me conmueve la radicalidad existencial con que asume una responsabilidad comunitaria: por nuestros actos podemos perdernos.

Por último, creo que cuando uno habla, por más desesperado que esté, aún guarda un resto de esperanza. La gravedad de las palabras de Mijael Even-David guardan la esperanza de que sus semejantes lo escuchen y recapaciten.

9 comentarios:

Daniel dijo...

La palabra "superioridad" se me hace demasiado pesada para que la recree de esta forma un miembro de la comunidad judía.
La tesis del "personaje negado" está siempre al acecho en nuestro accionar;
-Sobre lo que no puedo reflexionar y aborrezco con todo mi ser proyecto esa fuerte emoción negativa que hago carne en ese otro. Y de este modo desconozco que esa emoción me pertenece y embarga.
El nazi;
personaje negado de los psicópatas que tienen control del Estado de Israel.

julieta eme dijo...

muy bueno.

Oscar Cuervo dijo...

Daniel, no entendí que dijiste. El texto dice que no tiene superioridad moral quien comete ciertos actos, así que es absurdo adjudicarle a el que sostenga esa superioridad: "Hoy perdimos cualquier superioridad moral que QUERIAMOS CREER que teníamos. Somos exactamente como ellos". Como analizar el texto y pasar por alto esto?

Por otro lado, el texto dice "no vemos al otro", es decir, veamos al otro, no somos mejores, así que la actitud del personaje negado es lo contrario de lo que el dice.

Daniel dijo...

Oscar;
en tanto dice:
-"Hoy perdimos cualquier superioridad moral que QUERIAMOS CREER que teníamos"
creo que se está expresando claramente.
En principio, abarca a toda la comunidad en el "nosotros".
Luego expresa el deseo de esa comunidad en el "queríamos creer".
Finalmente afirma que ese deseo consistía en una "superioridad moral".

Superioridad moral no es superioridad racial.
Pero;
la idea de superioridad racial parte de de la atribución de una supuesta superioridad moral.
Pensarse superior a otro moralmente es asegurar una superioridad racial en tanto se afirma en la etnia de pertenencia. No hay vueltas que darle a esto.

La idea humanista es tajantemente antagónica:
-"Ningún ser humano por encima de otro ser humano".

Si la otra posibilidad es que el rabino alude amargamente con ese "QUERIAMOS CREER" a la comunidad, desentendiéndose él de ese deseo, no deja por nada de afirmar el deseo en el todo (menos uno: él, en todo caso).

Y finalmente; porqué habría de hacer hincapié en ello, en tanto el resto de la comunidad, o parte al menos de ella, puede contrariarlo diciendo que ese no era su deseo?
Porque la lengua va adonde la muela duele.

Oscar Cuervo dijo...

La discusión me parece bizantina. El tipo niega esa superioridad, así que atribuirse la es entenderlo al revés. No veo por que ensañarse en atribuirle lo que niega.
Ningún ser humano por encima de otro ser humano es justamente lo que el esta predicando, al decir que un asesinato de un chico palestino lo avergüenza. Me parece que no hay que ser mala leche cuando alguien manifiesta arrepentimiento.

Por otro lado me fatiga un antijudaismo larvado que niega la posibilidad de que dentro del judaísmo haya posiciones diversas y hasta antagónicas, lo mismo que entre los israelíes. Hay un apuro muy grande por concluir que todos los judíos en el fondo son iguales y que el judaísmo es un concepto fijo y univoco. Eso no es verdad tampoco para el catolicismo. Durante la dictadura estaba Von Wernich y el obispo Angeleli y las monjas francesas asesinadas por el grupo de Astiz. Unos y otros se movían en nombre del cristianismo. Reducir el cristianismo a Astiz o a Angeleli es faltar a la verdad.

En este post intento mostrar que hay muchas formas de ser judío, pero veo que vos insistis en que todo se reduce a una sola cosa, por mas que este hombre diga lo contrario de lo que criticas. Parece que vos necesitas que diga lo contrario de lo que dice.

Ojo con el antijudaismo. Que florezcan mil flores y a sumar todo discurso que abogue por la paz sin andar buscando piojos.

Daniel dijo...

Si, Videla era un católico fiel. Y Hamas posee la lógica de matar o morir y tampoco discrimina donde caen sus misiles.
Solo apunté que barajar el concepto de superioridad en este tema me parece llamativo.
No lo espero de alguien que está hablando de vergüenza y expresando su dolor ante la más abyecta muestra de miserabilidad.
Si de eso desprendés antijudaísmo estás equivocado.
Ni siquiera temas que piso el palito.
Videla, Hitler y Netanyahu son meros psicópatas que esgrimen el concepto de superioridad.
Fui extenso porque me demandaste explicaciones. En medio de ellas me pregunté porqué este rabino venía a aludir al concepto de superioridad. Me llamó mucho la atención. Vos decís que estoy equivocado y mal. Lo respeto y me voy a sincerar conmigo mismo.
Veo acaso que los judíos, así en conjunto son todos nazis negados?
Ni por las tapas. Me relacioné con cantidades de judíos. Tuve y tengo amigos, compañeros judíos. Sinceramente los he querido y quiero a todos ellos.
Pero dudo de los que se ponen a la defensiva y le dan rodeos a cosas claras por demás. Como Kaufman.
Para el caso, hay tipos claros, valientes, objetivos y directos como Brieger.
Alguno acaso es más judío que el otro?
Además, no se porque insisten en esa pertenencia si ni siquiera son religiosos; yo no apunto cada vez que explico algo con que soy italiano. En todo caso lo eran mis abuelos.
Oscar; acabo de ver la intervención de Groucho en un post anterior sobre lo mismo! mientras me detuve en esta reflexión.
Entiendo ahora porqué te fastidiás. Somos dos los que venimos con este asunto. Juro que no había visto ese post.
No voy a valerme de ello para decir: -"Ves que fuimos dos los que entendimos lo mismo?"
Yo entendí lo que entendí Oscar, vos apuntas a que por quedarme en ello desprecio el todo en el mensaje del rabino.
Te comprendo, pero no es así. Entendé que es bastante jodido aludir como sea al concepto de superioridad cuando se tratan estos asuntos tan pero tan dolorosos.

Carlos G. dijo...

"Pero no es sobre ellos, Dios Altísimo, ¡es sobre nosotros! Es sobre perdernos a nosotros mismos".
Leer ésto y, como telón de fondo, tener las imágenes de la masacre, es verdaderamente sobrecogedor.

Oscar Cuervo dijo...

Daniel:
Vos usas el concepto de superioridad moral que aparece en el texto del rabino, pero te llevas por delante un elefante de 10 metros de altura: que aparece negado. Eso es una lectura sesgada por los prejuicios.
También es impertinente que cuestiones a alguien que es judío por los motivos que fueran, por religión, por tradición cultural o por lo que fuera. No tenes derecho a decir quien es el verdadero judío y quien no, de la misma forma que no podes imponer tu criterio para definirte como no italiano para otras personas y otras identidades. No advertis que con eso das un paso en dirección del aitoritarismo? Te explico: ser judío no es lo mismo que ser italiano. Habla con muchos judíos y lo podes aprender.
La practica de separar al buen judío (Brieger) del mal judío(quien sea) tiene una tradición antijudia.
Además parecería que para vos el judío aceptable es únicamente el que coincide con tu manera de pensar. Para mi Kaufman y el rabino David son clarisimos. Lo que pasa es que no te gustan.
Por ultimo: tengo espaldas suficientes para que me cuestionen no dos lectores del blog, sino cien mil. Eso no me haría variar mi pensamiemto si lo considero justo.

Daniel dijo...

Oscar; no nos entendemos. Es algo que sucede a veces a pesar de los esfuerzos de dos interlocutores que van por el mismo camino.
Te mando un abrazo.