martes, 19 de abril de 2016

El BAFICI 2016 no será recordado por ninguna retrospectiva sino por el repudio sostenido a Lopérfido

Escrachado y abucheado en las mejores salas


La edición 2016 del BAFICI no será recordada por ninguna retrospectiva, sino por el repudio sostenido a Lopérfido. Porta Fouz asume la dirección del festival bajo esa mala estrella. Va a ser difícil borrar esta mancha de su legajo.


Repudio a Loperfido en el BAFICI 2016 from RDI cine on Vimeo.

Algunos (muy pocos) macristas que defienden al negacionista pretenden reducir el repudio que él recibe cotidianamente en el festival al fugaz episodio en el que participamos casualmente algunos integrantes del staff de La otra, en el que Lopérfido tuvo que huir desde la entrada del Village hacia la calle Junín. En ese pequeño episodio, el ministro negacionista no recibió puteadas ni el mínimo intento de agresión física. Solo le reclamamos su renuncia, como hacen miles de referentes culturales en la ciudad y en el mundo, porque es una vergüenza para la cultura porteña. Pero son muchas las funciones y encuentros en el propio BAFICI en los que el repudio se extiende. También sucede en decenas de salas teatrales.



Otro ejemplo de repudio, en la presentación de la película El eslabón podrido, que se puede ver acá.

¿Cómo puede sostenerse Lopérfido como ministro de cultura porteño? Fácil: porque el macrismo quiere exterminar la cultura porteña. Un tipo como Lopérfido les asegura cortar los lazos con los artistas, intelectuales y agentes culturales. Lopérfido al frente de esa cartera facilita que el modelo cultural Time Warp se imponga.

Será entonces una época, esperemos que muy breve, en la que hacer cultura en la ciudad implique repudiar incesantemente a Lopérfido.