El exiliado político Pepín Rodríguez Simón, la periodista Luciana Vázquez y mi maestro en la crítica cinematográfica Gustavo Noriega. Clickear en la imagen.

jueves, 22 de noviembre de 2018

Luna de marquesina, sol artificial

La otra en tiempos de bloqueo, (para escuchar clickeando acá)


¿Estará la señal dañada?
¿la línea muerta?
¿esperando las hordas del G20?
¿estaremos en red?
¿estaremos bloqueados?  ¿enredados?
¿alguien que respire?
¿alguno?

Extraños los días y las noches de la era en que no sabemos cuándo es un robot el que nos habla. Prerería a Kafka en la catedral

No es una distopía, ni una dicronía, ni una ucronía, menos una utopía, ni merda.

De eso y algunas otras cosas estuvimos hablando el otro domingo en La otra.-radio, entre no se sabe si domingo o lunes, bloquedados en las redes, suspendidos, diciendo cosas al aire, esperando una oreja no robótica. Ahora que la carne no está más de moda.

"Sembrar buena onda y cosechar campos de gente copada, encarpetar correos electrónicos de gente estimada, archivar fotos y videos de amigos que son unos personajes, coleccionar experiencias que nadie podrá creer, producir una gran libreta de direcciones, tales son las formas de apropiación y circulación de afecto. El capitalista afectivo no se preocupa por la profundidad de los vínculos, sino por la cantidad de los contactos".
J. P. Zooey, Sol artificial, 2007

Libarate
Liberate, liberame, bailá
Liberate, liberalos, bailá
Liberate, ayuda a liberarme, liberanos
Liberate, ayuda a liberarme, liberanos
Liberate, bailá
Liberate, bailá
Liberate, bailá
Liberate, bailá
Danzá
Libérate, libérame, baila
Libérate, libéralos, baila.
Liberate, ayuda a liberarme, liberanos
Liberate, ayuda a liberarme, liberanos
Danzá

Libarate
Liberate, liberame, bailá
Liberate, liberalos, bailá
Liberate, ayuda a liberarme, liberanos
Liberate, ayuda a liberarme, liberanos
Liberanos.



Caminé sobre la lluvia amenazante
y escuché una voz que clamaba
que todo es en vano.
La voz del destino brillaba en mi cuarto
necesitaría apenas un día lejos
señor, necesitaría apenas un día.

Bien, rompí estas rocas
y corté el heno
si, rompí estas piedras
es el precio que pagué.

El río está fangoso
pero a la vez muy claro
y yo sé bien lo que me retiene acá
soy un esclavo del rayo flamígero
uh, dame la noche, no tengo otro deseo
por favor, dame la noche.

El sol me apalea
el muro está a mil metros de distancia
ahí arriba en la torre
desde arriba me miran
esperando a que muera.

No voy a romper más rocas
no quiero romper ninguna roca
dije que no voy a romper más rocas
no quiero romper ninguna roca
los voy a perdonar
(no voy a romper rocas)
Uh uh
no quiero romper ninguna roca
cuando el reino llegue.



(Y según nos contó Santiago Segura, como suele suceder, al final la historia de bandas como Television terminan en en Gran Buenos Aires: escuchen acá).

No hay comentarios: